Sermones De Poder Para Predicar

Predicar con fuerza puede ser una de las experiencias más gratificantes del ministerio. Sin embargo, a veces es difícil saber por dónde empezar. Por eso hemos reunido una lista de algunos sermones poderosos que le inspirarán a la hora de preparar sus propios mensajes.

Índice de Contenido
  1. El poder de la predicación
    1. Juan el Bautista
    2. Jesucristo
    3. Pablo
    4. Moisés
    5. Los profetas
    6. Los profetas Orar por la guía de Dios
  2. Para llevar:
  3. Conclusión

El poder de la predicación

El poder es una de las palabras más incomprendidas de la lengua inglesa. La gente piensa que el poder es algo que se puede poseer, pero no es así. ¡El poder es algo que es puesto en nosotros por Dios!

El poder no sólo viene de los líderes humanos como los pastores y maestros; también viene de Dios. De hecho, toda autoridad pertenece a Dios (Mateo 28:18). Cuando predicamos y enseñamos de acuerdo con la Palabra de Dios, estamos actuando de acuerdo con Su voluntad, y cuando hacemos esto, Él da poder a nuestras palabras con Su Espíritu para que se conviertan en herramientas efectivas para la evangelización y el discipulado.

¿Qué significa esto? Significa que cuando prediques tu sermón el domingo por la mañana, no hables sólo de ti mismo o de lo que tiene sentido para ti; ¡enfócate en Jesús! Predica sobre su muerte en la cruz (1 Corintios 15) porque sólo Él tiene poder sobre el pecado; predica sobre su resurrección porque sólo a través de la fe en Él puede alguien ser salvado (Romanos 1:16).

Juan el Bautista

Juan el Bautista predicó en el desierto y predicó el arrepentimiento. En esta sección, usted aprenderá acerca de Juan el Bautista como predicador.

Un buen predicador debe tener una comprensión de la palabra de Dios. Juan fue elegido por Dios para preparar a la gente para Jesucristo a través de su predicación del arrepentimiento y el bautismo.

Mira También Si oyes la voz de Dios Si Oyes La Voz De Dios

Juan fue un gran maestro porque enseñó lo que Dios quería que enseñara y cómo Dios quería que lo enseñara. No discutió con Herodes ni cuestionó su autoridad sobre él, como hacían muchas otras personas en aquella época, porque Juan sabía que Herodes no tenía ningún poder, excepto el que Dios le daba a través de su Espíritu Santo (Lucas 3:20).

Jesucristo

Jesucristo es el Hijo de Dios. Nació en Belén y es el Mesías. Jesucristo llevó una vida de perfecta obediencia a su Padre, incluso cuando le trajo gran sufrimiento y dolor. Murió por nosotros en la cruz y resucitó tres días después como prueba de que había vencido al pecado y a la muerte.

Jesucristo es nuestro Señor y Salvador, el que nos da una nueva vida mediante su sacrificio de sangre (1 Corintios 11:23-25). Puesto que hemos sido salvados sólo por la fe en Él, podemos estar seguros de la vida eterna con Dios (Juan 3:16). Jesucristo es el Rey de todas las cosas ahora; volverá como nuestro Juez al final de los tiempos (Apocalipsis 1:5).

Pablo

Quizá conozca la historia de Pablo Escobar, el famoso narcotraficante colombiano que fue uno de los criminales más ricos de la historia. Su violento ascenso al poder y su muerte a manos de la policía colombiana son hechos bien conocidos. Pero, ¿sabías que tenía un hijo?

El hijo de Pablo Escobar se llama Sebastián Marroquín. Creció sin conocer a su padre, pero ahora escribe con el nombre de Juan Pablo Escobar. En este libro, cuenta su propia historia sobre cómo fue la vida al crecer con un criminal como padre: "Mi padre no pudo protegerme de sí mismo".

Moisés

Moisés fue un poderoso predicador. Su predicación fue tan poderosa que hizo que los israelitas creyeran en Dios (Éxodo 4:31).

Mira También Sube al que desciende Sube Al Que Desciende. Predicación

La predicación de Moisés era tan persuasiva porque hablaba con gran confianza y pasión. Explicaba las cosas con claridad, asegurándose de utilizar un lenguaje sencillo para que nadie se confundiera o se sintiera inadecuado.

También utilizó muchas ayudas visuales -como columnas de fuego- para ayudar a transmitir su punto de vista. Se aseguró de hacer pausas en los momentos adecuados para que el público pudiera asimilarlo todo.

Los profetas

Los profetas fueron llamados a decir la palabra de Dios al pueblo. A veces eran escuchados y a veces no. A veces eran recompensados por decir la verdad y a veces eran castigados por decir la verdad. A veces se les ignoraba por completo, como si sus palabras nunca hubieran sido pronunciadas.

Los siguientes sermones pueden ser utilizados como modelos para predicar sobre las escrituras que incluyen a los profetas:

  • Ezequiel" - El profeta que fue enviado al exilio para que pudiera profetizar contra su propio pueblo, salvándolo así de la destrucción al final (Ezequiel 1-3)
  • Jeremías" - Jeremías fue un hombre que habló en contra de la injusticia cuando nadie más quiso escuchar (Jeremías 1-19)

Los profetas Orar por la guía de Dios

"La oración es la elevación del corazón a Dios, con el objeto de dar a conocer nuestros deseos y necesidades, y recibir su ayuda y apoyo en tiempos de necesidad".

A veces, el ajetreo de la vida nos lleva a descuidar la oración o a darla por sentada. La oración es importante porque nos ayuda a conectar con Dios, que nos ama profundamente.

Mira También Fin De Los Tiempos Predicación Bíblica Sobre El Fin De Los Tiempos

La oración nos permite ser honestos sobre cómo nos sentimos acerca de las cosas y dar voz a nuestras preocupaciones para que Dios pueda guiarnos a través de ellas. Cuando te sientas abrumado por algo o simplemente necesites que Dios te guíe, tómate un momento para rezar.

Para llevar:

El objetivo de este artículo es ayudarte a predicar con fuerza. Para lograr ese objetivo, hay que trabajar en ello. No puedes esperar ser capaz de crear un sermón poderoso en el primer intento.

Pero si sigue trabajando en ello y hace de la predicación con poder su meta, ¡verá resultados positivos en sus sermones! Comenzaremos con algunos principios básicos para predicar con poder:

  • La predicación debe desafiar a la gente
  • La predicación debe inspirar esperanza cuando hay desesperación
  • La predicación debe hacer que la gente quiera cambiar su vida

A continuación, algunos beneficios de predicar con poder:

  • La gente escuchará más claramente lo que usted dice porque está escuchando atentamente (y no tratando de encontrar una salida)

Conclusión

Si está buscando una nueva forma de enfocar la predicación, pruebe estas ideas para que sus sermones sean más poderosos.

Predicar es una parte tan importante de nuestras vidas que queremos hacerlo bien. Si quieres una ayuda adicional sobre lo que hace que un sermón sea poderoso, echa un vistazo a esta entrada del blog.

Mira También Adoración Predicación Sobre La Adoración

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Sermones De Poder Para Predicar puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir