Salmo 139:1-4 Enseñanza Y Significado Bíblico

Salmo 139 es uno de los salmos más bonitos para pensar en la omnipresencia y la omnisciencia de Dios. Los versículos 4-6 del Salmo 139 afirman que “aunque yo camine en el valle de sombra de la muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu bastón me infundirán aliento. Aderezas ante mí una mesa a la presencia de mis enemigos; has ungido con óleo mi cabeza, y mi copa está rebosando”.

Índice de Contenido
  1. Soy inconmensurablemente inferior a Dios
  2. Dios es omnipresente
  3. Dios está presente en todo lugar.
  4. Dios me conoce bien
  5. Conclusión

Soy inconmensurablemente inferior a Dios

Soy inconcebiblemente inferior a Dios, que es el Creador de todo:

En Colosenses y Fil 2:6-11, vemos a Pablo describiendo cómo Cristo tomó carne humana. Pero no solo tomó un cuerpo; tomó tu cuerpo! También se hizo cargo de tu mente y tus emociones. Esto significa que cada pensamiento que hayas tenido, cada emoción que hayas sentido, y hay millones y millones, ¡fue creada por el mismo Jesucristo!

Soy inconcebiblemente inferior al intelecto de Dios:

Como se señaló anteriormente en Colosenses 1:15-20 (y también en Hechos 14:17), Dios es omnisciente; Sabe todo acerca de todo sin falta ni error. Si esto no es suficiente para hacerte sentir pequeño e insignificante ante la grandeza de Dios, considera que aunque nuestro cerebro parezca increíble al compararlo con el de otros animales como los caracoles o las hormigas (que tienen menos de 100 neuronas) es muy inferior a la hora de hacerlo en comparación con la inteligencia infinita de nuestro Creador (Juan 21:25).

Recomendado:  De Qué Trata El Salmo 24 Enseñanza, Significado

Dios es omnipresente

Dios es omnipresente. Él está presente en todo lugar, en todo tiempo, conociendo todo acerca de mí. No hay límite a su presencia ni fin a su conocimiento.

Para que se halle bien y para que yo pueda ver y conocer a Dios como el Señor de la historia humana y de mi vida particular, he aprendido que debo entregarme al Señor cada mañana con un corazón abierto y dispuesto a descubrir qué me gustaría aprender sobre Él o sobre mí mismo aquel día.

Dios es omnisciente y conoce todo lo que existe. Así que no importa lo que piensas, lo que hagas o la forma en que te sientes. Si tienes malas ideas, no importa; si te estás portando mal y quieres arrepentirte de algo pecaminoso, no importa; si estás triste o preocupado por algo, no importa; si estás enojado con alguien o les gustaría decirles un par de palabras muy fuertes a algún desconocido en el parque… simplemente déjalo ir y confía en Dios para hacerlo bien por ti!

Dios sabe lo que vas a decir antes de escribirlo (Salmo 139:4). Por eso me gustó el libro "Algunos Días Son Mejores Que Otros".

Dios está presente en todo lugar.

Las dos primeras líneas de este salmo son muy reconfortantes para mí, porque me recuerdan que Dios está presente en todos los lugares, presente en todo momento y completamente consciente de todo acerca de mí.

La presencia y el conocimiento de Dios también son ilimitados, no importa cuán lejos me vaya o cuánto tiempo me haya ido; él siempre sabrá exactamente dónde estoy y qué estoy haciendo.

Recomendado:  Explicación Bíblica Del Salmo 37:29

He conocido a personas que se han ido a viajes misioneros y se han tomado un tiempo libre del trabajo para hacerlo, solo para regresar de su viaje sintiendo que no pudieron lograr completamente lo que se habían propuesto hacer porque su empleador no lo hizo.

No se preocupan por el tiempo que pasan fuera de la oficina o porque otras personas no estaban dispuestas a tomar el relevo mientras ellos no estaban. Pero cuando se trata de eso, estas preocupaciones en realidad no importan tanto como podríamos pensar, porque no importa lo que suceda con nuestro trabajo o cualquier otro aspecto de la vida aquí en la tierra cuando no estamos cerca (o si la gente incluso extrañarnos), Dios sabe exactamente lo que se logró durante nuestra ausencia (y si no se hizo nada), ¡y todavía nos ama tanto como antes!

Dios me conoce bien

Es posible que hayas escuchado esto antes, pero en caso de que no lo hayas hecho: Dios te conoce mejor que tú mismo. Tiene sentido cuando lo piensas. ¿Quién más podría conocernos mejor que nuestro creador? Ni siquiera nos entendemos completamente a nosotros mismos, entonces, ¿cómo podemos esperar que alguien fuera de nosotros también nos entienda?

Además de saber todo sobre mí, quién soy y cómo me veo, Dios también sabe lo que me gusta y lo que no me gusta, lo que me hace feliz o triste, dónde está mi corazón y cómo funciona mejor (o al menos cómo preferiría él) para que funcione).

Él sabe cuándo necesito ánimo; ¡Él lo da libremente cuando es necesario! También sabe cuándo son necesarias las disciplinas para evitar que me desvíe del rumbo o tome malas decisiones en función de mis emociones en lugar de la sabiduría adquirida por la experiencia durante muchos años aprendiendo lo correcto de lo incorrecto.

Recomendado:  Qué Dice El Salmo 20 Y Qué Nos Enseña

Conclusión

Hemos visto lo sabio que es Dios, lo omnipresente que él es, y su omnisciencia. Él conoce todos los pensamientos de nuestras cabezas porque él nos creó a Su imagen. No hay límite a su presencia ni fin a su conocimiento. Todo está delante de él, pues todo es suyo. Nos vemos en la necesidad de vernos tal como somos: pecadores y mezquinos ante el soberanía infinita del Creador.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Salmo 139:1-4 Enseñanza Y Significado Bíblico puedes visitar la categoría Salmos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir