Ríndete Ante Dios. Predicación

Nuestro tema de hoy se llama “Ríndete ante Dios”. Cuando las cosas van mal en tu vida, puede parecer que no hay nada que puedas hacer al respecto. Todo lo que sabes es que necesitas rendirte a Dios. La buena noticia es que Él sabe exactamente qué hacer con todos tus problemas, y tiene un plan para cada uno de ellos.

Ríndete ante Dios

Índice de Contenido
  1. Cuando tenemos problemas, a veces todo lo que tenemos que hacer es rendirnos a Dios.
  2. ¿Qué sentido tiene la vida, si no es para servir a Dios?
  3. Debemos recordar que hemos nacido del espíritu, y no de la carne.
  4. El secreto de una vida feliz es estar contento con lo que se tiene.
  5. Dios te dará paz y alegría. Todo lo que tienes que hacer es pedirlo.
  6. A veces hay que dejar de preocuparse por el mañana y empezar a vivir el momento presente.
  7. Si necesitas ayuda, dásela a Dios; Él siempre sabe mejor que nosotros cómo manejar todo.
  8. Deja que Dios se ocupe de tus problemas por ti.
  9. Conclusión

Cuando tenemos problemas, a veces todo lo que tenemos que hacer es rendirnos a Dios.

Rendirse a Dios no significa rendirse. De hecho, es todo lo contrario. Rendirse a Dios es, en realidad, un proceso en el que se le permite tomar el control y dirigir sus pasos en la dirección correcta. Cuando decimos "rendirse", normalmente no se trata de renunciar o abandonar toda esperanza por nosotros mismos, sino de apartar los ojos de nosotros mismos y mantenerlos fijos en Jesucristo (Hebreos 12:2).

La Biblia dice que cuando le entregamos todas las cosas, él enderezará nuestros caminos (Proverbios 3:5-6). En otras palabras, rendirse a Dios no significa ignorar tus problemas o esperar que desaparezcan por sí solos; por el contrario, significa poner tu confianza en él para que te ayude a superarlos.

¿Qué sentido tiene la vida, si no es para servir a Dios?

Al mismo tiempo, queremos estar en una posición en la que podamos marcar una diferencia positiva en la vida de otras personas. Queremos ser capaces de servir a Dios y a los demás. Queremos ser buenas personas y ayudar a los que nos rodean, pero a veces parece que la vida tiene demasiado trabajo, está demasiado ocupada o hay tantas distracciones que olvidamos cuál es realmente nuestro propósito en esta tierra: Marcar una diferencia positiva en la vida de los demás.

Debemos recordar que hemos nacido del espíritu, y no de la carne.

Hay algo que debemos recordar: hemos nacido del espíritu, y no de la carne. El espíritu es eterno, mientras que la carne es temporal. El poder del espíritu viene de Dios-pero también nuestra debilidad y naturaleza mala, que también fue un regalo de Dios. Así que cuando veas a alguien que no tiene poder o bondad en él, no es porque le falte algo; ¡es porque tiene demasiado!

Mira También Timy El Conejo Timy El Conejo. Predicación

Esto puede ser confuso a primera vista, pero recuerda que las cosas buenas vienen de Dios y las cosas malas también vienen de Él, y ambas son necesarias si va a haber algún equilibrio en la vida.

El secreto de una vida feliz es estar contento con lo que se tiene.

El secreto de una vida feliz es estar contento con lo que tienes. Si no estás contento con las cosas de tu vida, es hora de cambiarlas. No puedes controlarlo todo, pero si hay algo que no te gusta o que te molesta, entonces trabaja para hacer cambios en tu vida y en tu actitud. También es importante que no te compares con los demás, porque esto sólo traerá negatividad a tu vida y la hará miserable en lugar de pacífica.

Dios te dará paz y alegría. Todo lo que tienes que hacer es pedirlo.

La Biblia dice que Dios te dará paz y alegría. Todo lo que tienes que hacer es pedirlo. Este fue un concepto difícil de entender para mí al principio, especialmente porque tuve muchos problemas con la parte "sólo" de la frase "sólo pedir a Dios".

Pero después de leer este versículo muchas veces, finalmente me di cuenta de que no hay requisitos o pre-requisitos para recibir lo que Él nos ofrece a través de Cristo Jesús nuestro Señor (Romanos 10:9). No tienes que ser perfecto o lo suficientemente bueno; Él nos ama incondicionalmente; todo lo que debemos hacer es creer en Él y aceptar su regalo de salvación a través del sacrificio de Cristo en nuestro nombre, y luego esperar pacientemente mientras Él desarrolla su plan perfecto en nuestras vidas.

Aunque esto pueda sonar como algo que tarda en llegar, recuerde que su bebé tardó nueve meses en crecer dentro de su cuerpo antes de nacer, ¡y sólo dos horas para el nacimiento del Hijo de Dios, Jesús, en este mundo!

A veces hay que dejar de preocuparse por el mañana y empezar a vivir el momento presente.

Es importante vivir el momento presente. Si no vives en el momento presente, te estás perdiendo la vida y un montón de grandes experiencias. Puede que te sientas estresado o preocupado por el mañana, pero si puedes aprender a vivir en el presente y a disfrutar de él, tu vida será mejor.

Mira También Ezequiel 47 Estudio Bíblico De Ezequiel 47

Vivir el momento presente es importante porque si no lo hacemos, no podremos encontrar la paz, la felicidad o cualquier otra emoción. Cuando las personas se preocupan por lo que podría ocurrir en el futuro o se estresan por algo que ocurrió ayer (o incluso hace 15 minutos), no se centran en lo que está ocurriendo ahora mismo, lo que les hace infelices porque no están apreciando todas las maravillosas oportunidades que tienen ahora mismo.

Vivir en el ahora nos permite todo tipo de cosas increíbles: Nos ayuda a encontrar momentos de alegría todos los días sin siquiera intentarlo; nos ayuda a sentirnos tranquilos cuando todos los demás a nuestro alrededor parecen tan ansiosos; nos da confianza sabiendo que nuestras decisiones saldrán bien sin importar si algo malo sucede más adelante... ¡y mucho más!

Si necesitas ayuda, dásela a Dios; Él siempre sabe mejor que nosotros cómo manejar todo.

Si tienes un problema, dáselo a Dios. Él siempre sabe mejor que nosotros cómo manejar todo. Si confiamos en Él, nos ayudará a encontrar respuestas y soluciones a nuestros problemas. Podemos estar seguros de que Dios cuidará de nosotros y nos dará paz y alegría, así como todo lo que prometió a los que le aman (Juan 14:27).

Deja que Dios se ocupe de tus problemas por ti.

Cuando te rindes a Dios y dejas que se ocupe de tus problemas, puedes estar seguro de que lo hará. No tienes que preocuparte por nada, porque tus problemas ya no son tuyos, son suyos. Supongamos que tienes un problema con alguien del trabajo que te está haciendo la vida imposible. Piensas que esa persona va a por ti y que lo único que quiere es que te sientas mal en el trabajo.

Si esto fuera cierto (y puede que lo sea), ¿ayudaría la situación si tomaras el asunto en tus manos? ¿O empeoraría las cosas? La respuesta es obvia: ¡tomar las riendas de la situación sólo la empeorará!

Pero, ¿qué pasaría si en lugar de tratar de resolver este problema por tu cuenta, o de dejarte consumir por la ira y la frustración como resultado de no ser capaz de resolverlo por ti mismo, qué pasaría si en lugar de eso simplemente entregaras toda la situación al cuidado de Dios -dejando ir cualquier amargura o resentimiento hacia cualquier persona involucrada en este conflicto- y luego le pidieras ayuda para resolver cualquier problema que haya surgido entre tú y los demás?

Mira También romanos 1 Estudio Bíblico Del Libro De Romanos 1

Al hacerlo, Dios no sólo manejará esos asuntos mucho mejor de lo que podríamos hacerlo nosotros mismos (porque tiene todo el conocimiento), sino que también nos guiará a través de ellos con sabiduría y amor.

Conclusión

Si estás luchando por rendirte a Dios y encontrar una nueva forma de vivir la vida, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudarte a empezar. No tienes que renunciar a toda tu manera de hacer las cosas para que este proceso de rendición funcione - ¡comienza poco a poco y ve subiendo a medida que avanzas!

Recuerda que rendirse no significa renunciar a ti mismo o a los demás; se trata de reconocer tus propias limitaciones y ver cuánto nos ama Dios a pesar de ellas. Así que si lo que he dicho aquí te parece atractivo, entonces adelante: Empieza hoy mismo. ¡Que comience el proceso!

El concepto de rendirse no es fácil para todo el mundo, pero vale la pena probarlo si significa una vida mejor para ti. ¡Y Dios siempre estará ahí para guiarnos en este viaje a veces difícil que llamamos vida!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Ríndete Ante Dios. Predicación puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir