Qué Podemos Aprender De Jueces 7

En esta entrada, analizaremos Jueces 7 y la historia de Gedeón. Esta historia bíblica nos muestra la importancia de la confianza, la fe y la obediencia a Dios.

Índice de Contenido
  1. Gedeón fue utilizado por Dios a pesar de sus defectos.
  2. Dios puede usar a cualquiera.
  3. Como Gedeón, debemos pedirle a Dios que confirme nuestro llamado.
  4. El ejército de Gedeón era muy pequeño, pero Dios no necesitaba mucho para ganar la batalla.
    1. Podemos confiar en Dios cuando nos pide que hagamos algo que no tiene sentido.
    2. A veces Dios usa a las personas más improbables para hacer su trabajo.
    3. Cuando no te sientas capacitado, recuerda que Dios está contigo.
  5. Para llevar:

Gedeón fue utilizado por Dios a pesar de sus defectos.

En Jueces 7 vemos a Gedeón como un hombre que es utilizado por Dios a pesar de sus defectos. De hecho, Gedeón es llamado por Dios para ser el líder de Israel, pero tiene serias dudas sobre si puede o no ser ese líder debido a sus debilidades.

Se necesita mucho valor para dar un paso adelante cuando uno no se siente lo suficientemente cualificado para la tarea que tiene entre manos. Pero sólo cuando enfrentamos nuestros temores y avanzamos con fe, podemos experimentar la victoria.

Dios puede usar a cualquiera.

Dios puede utilizar a cualquiera. Esta es una poderosa lección que podemos aprender de Jueces 7. Dios usó a Gedeón, que era joven e inexperto, para hacer algo sorprendente. Utilizó a este joven para derrotar a los madianitas con sólo 300 hombres.

Sin embargo, Gedeón tenía un gran problema: ¡tenía miedo de su propio ejército! Gedeón había oído lo que sucedió cuando alguien trató de apoderarse de Israel (Jueces 9:22), así que sabía que no lo escucharían ni lo seguirían si pensaban que quería su tierra para él.

Así que en lugar de decirles por qué estaban luchando, Gedeón les dijo que Dios le había dicho que atacara a los madianitas porque habían estado sacrificando a sus hijos en altares hechos con pilares de piedra al lado, en el monte Efraín (versículo 23).

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Cuando la gente pidió pruebas de esta afirmación, Gedeón dijo que si querían pruebas de que les estaba diciendo la verdad sobre el número de personas que había en el campamento de nuestro enemigo, ¡sólo tenían que seguirme!

Así que los condujo más allá del monte Efraín, donde no había ningún árbol, excepto un roble (versículo 24), y preguntó a todos los que querían un poco de vino en lugar de agua antes de comenzar la batalla porque los haría más fuertes/más valientes en la batalla (versículo 25).

 Todos estuvieron de acuerdo, así que Gedeón sacó su odre y llenó de vino la vasija de cada uno, excepto la suya (versículo 26). Una vez que todos se emborracharon adecuadamente, ordenó a los que llevaban trompetas que no las tocaran hasta que la batalla hubiera terminado, de modo que sólo una vez ganada la victoria empezaron a tocar sus trompetas con fuerza mientras gritaban también con fuerza (versículo 27).

Como Gedeón, debemos pedirle a Dios que confirme nuestro llamado.

Lo mismo ocurre hoy. Debemos pedir a Dios que confirme nuestra vocación. Lo hacemos en forma de sueño, o como un ángel, o de otras maneras que son muy personales y únicas para cada persona.

Gedeón pidió a Dios que le confirmara su vocación en forma de sueño (Jueces 6:11-24). En este sueño escuchó una voz que le decía que no temiera porque el Señor estaba con él (Jueces 6:14). Esto confirmó que había sido elegido por Dios para una misión especial: salvar a Israel de sus enemigos (Jueces 6:16-17)

El ejército de Gedeón era muy pequeño, pero Dios no necesitaba mucho para ganar la batalla.

El ejército de Gedeón sólo contaba con 300 hombres, pero Dios no necesitó mucho para ganar la batalla. El ejército de Dios era el Ángel del Señor. El ejército de Gedeón era el ejército de Dios, y el suyo era también el del enemigo.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Podemos confiar en Dios cuando nos pide que hagamos algo que no tiene sentido.

En Jueces 7, vemos a un hombre llamado Gedeón al que Dios le ha encomendado una tarea imposible. Sin embargo, aunque esta tarea le parece imposible, sigue adelante y la realiza de todos modos porque confía en que Dios actuará a través de él.

Cuando Dios le pide a Gedeón que vaya a derrotar a los madianitas que estaban oprimiendo a Israel, él piensa que es imposible. Pero entonces el ángel del Señor le dice: "Ciertamente, yo estaré contigo".

Y así Gedeón avanza en obediencia con la confianza de que Dios proveerá cualquier necesidad que pueda tener en el camino (v12).

Los cristianos de hoy debemos aprender de este ejemplo. Debemos confiar en que incluso cuando hay cosas que parecen difíciles o imposibles de realizar, e incluso si esas cosas no tienen sentido según nuestras mentes humanas, Dios todavía puede usarnos en esas situaciones.

Gedeón tenía razón. El Señor sí proveyó para sus necesidades siempre y cuando él siguiera sus mandatos fielmente (v14-16).

A veces Dios usa a las personas más improbables para hacer su trabajo.

  • A veces Dios usa a las personas más improbables para hacer su trabajo.
  • Dios siempre está buscando personas para hacer su obra. Él puede usar a cualquiera, sin importar quién sea o qué haya hecho.
  • El trabajo de Dios siempre se hace en su tiempo, no en el nuestro.

Cuando no te sientas capacitado, recuerda que Dios está contigo.

Cuando no te sientas capacitado, recuerda que Dios está contigo. Dios te ayudará en cada paso del camino. Él puede usar a cualquiera y a todos para cumplir su voluntad en este mundo, incluso si eso significa que está usando a alguien que no se siente calificado o preparado para la tarea que tiene por delante.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Dios puede usarte cuando no estás calificado. También puede usar tus debilidades como oportunidades para que él trabaje a través de ellas y te haga más fuerte.

Para llevar:

Puedes tener confianza en tu capacidad para lograr tus sueños porque Dios te ayudará en cada paso del camino

Esta es una lección de la que todos podemos aprender. Tenemos que darnos cuenta de que Dios tiene planes para nosotros, y nos utilizará para hacer su obra, tanto si nos creemos dignos como si no somos capaces.

Dios no le prometió a Gedeón que ganaría la guerra contra Madián por sí mismo; en cambio, le prometió la victoria si Gedeón lo obedecía y usaba su ejército de la manera en que se le había instruido (Jueces 7:2).

A pesar de las deficiencias de Gedeón como comandante -su miedo, su falta de confianza en su capacidad-, Dios pudo llevar a cabo su plan a través de él, dándole confianza en sí mismo y en su ejército (Jueces 6:38-40).

Como cristianos hoy en día, nuestras debilidades no deberían impedirnos ayudar a los demás, sino que deberían inspirarnos a confiar más en la fuerza de Dios que en la nuestra, para que Él pueda llevar a cabo sus planes a través de nosotros.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Qué Podemos Aprender De Jueces 7 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir