Predica Bíblica Sobre El Dinero

El dinero. Es uno de esos temas de los que siempre se habla, pero pocos quieren dedicarse a ello. Dicen que el dinero es la raíz de todos los males. ¿Pero qué significa eso? ¿Significa que el dinero en sí mismo es malo? ¿O significa que el dinero puede utilizarse para fines malignos? ¿Se supone que no debemos utilizar el dinero en absoluto?

Y si es así, ¿cómo viviremos nuestras vidas? En esta entrada del blog vamos a ver algunas de las cosas que Jesús enseñó sobre el dinero y cómo puedes predicar estas verdades de las escrituras con tu congregación hoy mismo.

Índice de Contenido
  1. Predicar la verdad bíblica sobre el dinero
  2. No confunda el dinero con Dios
  3. Salga de la rueda del hámster
  4. ¿Cuál era la perspectiva de Jesús sobre el dinero?
  5. Muestra la clase correcta de generosidad
  6. Ayude a la gente a evitar las trampas financieras
    1. No te endeudes.
    2. No gastes el dinero que no tienes
    3. No tengas miedo de pedir ayuda con los problemas de dinero
  7. Enseñar con la experiencia
  8. Conclusión:

Predicar la verdad bíblica sobre el dinero

Es un error común pensar que el dinero resolverá nuestros problemas. El dinero puede ser una herramienta valiosa, pero también puede ser peligroso. Muchas personas se han esclavizado por su deseo de riqueza y las cosas que el dinero puede comprar.

No se dan cuenta de que la Biblia nos dice que no permitamos que el dinero se convierta en nuestro dios. El dinero nunca debe usarse como sustituto de Dios o de la propia autoestima, porque ambos son más importantes que el dinero (Proverbios 23:4).

Es cierto que en esta vida necesitas dinero para satisfacer tus necesidades básicas, como la comida, el vestido y la vivienda; sin embargo, debes recordar siempre lo que dijo Jesús en:

Mateo 6:24: "No podéis servir a Dios y a las riquezas". No permitas que tú ni nadie a tu alrededor caiga en esta trampa.

Mira También Predica Sobre El Miedo Predica Sobre El Miedo

No confunda el dinero con Dios

Cuando empieces a pensar en el dinero, ten cuidado de no confundirlo con Dios. El dinero no es la raíz de todos los males ni la fuente de todos los males; no es malo ni bueno, ni neutral, ni está fuera de nuestro control.

El dinero es simplemente una herramienta que puede ayudarnos a hacer lo que es correcto a los ojos de Dios, y estoy seguro de que la mayoría de nosotros hemos visto suficientes pruebas para saber que necesitamos esas herramientas.

El dinero no puede darnos la felicidad por sí mismo; sólo se interpone cuando tratamos de obtener la felicidad de él y fallamos miserablemente en hacerlo. No nos dará la paz, ni tampoco la satisfacción o el contentamiento. Lo único que el dinero hace bien por sí mismo es facilitar (o dificultar) la vida.

Así que si buscamos la felicidad y la paz, dejemos de intentar encontrarlas en nuestras cuentas bancarias y empecemos a buscarlas en otra parte.

Salga de la rueda del hámster

Lo primero que tenemos que hacer es salir de la rueda del hámster. Todos queremos tener éxito y ganar dinero, pero no se puede correr a toda velocidad. Tu salud física se verá afectada si te esfuerzas demasiado durante mucho tiempo.

También necesitas tiempo para descansar y renovarte para que tu mente pueda procesar todo lo que ha pasado en tu última semana/mes/año. Cuando te pasas todo el día trabajando, es fácil olvidar cómo era la vida antes de que el trabajo ocupara gran parte de tu tiempo.

Mira También Cómo reafirmar tu identidad en Cristo Cómo Reafirmar Tu Identidad Con Cristo

Es importante que hagamos pausas en el trabajo porque hay muchos factores que escapan a nuestro control -como las condiciones meteorológicas o los cierres de carreteras- que pueden desbaratar nuestros planes en un momento dado.

Una pausa nos da tiempo para afrontar los problemas inesperados cuando todavía son pequeños, en lugar de dejar que se agraven hasta que se conviertan en grandes obstáculos más adelante, cuando las cosas se hayan estabilizado de nuevo (si es que alguna vez lo hacen).

Si esto suena demasiado extremo para lo que parece una cosa sencilla -tomar un descanso, entonces piensa en cuántas personas lo hacen realmente. No muchas. He aquí otra pregunta: ¿con qué frecuencia se dice alguien a sí mismo

"Voy a terminar esta última tarea antes de tomar mi descanso para comer"? La respuesta: ¡casi nunca!

Todos somos culpables de quedarnos hasta altas horas de la noche intentando desesperadamente no sólo porque nos impulsa el miedo, sino también porque nadie más se hará cargo de nuestras responsabilidades a menos que se lo pida específicamente dicho gerente

¿Cuál era la perspectiva de Jesús sobre el dinero?

Bueno, en primer lugar, era un carpintero. Su padre también era carpintero. Probablemente creció entre herramientas y bancos de trabajo. Así que podemos suponer que este tema surgía con bastante frecuencia durante las cenas familiares o mientras se reunían alrededor de la mesa del sábado en la Pascua, un momento en el que las familias se reunían para celebrar su fe a través de la comida y la bebida.

Mira También Impedimentos para una bendición Impedimentos Para Una Bendicion

A fin de cuentas, Jesús no nos dio ninguna enseñanza directa sobre el dinero. Sí sabemos que valoraba las posesiones como regalos de Dios. Y si has leído Mateo 6:19-21, sabes que enseñó a la gente a no preocuparse por cosas como la comida y el vestido porque "vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas".

Muestra la clase correcta de generosidad

Cuando des, recuerda que la Biblia nos dice que debemos ser generosos con los pobres. También nos dice que debemos dar generosamente a nuestra iglesia y especialmente a los necesitados. Dios nos llama no sólo a ayudar a los necesitados, sino también a nuestras familias, amigos y vecinos.

Puedes ayudar a los demás de muchas maneras: dándoles dinero o ropa; haciendo algún trabajo esporádico para ellos; compartiendo tu tiempo cuidando a los niños o a los ancianos; organizando eventos para grupos de la comunidad, como bancos de alimentos o refugios para personas sin hogar, etc.

También puedes hacer un voluntariado en una organización benéfica local en la que puedan ser útiles habilidades como la carpintería (por ejemplo, Hábitat para la Humanidad).

Ayude a la gente a evitar las trampas financieras

Que debes hacer con tus finanzas:

No te endeudes.

Si tienes una tarjeta de crédito, úsala con moderación y paga el saldo cada mes. Aprende a vivir dentro de tus posibilidades y no hagas compras que no puedas pagar.

Mira También La incredulidad del creyente La Incredulidad Del Creyente

No gastes el dinero que no tienes

Muchas personas que tienen éxito financiero son cuidadosas con su dinero; nunca gastan más de lo que ganan en un mes o año determinado, y evitan todo tipo de deudas en la medida de lo posible (excepto las pequeñas hipotecas sobre viviendas).

No tengas miedo de pedir ayuda con los problemas de dinero

Incluida la bancarrota si es necesario. Si tienes problemas para pagar las facturas u otras obligaciones financieras, habla con alguien inmediatamente para que no se produzcan más daños en tu puntuación de crédito o en tus finanzas en general; cuanto antes ocurra, mejor.

Enseñar con la experiencia

Una de las cosas más útiles que puede hacer es enseñar a partir de su propia experiencia. La Biblia está llena de historias sobre personas que alcanzaron la riqueza, y las que la perdieron.

La Biblia también tiene muchas lecciones sobre el dinero, que pueden ayudarte a navegar por las aguas financieras de tu vida. Por ejemplo:

Proverbios 11:4 nos enseña que "el hombre generoso prosperará; el que refresca a los demás se refrescará a sí mismo" (NVI).

Esto significa que debemos ser generosos con nuestro tiempo y nuestros recursos, porque esta generosidad se nos devolverá.

Mira También Josafat Predica Sobre La Victoria De Josafat

Esto no sólo es cierto cuando damos dinero, sino también cuando ayudamos a otros con sus problemas o los escuchamos cuando necesitan alguien con quien hablar. En otras palabras, ¡la generosidad es rentable!

Conclusión:

Para predicar bien sobre el dinero, hay que profundizar en las Escrituras y hacer un examen de conciencia. No es fácil, pero vale la pena. El dinero puede ser el tema más incomprendido en toda la predicación de hoy.

Pero si vamos a ser mayordomos fieles con lo que Dios nos da, entonces debemos dejar de lado nuestros prejuicios sobre el dinero y abrir nuestros corazones y mentes a Su Palabra sobre este tema.

Predicar sobre el dinero es una buena manera de ayudar a su congregación a pensar en sus finanzas.

Tanto si predica sobre los peligros de las deudas como si les enseña a dar con gracia y generosidad, recuerde que estas lecciones no sólo se aplican a su iglesia, sino que también pueden afectar a la forma en que manejamos nuestras propias finanzas. Así que asegúrese de que si predica sobre temas financieros, haya algo para todos los asistentes.

Mira También Corazón Predicación Bíblica Sobre El Corazón

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Predica Bíblica Sobre El Dinero puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir