Nuestra Meta Llegar Al Final De La Competencia

Todos estamos en una carrera hacia la meta de la vida. La meta de esta carrera no es ser el primero, sino terminar bien y con Dios. Debemos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para ser los primeros en el afecto de Cristo. No se trata de un sprint alrededor de una pista, sino de una carrera de maratón de larga distancia. Debemos entrar en esta competición con los ojos puestos en el premio de la llamada celestial . La carrera que tenemos por delante nos exige mucho. Es muy difícil, pero Dios nos ayudará a correr esta carrera.

Nuestra Meta Llegar Al Final De La Competencia

Índice de Contenido
  1. Debemos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para ser los primeros en el afecto de Cristo.
  2. Esto no es una carrera de velocidad alrededor de una pista, sino una carrera de maratón de larga distancia.
  3. Debemos entrar en esta competencia con nuestros ojos puestos en el premio del llamado celestial.
  4. La carrera que tenemos por delante nos exige mucho.
  5. Es muy difícil, pero Dios nos ayudará a correr esta carrera.
  6. La carrera que estamos corriendo nos lleva a una vida de alabanza, gloria y honor de Dios para siempre.
  7. Nuestra meta es que al final de la competencia sigamos en pie
  8. Debemos ayudarnos unos a otros a correr la carrera que tenemos por delante.
  9. Por eso no nos cansamos ni nos desanimamos, sino que seguimos corriendo aunque otros abandonen la carrera.
  10. Debemos correr para obtener una corona incorruptible que nunca se marchitará.
  11. Todo lo que hagamos, hagámoslo de corazón como para Dios, porque así mantenemos la vista en nuestro destino
  12. Conclusión

Debemos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para ser los primeros en el afecto de Cristo.

Debemos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para ser los primeros en el afecto de Cristo. Debemos correr la carrera que se nos propone. Debemos entrar en esta competencia con los ojos puestos en el premio del llamado celestial.

No sabemos lo que sucederá en esta vida, pero sabemos que si continuamos poniendo a Dios en primer lugar, Él hará un camino para que pasemos lo que sea que venga en nuestro camino y alcancemos nuestra meta de llegar al cielo con Él.

Recomendado:  Mira Y Camina Mas Allá, Te Espera Algo Mejor Con Dios

Esto no es una carrera de velocidad alrededor de una pista, sino una carrera de maratón de larga distancia.

No se trata de una carrera de velocidad alrededor de una pista, sino de una carrera de maratón de larga distancia. Debemos ayudarnos unos a otros a correr la carrera que tenemos por delante. Debemos correr por una corona incorruptible que nunca se desvanecerá (1 Corintios 9:24-27).

Debemos entrar en esta competencia con nuestros ojos puestos en el premio del llamado celestial.

Al entrar en esta competición, debemos ser capaces de ver el premio de la llamada celestial. Debemos tener una visión clara de hacia dónde corremos. En este caso, nuestros ojos deben estar puestos en Jesucristo y su obra terminada en la cruz para nuestra salvación.

También debemos tener una visión clara de aquello de lo que estamos huyendo: nuestro pecado, que es la muerte (ver Romanos 6:23). Cuando corres en una carrera, tu objetivo debe ser no sólo llegar al final, sino también ganar el premio (1 Corintios 9:27). Tu meta final debe ser siempre el mismo cielo.

La carrera que tenemos por delante nos exige mucho.

Quizá te preguntes si puedes hacerlo. Sé lo que estáis pensando:

"La carrera que tenemos por delante nos exige mucho, pero estamos preparados para correrla".

Si esta es tu actitud, ¡te aplaudo y apoyo! Pero ten en cuenta que hay una cosa que separa a los ganadores de los perdedores: la preparación. Y cuando digo preparación, no me refiero a calzarse o estirar antes de que empiece la gran carrera.

Eso es de sentido común. Me refiero a esas cosas que marcan la diferencia entre ganar y perder: el tipo de preparación que sólo se consigue tras años de trabajo duro y dedicación; cualidades como la determinación, la concentración, la voluntad de hacer sacrificios (y sí, incluso algo de sudor).

Es muy difícil, pero Dios nos ayudará a correr esta carrera.

Es muy difícil, pero Dios nos ayudará a correr esta carrera. Él nos dará la fuerza, el valor y la sabiduría para hacerlo. Necesitamos perseverancia para correr esta carrera y Dios nos dará su amor y compasión para que podamos perseverar en nuestra vida hasta el final de los tiempos.

Recomendado:  Cómo Funciona El Cristianismo Según La Biblia

La carrera que estamos corriendo nos lleva a una vida de alabanza, gloria y honor de Dios para siempre.

La carrera que estamos corriendo nos lleva a una vida de alabanza, gloria y honor de Dios para siempre. El premio no es sólo el llamado celestial, sino también la vida eterna. El camino en el que estás ahora puede parecer difícil a veces, pero recuerda que es sólo temporal. El camino puede ser largo y duro pero cuando lleguemos a nuestro destino seremos recompensados por todo nuestro duro trabajo. Dios nos ha dado una increíble oportunidad de ganar esta carrera al seguirlo en estos tiempos peligrosos. ¡Tú puedes hacerlo! ¡Yo creo en ti!

Nuestra meta es que al final de la competencia sigamos en pie

Nuestro objetivo es seguir en pie al final de la competición. Debemos seguir corriendo aunque los demás abandonen la carrera. Debemos correr por una corona incorruptible que nunca se desvanezca. Y debemos ayudarnos unos a otros a correr la carrera que tenemos por delante, animándonos y edificándonos mutuamente.

Debemos ayudarnos unos a otros a correr la carrera que tenemos por delante.

  • Debemos ayudarnos mutuamente a correr la carrera que tenemos por delante.

Nadie puede hacerlo solo, pero Dios nos ha dado un regalo: nos ha dado a los demás. Tenemos que usar ese don y ayudarnos mutuamente mientras corremos hacia el cielo, animándonos unos a otros a lo largo del camino.

  • ¡No te rindas!

Aunque a veces sea difícil, no te des por vencido ni a ti ni a los demás que corren la carrera contigo. Recuerda que "todas las cosas cooperan para el bien" (Romanos 8:28). Esto significa que todo sucede por una razón, incluso las cosas malas suceden por una razón: para enseñarnos algo acerca de nosotros mismos o de los demás para que podamos crecer más fuerte en nuestra fe en Jesucristo.

Recomendado:  Recuperando La Expectativa De Los Milagros De Dios

Por eso no nos cansamos ni nos desanimamos, sino que seguimos corriendo aunque otros abandonen la carrera.

En 2 Timoteo 4:7, Pablo escribe que "el tiempo de nuestra muerte no se conoce". Por eso no nos cansamos ni nos desanimamos, sino que seguimos corriendo aunque otros abandonen la carrera. Debemos ser pacientes y correr la carrera que Dios nos ha dado-no nuestros propios deseos orgullosos. Debemos mantener nuestros ojos en Jesús y no cansarnos ni rendirnos (Filipenses 3:13).

Debemos correr para obtener una corona incorruptible que nunca se marchitará.

Correr la carrera no es fácil. Hace falta mucha determinación y perseverancia para soportar los retos que se nos presentan, pero merece la pena. Debemos correr con todas nuestras fuerzas, sin rendirnos ni cansarnos. Debemos mantener nuestros ojos en el premio, que es una corona incorruptible que nunca se marchitará.

Puede ser un reto centrarte en tus objetivos cuando sientes que te rindes o pierdes fuelle. Pero recuerda: no estás solo en este viaje hacia tu meta; Dios ha prometido darnos fuerza cuando más la necesitamos (ver 2 Corintios 12:9). Él nos dará fuerzas, nos guiará en los momentos difíciles y nos ayudará a llegar a nuestro destino.

Todo lo que hagamos, hagámoslo de corazón como para Dios, porque así mantenemos la vista en nuestro destino

Nuestro objetivo es llegar al final de esta carrera con Dios. No es fácil, pero vale la pena. Si estás cansado o desanimado, recuerda que se te ha dado una tarea que sólo Dios puede dar: la vida eterna. ¡Así que sal y corre como si no hubiera un mañana! ¡Recuerda tu destino final y no dejes que nada se interponga en tu camino!

Conclusión

Debemos mantener la mirada fija en la meta. Debemos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para ser los primeros en el afecto de Cristo. La carrera que tenemos por delante nos exige mucho, pero Dios nos ayudará a correrla. Nuestra meta es que al final de la carrera sigamos en pie y tengamos una corona incorruptible que nunca se marchite.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Nuestra Meta Llegar Al Final De La Competencia puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir