La Oración - Predicas Cristianas

La predicación cristiana es una forma de hablar en público que busca difundir la fe cristiana. Se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, cuando los apóstoles de Jesús predicaban en las calles y desde sus casas.

Hoy en día, los predicadores cristianos siguen tratando de convertir a la gente en todo el mundo Pero, ¿qué es exactamente la predicación cristiana? ¿Qué la diferencia de otros tipos de discursos? ¿Y cómo funciona todo esto?

En este artículo exploraremos estas preguntas y otras más sobre la predicación cristiana, desde sus orígenes e historia, pasando por su estructura general y su tono, hasta algunos consejos básicos para que sus propios sermones suenen auténticos.

Índice de Contenido
  1. Una oración es mejor cuando comienza con un corazón agradecido
  2. Querido padre, te doy las gracias por todas las bendiciones
  3. Y entonces podemos orar con lo que queremos
  4. ¿Cómo empezamos a orar?
  5. Ora desde de tu corazón
  6. Para llevar:
  7. Conclusión

Una oración es mejor cuando comienza con un corazón agradecido

Una oración es mejor cuando comienza con un corazón agradecido. El salmista dice:

"El hombre bueno deja una herencia a los hijos de sus hijos". (Proverbios 13:22)

Para preparar el escenario de tus oraciones y hacerlas más efectivas, comienza cada vez con una acción de gracias. Agradezca a Dios por su bondad al traerle a través de ese día de manera segura; agradézcale por los regalos que le ha dado; agradézcale por todas sus bendiciones en su vida.

Mira También Más Que Vencedores - Predicación Bíblica Más Que Vencedores - Predicación Bíblica

Si su tiempo de oración es interrumpido por pensamientos de ira hacia alguien o resentimiento hacia alguna persona o circunstancia que no le agrada, deténgase inmediatamente y regrese a su lista de gratitud antes de continuar con sus peticiones o solicitudes.

Querido padre, te doy las gracias por todas las bendiciones

Querido Padre, te agradezco todas tus bendiciones. Gracias por este maravilloso día y este hermoso mundo. Gracias por mi familia, mis padres y hermanos. Gracias por mi salud, mis amigos y todas las personas maravillosas que hay en mi vida.

Querido Padre, te doy las gracias por darme la oportunidad de ver tu hermoso rostro una y otra vez en este mundo a través de tantas cosas que nos rodean: la belleza de la naturaleza; los colores de las flores; los cantos de los pájaros; la sonrisa de los niños; el amor entre padres e hijos...

Querido Padre, por favor enséñame a usar estos regalos con sabiduría porque no son míos sino Tus regalos dados sólo mientras Tú los quieras de vuelta de mí un día u otro tiempo....

Y entonces podemos orar con lo que queremos

A continuación, oramos con lo que queremos orar.

¿Por qué quieres orar? ¿Por ti mismo? ¿Por el mundo? ¿Por tu familia y amigos? ¿Por tu ciudad y tu comunidad? ¿Por la iglesia y sus líderes? Podemos orar por todo. Cuando empiezas a orar de esta manera, te liberas de centrarte en el tipo de oración que podría ser aceptable para los demás o en lo que pensarán de ella.

Mira También No tengas miedo, sólo cree No Temas, Sólo Cree

Puedes simplemente empezar a hablar directamente con Dios sobre lo que está en tu corazón.

¿Cómo empezamos a orar?

He aquí algunos consejos útiles sobre cómo orar:

  • Ora con el corazón, no con la boca. Esto significa que debes sentirte profundamente conmovido por lo que estás orando, tanto que sientas que sale de lo más profundo de tu ser. No importa si tus palabras son elocuentes o no; simplemente ábrete y déjate llevar por lo que está pasando por tu mente y tu corazón en ese momento.
  • Ora con tu mente, no con tu corazón. Si te han enseñado algo sobre la oración en la escuela dominical o en la iglesia, lo más probable es que el enfoque sea orar "con todo el corazón".
  • Sin embargo, hay más en la oración que simplemente tener un buen sentimiento sobre algo; a veces necesitamos pensar cuidadosamente sobre lo que queremos que Dios haga por nosotros (o por otros) antes de empezar a orar sobre ello. Por ejemplo: "Querido Señor Dios Todopoderoso: por favor, ayúdame a aprender a tocar el piano".

Ora desde de tu corazón

Descubrirás que cuando oras de la forma en que me gusta que lo hagas es la forma más poderosa y efectiva porque tus oraciones salen de tu corazón.

El corazón es el centro de la vida humana, así que cuando oramos desde nuestro corazón, es mucho más probable que esas oraciones sean escuchadas por Dios que si sólo pensamos en lo que queremos o necesitamos.

Para llevar:

Se puede predicar la oración cristiana como una forma de vida y también se puede utilizar como un poderoso instrumento de predicación. La predicación de la oración cristiana es el medio más poderoso y eficaz de predicación. Para poder predicar la oración cristiana, debes saber que tus oraciones salen de tu corazón.

Conclusión

La oración no es algo que se pueda hacer una vez y olvidarse de ella. Es algo que debe hacerse diariamente, y debe hacerse con un corazón agradecido. Si quiere sentir el poder de la Palabra de Dios en su vida, entonces comience hoy mismo a orar con esta oración en mente: "Querido Padre, te agradezco por todas tus bendiciones".

Mira También Quién es tu Dios Quién Es Tu Dios. Predicación

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Oración - Predicas Cristianas puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir