La Doctrina De Satanás

Hoy hablaremos de la doctrina de satanás. Satanás, o el Diablo, es un ángel poderoso que se rebeló contra Dios. El Diablo y los demonios son seres creados y no eternos como Dios. Los demonios pueden tomar la forma de humanos o poseer los cuerpos de los humanos. Satanás puede tentarnos a pecar pero no puede obligarnos a hacer nada

Índice de Contenido
  1. El Diablo, o Satanás, es un ángel que se rebeló contra Dios.
  2. El Diablo y, por tanto, los demonios son seres creados y no eternos como Dios.
  3. Los demonios pueden tomar la forma de humanos o poseer los cuerpos de los humanos.
  4. Satanás puede tentarnos a pecar pero no puede obligarnos a hacer nada.
  5. El mal existe pero tenemos libre albedrío para responder a él.
  6. Conclusión

El Diablo, o Satanás, es un ángel que se rebeló contra Dios.

El Diablo, o Satanás, es un ángel que se rebeló contra Dios. El nombre "Satán" significa "adversario". Satanás fue una vez un ángel en el cielo con el arcángel Miguel y todos los demás ángeles que adoraban a Dios. Pero luego se rebeló contra Dios cuando intentó apoderarse del cielo (véase Isaías 14:12-17). Debido a esto, Dios lo expulsó del cielo junto con 1/3 de todos los ángeles (Apocalipsis 12:4). Por eso sabemos que hay demonios porque los demonios son ángeles caídos que siguen a Satanás.

La doctrina de satanás

La Biblia nos dice que antes de que fuera expulsado del cielo por Dios y perdiera su posición como ángel y líder entre sus compañeros ángeles, tenía acceso a la tierra donde vivían los humanos desde que Adán pecó contra Dios en Génesis 3:1-6 cuando Eva comió del árbol prohibido en el Edén.

Ahora, en lugar de poder estar cerca de la gente en la tierra porque ha sido expulsado del cielo debido a su rebelión contra Yahweh Elohim (Dios), ahora sólo puede tentar a algunas personas a pecar para que terminen siendo castigadas con la muerte o la condenación eterna como él mismo, dependiendo de la gravedad de sus pecados cometidos durante su vida aquí en la Tierra."

El Diablo y, por tanto, los demonios son seres creados y no eternos como Dios.

El Diablo y, por tanto, los demonios son seres creados y no eternos como Dios. Tampoco son iguales a Dios; están hechos por Él y puede destruirlos en el momento que quiera. El Diablo no es enemigo de Dios, pero sí lo es de los humanos y siempre intenta desviarnos del camino de la rectitud.

Mira También El tiempo es oro Lo Asombroso De “El Tiempo” Según La Biblia

Los demonios pueden tomar la forma de humanos o poseer los cuerpos de los humanos.

Los demonios pueden adoptar la forma de seres humanos, como en la Biblia cuando Jesús se encontró con un hombre poseído por un demonio en Marcos 9:17-29, al que reprendió y ordenó que se fuera. Otras referencias son 1 Corintios 10:20 y Efesios 6:12.

También se sabe que los demonios aparecen como animales (1 Samuel 16:23) o insectos (Marcos 5:4). Incluso se sabe que aparecen en sueños y visiones (Mateo 3:10; Hechos 19:19).

Satanás puede tentarnos a pecar pero no puede obligarnos a hacer nada.

Satanás puede tentarnos a pecar, pero no puede obligarnos a hacer nada. Tenemos libre albedrío y podemos elegir si responder o no a la tentación. Si sientes que has sido tentado por Satanás, es importante que recuerdes que no hay pecado demasiado grande para que Dios lo perdone (1 Juan 1:9). De hecho, Jesús murió en la cruz para que pudiéramos ser perdonados de todos nuestros pecados (Romanos 5:8).

Si ya has caído en la tentación y has pecado contra Dios o contra su pueblo de alguna manera, ya sea robando a tus padres o engañando a tu cónyuge, ¡no desesperes! Dios te sigue amando tanto como siempre; lo único que quiere es que sus hijos vivan felices con Él para siempre. Así que arrepiéntete de tu pecado y pide perdón a aquellos a los que has herido (1 Juan 1:9-10). Luego avanza con fe, sabiendo que con la ayuda y la guía de Jesús, ¡no hay nada que nos impida tener relaciones felices aquí en la tierra!

El mal existe pero tenemos libre albedrío para responder a él.

La Biblia enseña que el mal existe, pero que tenemos libre albedrío para responder a él. No se trata de ser esclavos del pecado, o de seguir a Dios porque lo ordena. Podemos elegir ser buenos o malos, y es nuestra elección la que determina si somos buenos o malos.

El Diablo no tiene poder sobre nuestros cuerpos a menos que le permitamos el acceso al hacer elecciones equivocadas en la vida. Si resistimos el mal cuando nos enfrentamos a la tentación, entonces eventualmente Satanás perderá su influencia sobre nosotros y nos dejará en paz también.

Mira También Ministerio de la restauración Qué Es El Ministerio De La Restauración

Conclusión

En conclusión, podemos decir que Satanás existe y es la fuente del mal en el mundo. Debemos ser conscientes de su influencia en nuestras vidas, pero también recordar que tenemos libre albedrío para elegir si le seguimos o no.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La Doctrina De Satanás puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir