Juan 19:28-30 - Explicación Bíblica

¿Por qué murió Jesús? La Biblia nos dice que Jesús murió por nuestros pecados. De hecho, Jesús dijo "tengo sed" como una forma de demostrar su voluntad de entregar su vida por nosotros. Pero, ¿por qué lo hizo? ¿Por qué tuvo que morir Jesús?

Índice de Contenido
  1. Jesús recibió el vino amargo
  2. Jesús dice "Consumado es"
  3. Conclusión:

Jesús recibió el vino amargo

  • Cuando Jesús recibió el vino amargo, dijo: "Consumado es", e inclinó la cabeza y entregó su espíritu.

Este versículo de la Escritura es un hermoso cuadro del sacrificio de Cristo por nosotros. Lo primero que vemos aquí es que a Jesús se le dio a beber vino mezclado con mirra, que era una señal de su muerte (Lucas 23:36).

Esto ocurrió después de ser crucificado y antes de morir en la cruz. También es importante señalar que esta es la última vez que Jesús habla en la tierra. De hecho, esta declaración marca el final de su ministerio terrenal.

  • E inclinando la cabeza entregó su espíritu (Juan 19:30). Observe cómo Juan nos dice que cuando Jesús inclinó su cabeza en este momento, entregó su espíritu; no murió simplemente; se entregó completamente a las manos de Dios en sumisión.

Jesús dice "Consumado es"

Este versículo es una continuación de Juan 19:29. En este verso, Jesús dice "Tengo sed" para recordarnos que sabía lo que iba a suceder. La siguiente parte indica que después de que Jesús dijo "Está consumado", inclinó la cabeza y entregó su vida. Esto muestra que la obra de redención estaba completa, como lo declaró Pablo en Romanos 10:4-5 donde escribió:

Recomendado:  Por Qué No Llega El Avivamiento – Estudio Bíblico

"Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por el injusto, para llevaros a Dios".

Conclusión:

Con su muerte, Jesús demostró su amor por nosotros. Fue un acto de obediencia al Padre y un signo del compromiso total de nuestro Señor con la voluntad de Dios. Su vida no fue un desperdicio, sino que fue entregada voluntariamente para salvarnos de nuestros pecados.

La muerte de Jesús en la cruz ha hecho posible que nos reconciliemos con Dios mediante la fe en él (Romanos 5:1-10).

Pagó la pena por nuestros pecados al morir en nuestro lugar (Romanos 6:23).

Resucitó de la tumba tres días después, demostrando que había vencido a la muerte para que no tuviéramos que temer ser separados de Dios para siempre a causa del pecado (2 Corintios 5:21; Juan 11:25-26).

Como resultado del sacrificio de Jesús, podemos tener vida eterna con Dios a través de él (Juan 3:16; 10:28-30; Romanos 6:23; 1 Juan 5:12).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Juan 19:28-30 - Explicación Bíblica puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir