Josué Y La Tierra Prometida Capítulo 22

Los israelitas se estaban poniendo nerviosos. Llevaban 40 años vagando por el desierto y aún no habían entrado en la Tierra Prometida. Y lo que es peor, se peleaban entre ellos. Dios los convocó a una reunión para resolver sus diferencias y volver al trabajo.

Índice de Contenido
  1. Israel confundido
    1. Tribus orientales llamadas a ayudar
    2. Reparto del botín Reparto del botín
    3. Rubén, Gad y medio Manasés
    4. Regreso a su tierra
    5. Construcción de un altar
    6. ¡Israel está enfadado!
  2. Conclusión:

Israel confundido

Puede que estés confundido sobre tu propósito, o incluso sobre tu futuro. Puede que te sientas desanimado y sin respuestas. Puede que incluso te sientas perdido y solo, preguntándote si Dios te ha olvidado o te ha abandonado para que te enfrentes solo al desierto.

  • No temas. El Señor está siempre contigo, nunca te dejará ni te abandonará; te sostendrá con su diestra de justicia (Josué 1:5).

Tribus orientales llamadas a ayudar

Las tribus orientales fueron llamadas a ayudar. Debían asistir en la guerra, luchar junto a las tribus occidentales y ayudarlas en la batalla contra sus enemigos. Las tribus orientales debían ayudar en la guerra contra los cananeos porque Dios también les había prometido la tierra.

Esta era una gran oportunidad para ellos de asegurar su propio territorio y crear una identidad separada de la de sus hermanos de Egipto.

Reparto del botín Reparto del botín

En el capítulo 22, las tribus de Rubén y Gad fueron llamadas a ayudar en la batalla contra Jericó. Se les dio tierra en la que podían establecerse a cambio. Esto era parte de un sistema en el que el botín de guerra se dividía entre las tribus.

Recomendado:  Enseñanza Y Significado De Juan 14: 15

Las otras tribus también recibían su parte del botín, pero como Rubén y Gad habían ayudado a conquistar Jericó, recibieron más de lo que les correspondía.

La distribución del botín se hizo según el número de cada tribu:

  • Rubén recibió la mitad que Manasés;
  • Gad recibió un tercio de lo que recibió Manasés;
  • y Manasés Medio recibió un cuarto de lo que recibió Manasés (vv. 4-6).

Rubén, Gad y medio Manasés

En el capítulo 22, leemos que las tribus de Rubén y Gad pidieron tierras en el lado oriental del río Jordán. Se les dio esta tierra en Transjordania (el área entre el río Jordán y el Mar Muerto). Las tribus también recibieron algunas tierras en el lado oriental del río, cerca de Jericó.

Regreso a su tierra

Antes de que Israel pudiera entrar en la Tierra Prometida, Dios les dijo que tenían que volver a su tierra. Habían estado en Egipto durante tanto tiempo que ya no estaban familiarizados con las zonas desérticas de Canaán.

Dios quería que su pueblo experimentara la vida en el desierto y la preparación antes de entrar en su tierra prometida, pero no todo eran malas noticias para Israel. Fue bueno que Dios no los llevara a la tierra porque sabía que aún no estaban listos.

Necesitaba que se prepararan primero aprendiendo sobre Él y lo mucho que los ama; sólo entonces esta nación estaría preparada para lo que le esperaba: poseer la tierra que pertenecía a otra nación (los cananeos).

Este es un patrón que vemos a lo largo de las Escrituras, donde Dios no siempre nos da lo que queremos de inmediato porque sabe que si poseemos algo sin entender por qué lo tenemos o cuál es nuestro propósito dentro de su contexto, entonces no habrá razón para que lo valoremos o mantengamos su integridad con el tiempo (cf., 1 Corintios 6:12-20).

Recomendado:  Estudio Bíblico De Jeremías 33:3

Construcción de un altar

Quiero que construyas un altar para mí. Vas a traer los materiales y los animales de los que te he hablado, y luego lo construiremos juntos.

Yo seré tu guía y te enseñaré lo que debes hacer. Te voy a dar un orden específico de construcción para que todos puedan ver que es mi altar, no el tuyo ni el de otras personas".

¡Israel está enfadado!

Podrías pensar que Israel está enojado porque ha sido tratado injustamente por Dios. Pero no es así. Israel está enojado porque piensa que ha sido tratado demasiado bien por Dios.

Israel piensa que su castigo debería ser más severo y sus recompensas deberían ser mayores. Entonces, ¿cuál es la solución? Simple: ¡volvamos a trabajar y esforzarnos más!

Conclusión:

No importa lo que estés enfrentando, Dios está contigo. Él está presente y es poderoso en tu vida, y quiere que su reino venga a la tierra como al cielo.

Si quieres experimentar un nivel de paz, alegría y plenitud mayor que nunca, entonces recuerda esta verdad: ¡Dios está con nosotros!

No podemos hacer nada sin Dios porque él ha colocado un espíritu residente dentro de cada creyente, y aunque tratemos de ignorarlo o huir de él, ese espíritu siempre estará allí esperándonos en nuestra puerta (1 Corintios 3:16-17).

Hemos repasado todo Josué y espero que lo hayan disfrutado. Hemos visto cómo la promesa de Dios a Abraham se hizo realidad en la persona de Jesucristo, para que los gentiles pudieran tener una relación de igualdad con Él.

Es importante que recordemos esto cuando leamos cualquier parte de las Escrituras, porque a veces podemos perdernos en todos los detalles o incluso olvidar lo que hemos leído antes en nuestro plan de lectura de la Biblia.

Recomendado:  Los Ataques Y La Oposición Espiritual

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Josué Y La Tierra Prometida Capítulo 22 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir