Jerusalén Y Las Naciones

Hoy hablaremos de Jerusalén y las naciones. Jerusalén es la capital de Israel, y lo ha sido desde que la ciudad se dividió entre Jordania e Israel tras la Segunda Guerra Mundial. Jerusalén no es sólo la capital política de Israel; también es uno de sus lugares más sagrados.

El Monte del Templo, por ejemplo, es considerado sagrado por judíos, musulmanes y cristianos porque se cree que fue el lugar donde Abraham preparó a su hijo Isaac para el sacrificio antes de que Dios interviniera en el último momento, y donde Jesucristo fue crucificado antes de resucitar tres días después. Pero hay otros lugares importantes en Jerusalén que no son de naturaleza religiosa:

El monte Sión es el lugar donde el rey David gobernaba el antiguo Israel; el monte Moriah es el lugar donde Abraham llevó a Isaac a lo alto para sacrificarlo (así como el lugar donde Salomón construyó un templo); y la Tumba del Huerto contiene una tumba vacía que, según algunos, es realmente el lugar de enterramiento de Jesús (porque creen que fue enterrado en otro lugar).

Jerusalén y las naciones

Índice de Contenido
  1. Jerusalén, las naciones y la vida cristiana
  2. La fe es un remanente del pasado
  3. El universalismo forma parte de la historia
  4. La Iglesia es un fenómeno del final de los tiempos
  5. ¿Hacia una mayor libertad para los cristianos?
  6. ¿Qué sucede con el cristianismo?
  7. Conclusión

Jerusalén, las naciones y la vida cristiana

El lugar de Jerusalén como centro del mundo, y por tanto de la vida humana, es un hecho bíblico. Por ejemplo, el Salmo 1:3 dice "Ha plantado su tabernáculo en Sión, para habitar entre nosotros". En otras palabras, ¡el hogar de Dios está en Jerusalén! El lugar al que Dios llama hogar es donde los seres humanos también deberían elegir hacer su hogar.

Lo mismo puede decirse de la vida cristiana. Como cristianos estamos llamados por Dios a vivir en esta tierra como embajadores de él (1 Pedro 2:9). Somos enviados desde aquí a todas las partes de la tierra con nuestro mensaje (Mateo 28:19), porque aquí se nos ha dado toda bendición espiritual en Cristo (Efesios 1:3). El punto central de esta misión no es un lugar lejano, sino aquí mismo, donde vivimos cada día.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

La fe es un remanente del pasado

Si lo pensamos bien, la fe es un vestigio del pasado. En otras palabras, si nos remontáramos a la época en que la fe apenas comenzaba a hacer su aparición en la historia de la humanidad, encontraríamos que era muy parecida a la actual. La fe siempre ha estado ahí y siempre estará ahí porque es un remanente del pasado. De hecho, cada vez que alguien reza por algo hoy en día o cree en Dios o en Jesucristo, está llevando a cabo prácticas que se remontan a miles de años atrás.

Si pudieras avanzar hacia el futuro y observar a la gente practicando la fe de nuevo después de que hayan pasado otros 10 mil años desde que se publicó este escrito (lo que sería posible ya que la tecnología de los viajes en el tiempo ha avanzado significativamente), puedo garantizar que lo que hacemos ahora nos parecerá tan extraño entonces como nuestras propias prácticas religiosas nos parecen hoy.

El universalismo forma parte de la historia

El universalismo forma parte de la historia. El universalismo es una doctrina cristiana; forma parte de la fe cristiana, que a su vez forma parte de la tradición y la religión cristianas. Ha sido un elemento importante en el cristianismo desde sus primeros días.

La Iglesia primitiva era universalista porque estaba convencida de que el mensaje de Jesús significaba que todas las personas se salvarían en algún momento -antes o después de la muerte- sin excepción (Juan 3:16). El apóstol Pablo predicaba que Dios "quiere que todos se salven y le conozcan personalmente" (1 Tim 2:4).

La Iglesia es un fenómeno del final de los tiempos

La iglesia es una comunidad de creyentes en Jesucristo. No es una organización, sino el cuerpo de Cristo. El Nuevo Testamento utiliza varias imágenes para describir la iglesia: novia (Apocalipsis 19:7), templo (Efesios 2:19-22; 1 Pedro 2:5), reino (Mateo 13:33) y nueva creación (2 Corintios 5:17).

La iglesia no es sólo una institución o denominación; está formada por todos los que confían en Cristo como Salvador, según Romanos 10:12-13. Todos los creyentes genuinos son parte de esta familia mundial sin importar la raza o el género. Jesús dio Su vida por Su novia, que incluye tanto a los judíos como a los gentiles que creen en Él (Juan 11:51-52).

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

¿Hacia una mayor libertad para los cristianos?

La Iglesia cristiana está entrando en una nueva era en la que los cristianos viven en paz unos con otros, ya no divididos por las guerras mundiales o la guerra fría, sino unidos en nuestra fe cristiana. El mayor obstáculo para este objetivo es el problema israelí-palestino. Mientras Jerusalén siga bajo control israelí, los cristianos no podrán celebrar allí su culto libremente y sin temor a la violencia de los musulmanes, que consideran Jerusalén como una ciudad santa (función que desempeñaba antes del Islam).

¿Qué sucede con el cristianismo?

El cristianismo avanza hacia una nueva era en la que los cristianos viven en paz unos con otros, ya no divididos por las guerras mundiales ni por la guerra fría, sino unidos en nuestra fe cristiana. Si eres como yo, quizá te preguntes cómo se producirá esta nueva era de unidad.

Pues bien, creo que para vivir en paz unos con otros, los cristianos tienen que empezar a vivir como nos enseñó Jesús. Tenemos que amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Tenemos que tratar a los demás con amabilidad y respeto, independientemente de quiénes sean o de lo que crean.

Esto no siempre es fácil -todos tenemos opiniones, personalidades y antecedentes culturales diferentes-, pero si podemos aprender de las diferencias de los demás en lugar de tratar de forzarlos a conformarse o eliminarlos por completo (como hicieron las Cruzadas), entonces tal vez podamos avanzar hacia una mayor unidad en nuestra fe.

Conclusión

Hay muchos lugares en el mundo para visitar, y Jerusalén es uno de ellos. Sin embargo, como es un lugar sagrado para los judíos y los cristianos, además de los musulmanes, hay algunas cosas que debe saber antes de visitarlo. En primer lugar, no coma productos derivados del cerdo durante su estancia en Jerusalén, ya que va en contra de la ley judía que los no judíos lo hagan.

Asegúrese también de no llevar ninguna bebida alcohólica a Israel. Muchos otros países permiten a sus ciudadanos entrar en Israel sin ningún tipo de visado; sin embargo, si el suyo no lo permite, asegúrese de tener a mano documentación como un pasaporte estadounidense o un documento similar que demuestre su nacionalidad antes de pisar suelo israelí.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Jerusalén Y Las Naciones puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir