Explicación Bíblica Del Salmo 81:10

(Salmo 81:10) declara: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto. Abre bien tu boca y yo la llenaré". Hay dos conceptos que podemos extraer de este versículo y que podemos aplicar a nuestra propia vida. El primero que veremos es la importancia de abrir nuestra boca para recibir del Señor.

Se nos dice en (Salmo 81:10) que si abrimos bien nuestra boca, Dios la llenará. A menudo sentimos que debemos hacer algo grande para abrirnos a todo lo que Dios tiene para nosotros. Esto no es cierto en absoluto.

Dios promete que si simplemente abrimos bien nuestra boca, Él la llenará con todo lo que tiene para nosotros. Vemos un ejemplo de esto en la historia de Elías y la mujer viuda en 1 Reyes 17

Índice de Contenido
  1. Qué declara el Salmo 81:10.
    1. Hay 2 conceptos que podemos deducir.
    2. ¿Conoces la historia de Elías y la mujer viuda?
    3. Dios promete que si simplemente abrimos nuestras bocas Él las llenará con todo lo que tiene para nosotros
    4. No sólo abrió su boca, sino que también dio generosamente.
    5. Abrir bien la boca para recibir del Señor es un paso muy importante.
  2. Conclusión

Qué declara el Salmo 81:10.

El Salmo 81:10 es una promesa de Dios a los israelitas. Es una promesa de que él llenará nuestras bocas con todo lo que tiene para nosotros, y cuidará de nosotros. Cuando abramos bien la boca para recibir su bendición, no habrá más carencias ni pobreza en nuestras vidas. Sólo tenemos que mirar el Salmo 81:10 mientras oramos hoy.

Hay 2 conceptos que podemos deducir.

Veamos el segundo concepto del Salmo 81:10 que puede aplicarse a nuestras propias vidas.

En este versículo, Dios nos enseña la importancia de abrir la boca para recibir de Él. En otras palabras, si no le decimos a Dios lo que tenemos en el corazón y en la mente, entonces Él no sabrá qué es lo que necesitamos o queremos en la vida.

Tenemos que pedirle lo que deseamos antes de que Él pueda bendecirnos con ello. Esta idea de hablar y confesar los deseos de nuestro corazón a Dios nos ayudará a acercarnos a Él, así como a obtener una mejor comprensión de Su voluntad para nuestras vidas.

Cuando nos abrimos completamente con honestidad y sinceridad ante Dios (o cualquier otra persona), entonces Él responderá mostrándose abiertamente ante nosotros - lo que significa que se revelará más claramente que nunca mientras sigamos confiando en su bondad incluso cuando las cosas parezcan difíciles a veces.

El primero que veremos es la importancia de abrir la boca para recibir del Señor

El primero que veremos es la importancia de abrir nuestra boca para recibir del Señor. Se nos dice en (Salmo 81:10) que si abrimos bien nuestra boca, Dios la llenará.

Recomendado:  De Qué Trata El Salmo 118:17 Significado Y Enseñanza

A menudo sentimos que debemos hacer algo grande para abrirnos a todo lo que Dios tiene para nosotros, pero Dios quiere que demos ese salto de fe y simplemente porque Él puede y te llenará de cosas buenas si mantienes tu fe en Él ¡no importa lo que pase!

Si abrimos bien nuestra boca Dios la llenará.

Se nos dice en (Salmo 81:10) que si abrimos bien nuestra boca, Dios la llenará.

  • También se nos dice en (Mateo 6:33) que "Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas".
  • Y se nos dice en (Efesios 3:20-21) que "Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que obra en nosotros".

Así que cuando ores y le pidas algo a Dios, debes saber que Él escucha tus oraciones y las responderá con su amor y misericordia a través de Jesucristo. Y si no te da exactamente lo que pediste, entonces Él te dará algo mejor que lo que pediste, ¡porque todas las cosas obran para el bien de los que aman a Dios!

¿Conoces la historia de Elías y la mujer viuda?

Elías era un profeta de Dios, que había estado huyendo del rey Acab, que quería matarlo. Acab había enviado a muchos soldados tras Elías y lo perseguían para matarlo.

Elías corrió a la casa de una pobre mujer viuda mientras era perseguido por los soldados del rey Acab.

La viuda no tenía comida ni agua para ella ni para su hijo (1 Reyes 17:10-16). Sin embargo, cuando vio a este extraño entrar en su casa, le dijo que se quedara allí para que pudiera comer con ellos (1 Reyes 17:17). Estaba dispuesta a compartir con este extraño aunque ella y su hijo tuvieran hambre.

Cuando vemos cuánto amor tiene Jesús por nosotros como pecadores y cómo dio su vida por nosotros en la cruz, debería hacernos abrir la boca de par en par ante Él -en la oración- y pedirle todo lo que quiere que tengamos porque se preocupa por cada detalle de nuestras vidas.

Esto no es cierto en absoluto

Dios promete que si simplemente abrimos la boca de par en par, Él la llenará con todo lo que tiene para nosotros. Vemos un ejemplo de esto en la historia de Elías y la mujer viuda en 1 Reyes 17.

Elías acababa de refugiarse en un lugar llamado Querit, cerca del río Cisón. La Biblia nos dice que estaba hambriento, pero que no había comida en ese lugar, así que oró a Dios pidiendo ayuda, diciendo "Señor, Dios mío... dame comida". (1 Reyes 17:2)

Inmediatamente, Dios respondió a su oración. Una mujer viuda que vivía cerca se enteró de las oraciones de Elías y envió a su hijo a recibirlo con un poco de pan en una bandeja.

Recomendado:  Salmo 34:17 Significado Y Enseñanza

Cuando llegó allí lo encontró sentado bajo una encina comiendo de ella, así que le preguntó qué quería de su casa, ya que parecía tener hambre... ¿Y sabes qué? Le dio todo lo que tenía, ¡incluso su última barra de pan!

Dios promete que si simplemente abrimos nuestras bocas Él las llenará con todo lo que tiene para nosotros

Dios promete que si simplemente abrimos la boca de par en par, Él la llenará con todo lo que tiene para nosotros. Debemos confiar en que Dios proveerá nuestras necesidades. Debemos abrir nuestras bocas para recibir de Dios. Debemos dar generosamente a Dios

Vemos un ejemplo de esto en la historia de Elías y la mujer viuda en 1 Reyes 17.

Esta es una práctica común en la Biblia. Vemos un ejemplo de ello en la historia de Elías y la mujer viuda en 1 Reyes 17.

Elías fue un profeta enviado por Dios para ungir a Hazael como rey de Siria y a Jehú como rey de Israel (Reyes 19:15). Después de nombrar a estos reyes, Elías fue enviado en su camino con palabras de Eliseo que le dijo que subiría a Damasco (19:16-17).

En su camino, pasó por Sidón y se sentó al lado del camino bajo una encina (19:19). Entonces vio a una viuda que recogía palos; parecía que podía ser útil porque llevaba algo parecido a hierba seca o ramitas en ese momento.

Resultó que las estaba recogiendo como combustible para poder hacer pan para ella y su hijo (19:20-21). Elías la llamó para preguntarle si le quedaban restos de lo que estaba cocinando para la cena...

¡La mujer viuda confió en Dios y abrió su boca para pedir ayuda!

Como puedes ver en este versículo, la mujer viuda confió en Dios. Abrió su boca para pedir ayuda, ¡y al hacerlo la recibió! No se sentó a esperar un milagro. En lugar de eso, salió activamente y pidió ayuda al Señor.

Este es un gran ejemplo de cómo debemos recibir del Señor: ¡pidiéndole lo que necesitamos! Nunca debemos esperar a que Dios aparezca mágicamente en nuestra puerta con una respuesta - ¡necesitamos buscarlo activamente primero!

Si alguna vez pasas por una dificultad como lo hizo esta mujer viuda (y muchas personas lo hacen), entonces te animo a confiar en Dios y pedirle lo que necesitas-¡Él lo proveerá!

Abrir la boca, especialmente al Señor, es algo muy poderoso.

Abrir la boca, especialmente al Señor, es algo muy poderoso. Abrir la boca al Señor es pedirle ayuda. Podemos abrir la boca al Señor simplemente pidiendo ayuda. La Biblia dice que debemos abrir la boca ante Él en la oración (Santiago 5:16).

Recomendado:  Explicación Bíblica De Salmo 55:17

También tenemos la oportunidad y la responsabilidad de ser defensores de otros que necesitan ayuda y protección contra sus enemigos (Isaías 59:16-17; 1 Corintios 4:12). Cuando ores en su favor, Dios los escuchará y responderá a tus oraciones también en su favor.

No sólo abrió su boca, sino que también dio generosamente.

El Salmo 81:10 es un ejemplo perfecto de cómo el Señor da generosamente a los necesitados. Jeremías fue un profeta al que Dios le ordenó salir a las ciudades de Judá y clamar contra ellas por sus pecados.

Hizo lo que se le había ordenado, pero necesitaba ayuda para cumplir con esta ardua tarea porque sabía que la gente no le escucharía a menos que alguien respondiera por él. Así que le pidió a una viuda llamada Noemí que le diera algo de dinero para que pudiera comprar comida y provisiones durante su viaje. Ella dijo que sí.

Además de dar su propio dinero libremente (ya no le quedaba nada), Noemí dio todo lo que tenía -sus últimas monedas- para ayudar a cumplir la misión de Jeremías (ver Santiago 1:5). Esto es lo que creo que sucedió después:

Abrir bien la boca para recibir del Señor es un paso muy importante.

Abrir bien la boca para recibir del Señor es un paso muy importante para conectar con todo lo que Él tiene para nosotros.

  • Por ejemplo, en 1 Reyes 17:8-16, aprendemos sobre una mujer viuda que no podía comer ni beber debido a su pobreza. Pidió ayuda a Elías y éste le dijo que se ocuparía de ella porque había dado generosamente de lo poco que tenía. Dios llenó el barril de harina y aceite hasta que rebosó en su casa.

La lección de esta historia es que cuando damos generosamente de lo poco que tenemos, Dios llenará tanto nuestro barril que rebosará.

Esto significa que a medida que te abres más completamente dando de tus recursos y siendo generoso con los demás así como contigo mismo (como por ejemplo, renunciando a algo que te hace sentir bien pero que no es lo mejor), verás un aumento del favor a tu favor (Salmo 81:10).

La razón por la que abrirnos completamente puede traer resultados tan asombrosos es porque cuando hacemos esto, el amor de Dios fluye en nosotros-¡lo que produce Sus bendiciones sobre nosotros!

Conclusión

Ahora que hemos cubierto lo que significa (Salmo 81:10), veamos cómo se puede aplicar a nuestras vidas. En primer lugar, debemos abrir bien la boca y comenzar a orar por la voluntad de Dios en nuestras vidas. Una vez que hagamos esto y le pidamos a Él que nos guíe, ¡entonces Él nos proporcionará lo que necesitamos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Explicación Bíblica Del Salmo 81:10 puedes visitar la categoría Salmos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir