Estudio Bíblico De 1 Pedro 1

Pedro nos introduce en la vida cristiana, y lo hace utilizando algunos temas conocidos del Antiguo Testamento. También vemos muchos de estos temas en otros libros del Nuevo Testamento.

Por ejemplo, la carta de Pablo a los romanos se refiere a menudo a la historia de Israel como ejemplo de la fidelidad de Dios a sus promesas. Y en Hebreos se habla mucho de cómo los que han sido hechos justos por Cristo son hijos que pertenecen al árbol genealógico de Dios (Hebreos 2:10).

En esta entrada examinaremos en detalle una parte de la carta de Pedro: cómo describe nuestra salvación del pecado por medio de Jesucristo, el Padre de la Gloria (1 Pedro 1:3).

Índice de Contenido
  1. El Saludo en 1 Pedro 1:1-2
  2. Bendiciones espirituales en 1 Pedro 1:3-5
  3. La fe en el Dios vivo en 1 Pedro 1:6-9
  4. La salvación profetizada en 1 Pedro 1:10-12
    1. Salvación profetizada
    2. Hijos Obedientes
  5. Conclusión:

El Saludo en 1 Pedro 1:1-2

De acuerdo con su petición, les he escrito explicándoles brevemente el evangelio que fue proclamado por mí, Pedro, a los que viven en el Ponto, Galacia y Capadocia. Este es el mensaje con el que fueron bendecidos por el Espíritu Santo enviado desde el cielo por medio de Jesucristo.

¡Saludos a todos! Hoy comenzamos nuestro estudio de 1 Pedro. Al leer esta carta, fíjese en lo mucho que Pedro ama y se preocupa por sus lectores, los cristianos que viven "en el Ponto [actual Mar Negro], en Galacia [centro de Turquía occidental] y en Capadocia [actual centro de Turquía]". Se comunica con ellos como hermanos y hermanas en Cristo (véanse los versículos 2-3).

Bendiciones espirituales en 1 Pedro 1:3-5

En esta sección, vemos los beneficios espirituales de ser un hijo de Dios. Él nos ha dado muchas bendiciones que vienen con nuestra salvación y necesitamos estar agradecidos por ellas.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Estas bendiciones incluyen el perdón, el amor, la protección, la dirección, la fuerza y la sabiduría. Dios quiere que camines en sus caminos para que pueda bendecirte más cada día.

La fe en el Dios vivo en 1 Pedro 1:6-9

La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella los hombres de la antigüedad obtuvieron la aprobación. Por la fe entendemos que los mundos fueron preparados por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de cosas que no se ven.

La fe en el Dios vivo viene de escuchar lo que Él dice y creer en sus palabras por encima de tus circunstancias. La fe es un don de Dios que nos permite ver a través de sus ojos, contemplándolo como realmente es (1 Juan 4:12).

La fe es elegir creer lo que no se puede ver o probar basándose sólo en la palabra de uno (Hebreos 11:1). La fe cree más allá de toda razón y entendimiento humanos porque elige creer en algo más grande que ella misma (1 Corintios 2:5).

La salvación profetizada en 1 Pedro 1:10-12

Dios ha hablado por medio de su Hijo. El Espíritu Santo inspiró a Pedro para que escribiera estas palabras y no son sólo suyas, sino del Espíritu Santo que vive en él. Estas palabras no son sólo para el tiempo de Pedro, sino para todos los tiempos y todos los pueblos después de él.

Salvación profetizada

  • 10 Como hemos sido salvados por la gracia, seamos agradecidos. Y esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación: que os abstengáis de la inmoralidad sexual
  • 11 que cada uno de vosotros sepa dominar su propio cuerpo en la santidad y el honor,
  • 12 no en la pasión de la lujuria como los gentiles que no conocen a Dios;
  • 13 que ningún hombre transgreda e injurie a su hermano en este asunto, porque el Señor es vengador en todas estas cosas, tal como también os dijimos antes y os advertimos solemnemente.
  • 14 Porque Dios no nos ha llamado para la inmundicia, sino para la santidad.
  • 15 Por lo tanto, quien rechaza esto no rechaza al hombre, sino a Dios, que os da su Espíritu Santo.
  • 16 Ahora bien, respecto a los dones espirituales, hermanos, no quiero que los ignoréis...

Hijos Obedientes

1 Pedro 1:13-16 Hijos obedientes

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Debemos ser obedientes a Dios, como se nos ha enseñado. Las Escrituras dicen: "Si obedecen mi voz, pondré mis leyes en su corazón". Los que obedecen a Dios son bendecidos con muchas cosas buenas. Son bendecidos cuando resisten el mal y continúan en la fe.

El que no obedece a Dios no será bendecido, sino que ha elegido convertirse en un enemigo de Dios al negarse a ser obediente a Su Palabra.

El Padre de la Gloria

De esta manera, puedes entender cómo nos llama a sí mismo: ¡como hijos! No quiere que nos quedemos sentados en casa esperando algo bueno; quiere que salgamos siempre al mundo para que veamos lo que ocurre a nuestro alrededor y aprendamos todo lo que hay sobre la vida, y que luego llevemos nuestros conocimientos a casa para compartirlos con los demás (1 Pedro 2:11).

Por eso le llamamos "el Padre de la Gloria", porque la gloria sólo procede de él (1 Pedro 4:14). Y esto es lo que hace que esto sea tan importante:

¡Él amó a sus hijos lo suficiente como para que pudieran convertirse en sus hijos por medio de la fe! Así que ahora, cuando la gente los mira, ve a alguien que destaca como especial porque ha sido elegido por su amoroso Padre.

Conclusión:

Ante el sufrimiento de la vida, podemos alegrarnos al saber que nuestra salvación es un regalo de Dios.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

Podemos alegrarnos de que nuestra salvación es un regalo de Dios.

  • El Salmo 34:8 dice: "

    Gustad y ved que el Señor es bueno; ¡bienaventurado el hombre que confía en él!"

  • Romanos 5:2 dice: "Porque si por la transgresión de un hombre, reinó la muerte por medio de éste, mucho más reinarán en la vida por medio de un solo Jesucristo los que reciben la abundante provisión [de Dios] de la gracia y del don de la justicia".

Hemos sido redimidos por la sangre de Cristo (Romanos 3:24), liberados del pecado (Romanos 6:2), limpiados de toda maldad (1 Juan 1:7), hechos santos por el amor de Dios derramado en nosotros (Efesios 1:4).

Somos adoptados en su familia por la fe en Cristo Jesús, nuestro Señor. Espero que este artículo le haya resultado útil. Si tienes alguna otra pregunta o comentario, no dudes en escribirlo en los comentarios de abajo.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Estudio Bíblico De 1 Pedro 1 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir