El Vencedor En Cristo Que Hay En Nosotros

Como cristianos, todos estamos llamados a ser vencedores. Estamos llamados a ser victoriosos sobre este mundo y las cosas que hay en él. Hay una fuerza poderosa dentro de nosotros que puede ser desatada a través de la fe y la oración.

Jesús dijo en Juan 15:5-8: "Yo soy la vid y ustedes los pámpanos. Sin mí, no podéis hacer nada. Si un hombre no permanece en mí y yo no permanezco en él, será arrojado como una rama de vid y se marchitará; la gente los recogerá y los arrojará al fuego... Si permanecen en mí mientras yo permanezco en ustedes, entonces pidan lo que deseen, porque no hay límite para nada que Dios pueda dar".

El Vencedor En Cristo Que Hay En Nosotros

Índice de Contenido
  1. 1 Juan 4:4
  2. Cuando Cristo está en nosotros
  3. Entonces estamos en cristo
  4. Con Cristo viene la victoria
  5. Esa victoria está en nosotros
  6. Gracias señor Jesús por estar en mi
  7. Conclusión

1 Juan 4:4

1 Juan 4:4 dice: "Vosotros sois de Dios, hijitos, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo". La forma en que siempre he interpretado este versículo es que significa que debemos centrarnos en nuestra relación con Dios en lugar de centrarnos en las personas que nos rodean.

Si lo amamos y lo aceptamos a Él más que a cualquier otra persona, entonces Él nos ayudará a saber cómo responder a ellos basándose en Su ejemplo para nosotros. A

En lugar de enfadarte con alguien que te ha hecho daño o ha herido tus sentimientos o lo que sea -y luego sentirte culpable por haberte enfadado-, deberías recordar que Dios ama a todo el mundo tanto como a ti (que es lo que hace), y que incluso si no están actuando como si te amaran en este momento, no te preocupes; probablemente están teniendo un mal día o algo les estaba pasando personalmente antes de que esto ocurriera que les hizo arremeter contra otra persona sin querer herir sus sentimientos intencionadamente (lo que ocurre a menudo).

Recomendado:  El Poder De Cristo. Predicación

Puedes perdonarles cuando se den cuenta de lo que ha pasado para que ambas partes puedan seguir adelante sin rencores entre ellas.

Cuando Cristo está en nosotros

Cuando naces de nuevo, Cristo está en ti. Cuando te salvas, Cristo está en ti. Cuando naces del espíritu y eres bautizado con el espíritu santo, entonces Cristo está en nosotros. Sí. ¡Así es amigos! ¿Ven lo que quiero decir cuando digo que todo es cuestión de fe y de creer? Tenemos que aprender a vivir nuestras vidas cada día por la fe. ¡También debemos darnos cuenta de que Dios nos ha dado un libre albedrío y podemos elegir si queremos vivir nuestra vida por la fe o no!

Entonces estamos en cristo

Estás en Cristo. No en ti mismo, ni en el mundo, ni en tus pecados, ni en el diablo, ni en tu propia sabiduría o fuerza. No estás en ninguna de estas cosas. Usted está ahora mismo leyendo este artículo porque cree que Jesucristo es el Hijo de Dios que murió en la cruz por nuestros pecados y resucitó de la muerte para vencer a la muerte misma (ver 1 Corintios 15:19).

La Biblia dice que si confesamos con nuestra boca que Jesús es el Señor y creemos en nuestro corazón que Dios lo levantó de la muerte, entonces seremos salvos (Romanos 10:9; Efesios 2:8-10). Así que cuando decimos "soy salvo por gracia a través de la fe" queremos decir que la salvación ocurre sólo por gracia cuando la recibo sólo por fe basada en lo que Jesús hizo por mí en el Calvario. Eso incluye mi salvación de todo pecado incluyendo la inmoralidad sexual que incluye la adicción a la pornografía entre otras cosas que se enumeran a continuación.

Recomendado:  Aviva El Fuego Del Señor

Con Cristo viene la victoria

Cuando estás en Cristo, tienes la victoria. Cuando tienes la victoria, es un trabajo interno. Y eso es algo que no podemos olvidar: nuestras victorias tienen que ver más con lo que sucede en el interior que con lo que sucede en el exterior.

Cuando nacemos de nuevo, no sólo somos personas nuevas, ¡somos nuevas creaciones! Y como nuevas creaciones en Cristo, Dios nos da poder sobre las malas inclinaciones que siguen afectándonos después de la conversión (Romanos 6:6). Mientras vivamos en esta tierra, habrá problemas y tentaciones; pero a través de la fe en Jesucristo, podemos vencerlos por Su gracia (1 Juan 5:4).

Esa victoria está en nosotros

Podemos tener la victoria sobre el pecado y nuestras vidas, porque la victoria está dentro de nosotros. Dios nos ha dado la victoria. Cristo venció al pecado en su vida en la tierra. Se encargó de cargar con todos nuestros pecados para que nunca más seamos responsables de ellos (Hebreos 9:12).

Esto significa que usted y yo ya no tenemos que preocuparnos por ser condenados por Dios. Simplemente podemos poner nuestra fe en Él y confiar en que cuando murió por nosotros, pagó por nuestros pecados de una vez por todas (Romanos 5:18).

No sólo somos libres de la condenación del pecado, sino que también somos libres de su poder sobre nosotros. La Biblia dice que los que han creído en Jesús se salvarán y no podrán perecer jamás (Juan 3:16). Lo que esto significa es que mientras creamos en Jesús con todo nuestro corazón, no habrá nada que nos impida llegar al cielo cuando muramos, ¡ni siquiera la muerte!

Recomendado:  Cuando Me Esfuerzo. Predicación

Incluso si mueres ahora mismo mientras lees este artículo en línea o lo escuchas en iTunes Radio; incluso si alguien te mata porque odia lo que crees; incluso si te atropella un autobús mañana por la mañana antes del trabajo... incluso entonces... seguirás subiendo directamente al cielo después de dejar este mundo".

Gracias señor Jesús por estar en mi

Así que ahora, como sabes, soy cristiano. Esto significa que el Señor Jesucristo vive dentro de mí. Tengo Su Espíritu dentro de mí y trabaja a través de mí para hacer cosas buenas para la gente. Por ejemplo, el Señor puede hablar a través de mí a otros cristianos y animarlos en su fe.

El Espíritu también me da la capacidad de entender la Palabra de Dios (la Biblia) mejor que nunca y de tomar decisiones basadas en lo que Él nos dice; no en lo que queremos o imaginamos que puede suceder.

El Espíritu Santo es poderoso porque nos ayuda a ser más como Cristo cada día. Y si usted decide hoy que quiere este tipo de relación con Él también, entonces sepa que es realmente simple: ¡todo lo que tiene que hacer es pedirle que entre en su vida! Adelante, ahora (yo esperaré aquí hasta que vuelvas)...

Conclusión

Espero que hayan disfrutado de esta serie sobre el vencedor en Cristo. He compartido con ustedes algunos de mis versículos favoritos de la Palabra de Dios y cómo se aplican a nuestra vida diaria. Ruego que estas inspiraciones le ayuden a ver el amor y la misericordia de Dios hacia nosotros como individuos y como cuerpo de la iglesia.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El Vencedor En Cristo Que Hay En Nosotros puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir