Cuando Lo Dulce Se Vuelve Amargo O Agrio

En el libro de los Proverbios capítulo 25 versículo 27 leemos:

"No es bueno comer demasiada miel, ni es honroso buscar la propia honra". NVI

Es hora de que empecemos a entender que nada te humilla como el éxito, y nada te rompe el corazón como el éxito. Cuanto más triunfas, más tienes que perder, y si no tienes cuidado, perderás más de lo que ganes. Si te centras más en ganar y menos en ayudar, lo que consigas te sabrá amargo o agrio y te dejará un mal sabor de boca.

Cuando Lo Dulce Se Vuelve Amargo O Agrio

Índice de Contenido
  1. Hay un punto en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio. Esto también está en la biblia
  2. En el libro de los Proverbios capítulo 25 versículo 27 leemos:
  3. "No es bueno comer demasiada miel, ni es honroso buscar la propia honra". NVI
  4. Es hora de que empecemos a entender que nada te humilla como el éxito, y nada te rompe el corazón como el éxito.
  5. Cuanto más triunfas, más tienes que perder, y si no tienes cuidado, perderás más de lo que ganes.
  6. Si tu enfoque está más en el ganar y menos en el ayudar.
  7. Hay un lugar en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio.
  8. Conclusión

Hay un punto en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio. Esto también está en la biblia

Hay un punto en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio. Esto también está en la Biblia. Si no tienes cuidado, perderás más de lo que ganes. Esto es cierto incluso si te centras más en ganar y menos en ayudar a los demás, porque lo que la gente obtiene al hacer buenas acciones tendrá un sabor amargo o agrio.

Recomendado:  Yendo Más Allá De Los Límites. Predicación

En el libro de los Proverbios capítulo 25 versículo 27 leemos:

Hay un punto en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio. En el libro de los Proverbios capítulo 25 versículo 27 leemos: "No es bueno comer mucha miel, ni es glorioso buscar la propia gloria". Este versículo nos enseña que cuando nos complacemos demasiado en comer miel, ésta puede volverse dañina e incluso destructiva. Lo mismo ocurre cuando nos centramos en nuestra propia grandeza en lugar de la grandeza de Dios.

"No es bueno comer demasiada miel, ni es honroso buscar la propia honra". NVI

Seguro que ha oído la frase "Somos lo que comemos". En otras palabras, lo que consumimos como alimento repercute en nuestra salud y bienestar. Pero, ¿has pensado alguna vez que no toda la miel es igual? Puede parecer una idea dulce a primera vista, pero si se come en exceso o se utiliza por sí misma, ¡la miel puede ser perjudicial para la salud!

Lo mismo ocurre con nuestras vidas espirituales: debemos tener cuidado de no abusar de las cosas espirituales (por ejemplo, buscar el honor) para que no se conviertan en una perdición en lugar de una bendición en nuestras vidas (Pr 22:4).

Es hora de que empecemos a entender que nada te humilla como el éxito, y nada te rompe el corazón como el éxito.

El éxito es algo increíble. Puede aportarte una sensación de plenitud y realización que nunca antes habías sentido. Pero también tiene la capacidad de hacerte sentir como si no pudieras hacer nada malo, como si nada pudiera derribarte, o incluso peor, como si todo estuviera al alcance de tu mano. Si no tenemos cuidado con este sentimiento de invencibilidad, podríamos terminar haciendo algo estúpido o dañando a alguien por nuestro comportamiento orgulloso.

Recomendado:  Predicación Sobre Las Primicias

Cuando Jesús estaba enseñando a sus discípulos cómo debían vivir para seguirle adecuadamente, les dijo "Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados" (Mateo 5:4). Lamentarse suena deprimente, pero lo que Jesús quería decir con esta afirmación era que siempre que experimentamos un fracaso en nuestras vidas -o incluso cuando las cosas van bien- es importante que dejemos lo que estamos haciendo y nos tomemos un tiempo para nosotros mismos, de modo que podamos pensar en cómo ha estado obrando Dios a través de cada situación y si nos está llamando o no al arrepentimiento.

Cuanto más triunfas, más tienes que perder, y si no tienes cuidado, perderás más de lo que ganes.

Si quieres tener éxito en los negocios y en la vida, no corras riesgos tontos. Ten cuidado con lo que haces y con quién te relacionas. Tenga cuidado con los comentarios o bromas que puedan herir los sentimientos de los demás. También hay que tener cuidado con la cantidad de tiempo que se pasa en las redes sociales porque puede causar adicción a algunas personas.

Si tu enfoque está más en el ganar y menos en el ayudar.

Si te centras más en ganar y menos en ayudar, lo que consigas te sabrá amargo o agrio y te dejará un mal sabor de boca. Es así: si quieres ganar en algo, entonces vas a tener que estar dispuesto a perder algunas cosas. Si quieres que otra persona pierda algo, entonces tendrá que estar dispuesta a renunciar a algo. Esto es lo que la Biblia nos enseña: que debemos poner a los demás antes que a nosotros mismos si queremos que nuestras vidas y nuestras relaciones con los demás (como los miembros de la familia) no sólo sobrevivan sino que prosperen.

Recomendado:  La Naturaleza Espiritual Del Cristiano

Hay un lugar en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio.

Existe, en efecto, un lugar en el que lo dulce se vuelve amargo o agrio. Se llama "Triángulo de Oro" y es el lugar en el que te encuentras cuando tu vida va según lo previsto. El Triángulo de Oro está formado por éxito, éxito y más éxito. Cuantos más éxitos tengas, más cosas tienes que perder si esos éxitos dejan de llegar a ti. Y si dejan de llegar, ¿qué pasará con todas esas cosas? Se irán: ¡desaparecerán!

Por eso te lo digo hoy: no te centres demasiado en ganar, porque una vez que ganas, todo cambia en cuanto a lo que significa que otra persona gane a otra... y así sucesivamente hasta que al final todo el mundo pierde menos ellos mismos (si tienen suerte).

Conclusión

Espero que esto haya sido útil. Creo que todos queremos formar parte de algo más grande que nosotros mismos, pero la cuestión es cómo lograrlo. Puede parecer bastante sencillo sobre el papel, pero en realidad no es nada fácil. Tienes que mirarte a ti mismo y preguntarte si estás dispuesto a hacer sacrificios por los que te rodean. ¿Estás dispuesto a ir más allá de lo que se espera de los demás? Si es así, enhorabuena, porque mientras haya gente dispuesta a poner a los demás por delante de sí misma, ¡siempre habrá esperanza para la humanidad!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cuando Lo Dulce Se Vuelve Amargo O Agrio puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir