Consumado Es - Predicación Bíblica

Si usted es un predicador y alguna vez se ha preguntado: "¿Por qué siento que mi predicación nunca alcanza su potencial?", este libro es para usted. Si su predicación no ha sido tan efectiva como debería, o si la gente parece no entender su mensaje la primera vez, entonces este libro le ayudará.

La predicación es el proceso de comunicar la Palabra de Dios de tal manera que la gente entienda lo que Dios quiere que sepa y haga con esa información. No se trata sólo de entregar información; se trata de ayudar a las personas a aplicar lo que escuchan para que puedan hacer cambios en sus vidas y afectar positivamente a otras personas en su esfera de influencia...

Índice de Contenido
  1. Conoce tu material
  2. Conozca su contexto.
  3. Desarrolla y entrega con todo tu corazón.
  4. Exponga a sus oyentes el texto.
  5. No te limites a predicar la Palabra; predica con el poder del Espíritu.
  6. Conecta con tu gente.
  7. Construye puentes entre la vida y la verdad.
  8. Sé un animador.
  9. Sé genuino y humilde.
  10. Para llevar:.
  11. Conclusión

Conoce tu material

Es importante conocer el texto sobre el que vas a predicar para poder hacer conexiones con él y utilizarlo como trampolín para otros puntos. También necesita conocerlo para que lo que diga pueda ser respaldado por versículos del mismo libro de las Escrituras u otros pasajes que enseñen algo similar. Saber cómo encajan los textos le ayudará a encontrar aplicaciones apropiadas para cualquier pasaje dado (más sobre esto más adelante).

Conozca su contexto.

Una de las cosas que más me gusta de ser predicador es poder estudiar la Palabra de Dios en profundidad y descubrir su significado por mí mismo, y luego compartir esas ideas con otros a través de mi predicación.

  • Pero primero tengo que aprender lo que Dios ya ha dicho sobre cada tema en cuestión (por ejemplo, el matrimonio), para no salirme por la tangente fuera de las Escrituras, sino mantenerme dentro de sus límites y seguir proporcionando una visión útil basada únicamente en sus palabras.
  • Conozca a su(s) audiencia(s). Su audiencia principal debe ser los cristianos que buscan el crecimiento espiritual a través de la escucha atenta; sin embargo, puede haber aspectos de la predicación dirigidos más directamente a los incrédulos también - en particular cuando se trata de cuestiones de salvación.*

Desarrolla y entrega con todo tu corazón.

Elaborar un sermón es un acto de adoración. No puede hacerse con prisas, y requiere que dejemos de lado nuestras propias agendas y deseos para dar a la Palabra de Dios la prioridad que merece. La elaboración de un sermón también requiere que seamos oyentes atentos, que busquemos las ideas de otros que han estudiado este texto antes que nosotros, para que podamos estar mejor equipados para entender lo que Dios quiere decir a través de estas palabras hoy.

Pero la elaboración de sermones no consiste sólo en comprender o memorizar la Biblia; también se trata de amar a las personas dándoles lo que necesitan: alimento para la reflexión, estímulo de las Escrituras y oportunidades para la comunidad con otros creyentes.

Mira También El Amor El Amor De Dios - Predicación

Exponga a sus oyentes el texto.

Cuando usted sube al púlpito, su audiencia está preparada para que les cuente la historia bíblica. Quieren escuchar cómo Jesús murió por nuestros pecados y resucitó. Quieren escuchar cómo Dios nos amó tanto que envió a su hijo a este mundo para que pudiéramos ser salvados por él.

Pero cuando se predica una historia así, no se hace justicia al texto. No estás exponiendo los corazones y las mentes de tus oyentes de manera significativa. Entonces, ¿qué hacemos en su lugar?

No te limites a predicar la Palabra; predica con el poder del Espíritu.

Puede que pienses que el poder del Espíritu es lo que hace que la Palabra cobre vida, pero en realidad no es así. Puedes leer la Biblia o escuchar un sermón sin estar lleno del Espíritu y aún así experimentar un poderoso encuentro con Dios. El poder de Su Palabra siempre traerá vida, pero necesita ayuda para hacerlo. El Espíritu te llena y da poder a tus palabras para que cobren vida.

Conecta con tu gente.

No eres sólo una congregación.

Su gente son individuos y comunidades, familias y un mundo, incluso un universo. Y cuando les prediques como tales -como individuos con sus propias historias y comunidades de fe, que también experimentan el mundo que les rodea- se sentirán conectados contigo.

Cuando hablamos de la predicación como comunicación, tenemos que recordar que nuestro público está formado por individuos únicos que no quieren que se les hable, sino que quieren a alguien que conecte con ellos personalmente.

Mira También Aprende a confiar en Dios Aprende A Confiar En Dios

Construye puentes entre la vida y la verdad.

Los mejores predicadores conectan la verdad con la vida. Cuanto más pueda hacer esto, más eficaz será su predicación. He aquí cinco maneras de asegurarse de que su mensaje es relevante:

  • Conectar con la audiencia
  • Hacer que la Biblia sea relevante para sus vidas
  • Conectar la verdad con sus vidas (no sólo hablar de ella)
  • Hacer que la verdad sea personal y conectarla con nuestros corazones y mentes en vez de sólo con nuestras cabezas (la cabeza piensa pero no siempre siente)

Sé un animador.

Para ser un animador de la iglesia, primero debes ser un animador de la Palabra. Estás llamado a ser un animador del pueblo de Dios, y si no tienes entusiasmo por lo que predicas, ¿cómo van a encontrarlo los demás?

Tienes que ver tu predicación como una oportunidad para entusiasmarte. Piense en lo que le hace querer saltar de la cama por la mañana: para algunas personas eso puede significar preparar un café o salir a correr; a otras les puede gustar cuidar de sus hijos o ir a trabajar; pero sea lo que sea lo que les produce alegría, deben asegurarse de que es algo que Dios pone también en sus corazones (Prov 6:6-8).

Cuando estamos animados por nuestra fe en Cristo y su Palabra, entonces los demás captarán nuestra pasión y entusiasmo por lo que creemos.

Sé genuino y humilde.

Nunca podrá fingir su personalidad. La gente de tu congregación es inteligente y sabe cuando no estás siendo genuino. Debes ser tú mismo, y si no lo eres, se notará. Los predicadores auténticos no ponen una fachada falsa ni se esfuerzan por impresionar a sus congregaciones con sus conocimientos y experiencia.

En cambio, se acercan al ministerio con humildad y honestidad, compartiendo la verdad de Cristo con los demás para que el mensaje de Dios pueda llegar a ellos de manera efectiva.

Mira También Procesos Y Victoria Predicas Cristianas Sobre Procesos Y Victoria

Un predicador genuino no exige que todo el mundo le guste; no necesita que la gente esté de acuerdo con cada palabra que dice o con cada decisión que toma porque sabe que, de todos modos, ¡nadie es perfecto! Simplemente se esfuerza por alcanzar la excelencia desde su posición de siervo líder entre su rebaño (Hebreos 13:17).

Para llevar:.

La palabra de Dios es poderosa. La palabra de Dios es eficaz. La palabra de Dios es suficiente. Y la palabra de Dios tiene autoridad sobre la vida de una persona, porque viene directamente de Dios mismo (2 Timoteo 3:16-17). Hay algunas cosas que debe tener en cuenta cuando estudie cómo llegar a ser un predicador consumado:

  • Los predicadores son siervos, no sólo oradores (1 Corintios 4:1).
  • Los predicadores deben estar llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18-20; Hechos 2:4).
  • Los predicadores deben ser capaces de enseñar la sana doctrina (2 Timoteo 3:16-17; Tito 1:9-14).

Conclusión

Recuerde que su objetivo como predicador es cumplir la Gran Comisión. Esto significa que debe llegar a todas las personas proclamando el evangelio, no sólo a las que han venido a escucharlo hoy.

Tenga en cuenta lo que se requiere de nosotros cuando abordamos nuestra tarea de predicación: Debemos conocer nuestro material, desarrollarlo y entregarlo con todo nuestro corazón, exponer a los oyentes al texto, no sólo predicar la Palabra; sino también predicar con el poder del Espíritu de Dios.

Debemos conectar con nuestra gente, construir puentes entre la vida y la verdad para que vean cómo Dios se revela en medio de ellos (¡aunque sea a través de mí!).

Ser genuinos y lo suficientemente humildes para que la gente pueda relacionarse con nosotros como seres humanos que luchan igual que ellos; pero también ser un animador que levanta a los demás con ánimo debido al sacrificio de Cristo por todos nosotros""

Mira También Cómo conquistar mis sueños Como Conquistar Mis Sueños Según La Biblia

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Consumado Es - Predicación Bíblica puedes visitar la categoría Prédicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir