Cómo Preparar Un Sermón Bíblico

Predicar la Palabra es uno de los deberes más importantes de un cristiano. Y aunque la mayoría de los pastores le dirán que nunca han escuchado un sermón tan bueno como el que tienen en la cabeza antes de levantarse a predicar, tienen que encontrar la manera de que sus sermones sean atractivos y eficaces. Ahí es donde entran estos pasos. Sígalos y estará bien encaminado para preparar un sermón bíblico impresionante.

Índice de Contenido
  1. Ora para que te guíen.
  2. Examina el texto que quieres predicar.
  3. Determina los puntos clave.
  4. Crear el esquema del sermón.
  5. Elija una estrategia de introducción.
  6. Cree un título convincente y creativo para su esquema de sermón.
  7. Escriba una buena conclusión.
  8. Siga estos pasos para crear un sólido sermón bíblico
  9. Conclusión

Ora para que te guíen.

La oración es una forma de comunicarse con Dios. También es una forma de pedirle ayuda a Dios. Puedes orar siempre que quieras, pero lo mejor es orar en los momentos en los que es más probable que estés abierto a recibir la guía de Dios.

Hay muchos tipos diferentes de oración, entre ellos:

  • Oración que expresa gratitud y alabanza por lo que Dios ha hecho;
  • La oración que pide ayuda a Dios;
  • Oración que pide el perdón de Dios; y
  • Oración que expresa dolor por las malas acciones cometidas contra otros (1 Juan 1-9).

Examina el texto que quieres predicar.

Antes de empezar a preparar un sermón, tendrás que hacer un trabajo previo.

  • Leer el texto en su totalidad y varias veces. Comprender el contexto del texto, incluyendo su audiencia, autor y género. Considere el propósito de cada verso o pasaje.
  • Pregúntate hacia dónde te puede estar guiando Dios a través de este pasaje. ¿Hay algo que Dios quiere que aprenda o experimente? ¿Hay algo que deba hacer de manera diferente después de escuchar este mensaje? Si es así, ¿qué necesito de Él para poder empezar a caminar en esas direcciones?

Determina los puntos clave.

Al preparar su sermón, debe determinar los puntos clave. Una buena manera de hacerlo es utilizar un organizador gráfico. Los siguientes son algunos de los puntos clave que debe incluir en su sermón:

  • Sea específico. Asegúrese de que su mensaje tenga un enfoque claro y conciso en una idea o verdad principal.
  • Sea relevante. Su mensaje debe ser aplicable y significativo para los oyentes de hoy, así como bíblico en su origen y contenido (ver 1 Pedro 3:15).
  • Sea práctico. Los sermones que tienen implicaciones prácticas ayudan a la gente a vivir mejor aplicando la Palabra de Dios en su vida diaria (ver Santiago 1:22-25).

Crear el esquema del sermón.

Cree un esquema que sea fácil de seguir. Como pastor, usted quiere que el esquema del sermón sea claro y sencillo. Hay muchas maneras diferentes de crear su esquema. Puede usar viñetas o crear una lista numerada. Lo importante es que sea fácil de leer, escribir y editar a lo largo del proceso de escritura.

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Utiliza un formato que sea fácil de leer y escribir.

Hay varios formatos diferentes que se pueden utilizar para crear esquemas de sermones, tales como: viñetas o listas numeradas (si utilizas este método, asegúrate de que no haya demasiados números), sangrías en los párrafos (la sangría ayuda a separar los trozos de texto para que no parezcan una mancha gigante) o incluso probar algo nuevo como utilizar formas en lugar de texto normal.

Elija una estrategia de introducción.

Puede utilizar varias estrategias en la introducción de su sermón. La más común es utilizar una historia o una ilustración para atraer al oyente y captar su atención. También puede utilizar una cita para captar su atención, o una pregunta que les despierte la curiosidad después de haberla respondido.

Cree un título convincente y creativo para su esquema de sermón.

El título de su sermón será lo primero que vea su congregación y, por tanto, es una parte muy importante de su sermón. Es importante que elija un título que llame la atención, pero también uno que represente con exactitud lo que piensa decir en el cuerpo del mensaje.

Los mejores títulos tienen tres características: son cortos, pegadizos y memorables. Cuanto más corto, mejor. Si no puedes resumir lo que vas a decir en cuatro o cinco palabras, entonces tal vez haya que trabajar más.

Un buen título también debe ser bíblico de alguna manera porque da credibilidad a tu mensaje (1 Corintios 1:19; 2 Timoteo 2:15). Si es posible, fíjate en cómo se introducen las parábolas de Jesús (Mateo 13) o cómo escribe Juan su Evangelio (Juan 1).

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Escriba una buena conclusión.

Una vez que haya terminado de escribir el cuerpo de su sermón, es el momento de escribir una conclusión. Esta sección debe servir para unir todo y dar a los oyentes una idea de lo que deben hacer a continuación. He aquí algunas ideas:

  • Hacer una petición (por ejemplo, orar o dar dinero)
  • Haga un llamamiento a la acción (por ejemplo, sea voluntario en la iglesia)
  • Utilice una frase de transición que conduzca al siguiente paso de su serie (por ejemplo, "En nuestra próxima lección...")
  • Resuma sus puntos principales (dígales lo que acaban de escuchar). Está bien si esta sección no suena exactamente como el resto de su sermón; no es tan importante como ser claro y conciso para que la gente pueda seguir fácilmente sin confundirse u olvidar algo al salir de la iglesia.

Hay muchas maneras de concluir un sermón, pero aquí hay algunas sugerencias:

Siga estos pasos para crear un sólido sermón bíblico

Lo que hay que hacer es seguir estos pasos para crear un fuerte sermón bíblico.

  • Orar para recibir orientación
  • Examinar el texto
  • Determine los puntos clave
  • Crear el esquema del sermón en orden de importancia, no cronológicamente.
  • Elija una estrategia de introducción para presentar su mensaje: ¿abrir con una historia, un poema o una canción? ¿Diga de qué va a hablar? ¿Dígales por qué es importante? Explica cómo se relaciona con su vida actual (o no). ¿Darles un adelanto o una declaración que incluya algunos de tus puntos principales? ¿Simplemente entrar de lleno en el tema?
  • El punto aquí es encontrar algo que funcione mejor para ti y que mantenga a tus oyentes comprometidos mientras tratan de entender a dónde vas con esta cosa llamada "sermón".
  • Este paso también debería incluir la elección de una estrategia de finalización: ¿envolverlo con un arco o saltar por el acantilado y terminar con nada más que preguntas colgando en el aire como tantas oraciones sin respuesta?"

Conclusión

Espero que estos consejos le ayuden a crear un sólido sermón bíblico. Si quieres aprender más sobre la predicación, hay muchos libros y cursos que pueden ayudarte. Pero lo más importante es seguir trabajando en ello.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo Preparar Un Sermón Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir