Casa Sobre La Roca - Versículos Bíblicos

Creo que nunca he conocido a un cristiano que no se haya sentido maravillado por las historias de Jesús. Tienen el tipo de poder que enciende la mente y nos cautiva durante días. Tomemos, por ejemplo, la historia del hombre que construyó su casa sobre la arena y de aquel cuyos cimientos eran de roca. A menudo se entiende que el tema se refiere a confiar en la sabiduría de Dios frente a la nuestra.

Índice de Contenido
  1. Salmo 127:1.
  2. Mateo 7:24-25
  3. 2 Samuel 22:2
  4. Salmo 31:2-3.
  5. Isaías 44:8
  6. Proverbios 18:10.
  7. Proverbios 10:9
  8. Conclusión

Salmo 127:1.

En el Salmo 127:1, encontramos estas palabras:

"Si el Señor no construye la casa, en vano trabajan sus constructores. Si el Señor no vigila la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes".

Dios es nuestro constructor, nuestro protector y defensor de esta Casa sobre la Roca. Pero Él también protege las ciudades. Porque cuando no pensamos en ello de manera específica, pensamos en que Él es protector de las personas específicamente... ¡pero en realidad es protector de todas las cosas que son Suyas!

Mateo 7:24-25

Suponga que está construyendo una casa. Primero empezarías por los cimientos, ¿verdad? Si no es lo suficientemente fuerte, ¡toda la casa se derrumbará! Esto es lo que dice este verso: si tienes a Jesús como tu fundamento (tu roca), nada puede sacudirte. Las pruebas vendrán sobre ti, pero no podrán sacudir tu fe en Dios, porque chocarán contra ella y rebotarán.

2 Samuel 22:2

  • El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi libertador;
  • En él confiaré; él es mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi torre alta y mi refugio;
  • Haré mención del nombre del Señor Jesucristo en todas las generaciones; por tanto, mantendréis un buen corazón.
Recomendado:  50 versículos edificantes sobre la ansiedad y el estrés

Salmo 31:2-3.

Dios es una fortaleza. Es tu protector, tu refugio contra el mundo y todos sus problemas (Salmo 16:1). También es tu escudo, que te protege de los daños y te mantiene a salvo del mal (Salmo 28:7).

Dios es también una roca, un cimiento fuerte que nunca puede ser sacudido o quebrado por las circunstancias o las pruebas de la vida (Salmo 62:2; 2 Corintios 1:20). Es tu torre de fortaleza cuando las cosas se ponen difíciles fuera de ti, y rescata a quienes corren hacia él como única esperanza de ayuda (Salmo 18:2). ¡Incluso se llama a Dios "libertador" en el Salmo 44:3!

Isaías 44:8

Una de las cosas más hermosas de Dios es que nos habla. Quiere tener una relación con nosotros, y como Él es perfecto y nosotros no, requiere que nos hable. En este versículo, Dios dice:

"No temáis, no tengáis miedo; ¿No predije esto y lo predije hace tiempo? Vosotros sois mis testigos; ¿Hay otro Dios además de mí? No, no hay otra Roca; no conozco ninguna".

Dios sabía lo que ocurría en tu vida antes de que nacieras. Él sabe todo sobre ti desde el momento en que fuiste creado hasta ahora. No te preocupes ni te estreses por nada en la vida porque Dios ya sabe lo que va a pasar antes de que ocurra.

Proverbios 18:10.

El nombre del Señor es una torre fortificada. Los justos corren hacia él y están a salvo. El Señor es una fortaleza, es el refugio de su pueblo, salva a los que confían en él.

Proverbios 10:9

Un hombre que camina con integridad es un hombre de honor y respeto. Es recto, honorable y fiel a su palabra. Una vida vivida con integridad llevará a la prosperidad, mientras que una vida injusta o deshonesta sólo conduce a la ruina.

Recomendado:  50 poderosos versículos sobre la gratitud

La honestidad es la mejor política; ¡la verdad te hará libre! La integridad protege tu reputación; demuestra que eres digno de confianza y que los demás pueden hacer negocios contigo. No puedes construir un negocio exitoso sin tener la integridad como uno de tus valores fundamentales, porque nadie quiere confiar su dinero o información a alguien que podría fácilmente estafarle lo que merece por su duro trabajo mintiendo todo el día.

Conclusión

Creo que la clave de todo esto debería ser que una buena gramática es la piedra angular de una comunicación eficaz. No es una reliquia inútil de una época pasada y nunca debe tratarse como tal. En el mundo actual, en el que gran parte de la comunicación se realiza en línea, es fácil olvidar el poder del lenguaje, pero conocer los pormenores de las elecciones gramaticales sigue siendo una gran ventaja tanto en la palabra escrita como en la hablada; sigue afectando a la forma en que el mensaje llega a la audiencia y a su disposición a escuchar.

Si te quedas con la idea de que la buena gramática es una preocupación anticuada del pasado, déjame que te deje con una última reflexión: si tu ortografía y tu gramática son tan pobres que nadie puede entender lo que dices, ¿qué sentido tiene hablar?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Casa Sobre La Roca - Versículos Bíblicos puedes visitar la categoría Versículos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir