Bosquejo Para Predicar A Un Enfermo

El propósito de este esquema es ayudarle a predicar a un enfermo. El esquema consiste en preguntas y posibles respuestas. Se puede utilizar como base para un sermón o un devocional, o se puede adaptar a una oración o incluso a un sermón completo.

Índice de Contenido
  1. ¿Qué le dice Dios al enfermo a través de su enfermedad?
  2. Preguntas para el enfermo
  3. ¿Sientes que Dios está tratando de llamar tu atención a través de tu enfermedad?
  4. ¿Cómo se ha visto afectada tu fe al estar enfermo?
  5. ¿Estás dispuesto a preguntarte "qué está tratando de enseñarme Dios"?
  6. ¿Hay alguna área de tu vida que te hayas resistido a entregar a Dios?
  7. ¿De qué manera el hecho de saber que Dios te ama marca una diferencia en cómo te sientes con respecto a tu enfermedad?
  8. ¿Te han ministrado bien otras personas mientras has recorrido este camino con la enfermedad?
  9. ¿Hay alguien que haya marcado una diferencia significativa en tu vida al cuidarte mientras estabas enfermo?
  10. ¿Ha habido personas que no le han ayudado en su enfoque de la enfermedad? Háblenos de ellas.
  11. ¿Qué consejo puede dar al resto de la congregación sobre cómo pueden atender mejor a los enfermos y a los que sufren diversas dolencias?
  12. Esquema del bosquejo:
  13. Conclusión

¿Qué le dice Dios al enfermo a través de su enfermedad?

Dios está tratando de mostrarles algo. Puede que no sean conscientes de algún pecado en su vida o que hayan descuidado una relación importante que necesita ser reparada y cuidada; tal vez no han estado leyendo su Biblia tan a menudo como deberían, o tal vez necesitan ayuda para entender lo que la Biblia dice sobre el sufrimiento y la muerte.

Tal vez están afligidos por una pérdida, como un trabajo o la muerte de un ser querido, y podrían beneficiarse de tener a alguien que comparta la esperanza bíblica con ellos en relación con este momento difícil de su vida.

Dios quiere que su pueblo esté sano para que podamos servirle más plenamente a través de nuestro trabajo, la adoración, las relaciones y el servicio a otros que están sufriendo a nuestro alrededor.

Preguntas para el enfermo

Las siguientes preguntas están diseñadas para ayudarte a entender el lugar que ocupa la enfermedad en tu vida y para animarte a compartir tus preocupaciones espirituales con los demás. También te ayudan a ver cómo Dios actúa a través de nuestras luchas, incluso cuando no entendemos su significado.

  • ¿Qué dice Dios a los enfermos a través de su enfermedad?
  • ¿Cómo se ha visto afectada tu fe al estar enfermo?
  • ¿Hay algún área de tu vida que te hayas resistido a entregar a Dios?

¿Sientes que Dios está tratando de llamar tu atención a través de tu enfermedad?

¿Sientes que Dios está tratando de llamar tu atención a través de tu enfermedad?

Mira También No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios No mires atrás - Análisis a la luz de la Palabra de Dios

Si la respuesta es afirmativa, es importante que te preguntes por qué. ¿Qué quiere Dios que aprenda de esta situación? ¿Cómo puedo utilizar esta experiencia para su gloria y mi bien? Si no sabes qué lección está tratando de enseñarte, entonces ¿cómo la aplicarás cuando llegue el momento?

Si la respuesta es no, entonces considera estas preguntas: ¿Estoy viviendo de acuerdo con la Palabra de Dios y Su voluntad para mi vida en este momento? Si no es así, ¿estoy dispuesto a cambiar mis costumbres para vivir de acuerdo con lo que Él desea de mí en lugar de hacer lo que tiene sentido a mis propios ojos (Jeremías 17:9)?

¿Cómo se ha visto afectada tu fe al estar enfermo?

Intenta ser lo más específico posible. Si te costó mucho rezar, o si sentiste la presencia de Dios mientras rezabas, explica lo que ocurrió. Si algo de la Biblia te ayudó a reconfortarte, comparte cómo ese pasaje marcó la diferencia en tu vida en ese momento. O tal vez había un pasaje que no significaba mucho hasta ahora. ¿Cómo cambió con las circunstancias?

Si hay algo más que te venga a la mente sobre cómo la enfermedad ha afectado tu caminar con Dios, ¡escríbelo aquí!

¿Estás dispuesto a preguntarte "qué está tratando de enseñarme Dios"?

El primer paso para sacar el máximo provecho de la palabra de Dios es estar dispuesto a preguntarse "¿qué está tratando de enseñarme Dios?" Un buen predicador siempre tendrá en cuenta esta pregunta en la preparación de su sermón. Tú puedes hacer lo mismo siguiendo estos pasos:

Pregúntese qué puede aprender de estar enfermo. Por ejemplo, una persona que nunca ha sufrido una enfermedad crónica puede no haber aprendido nunca sobre sus propias limitaciones físicas.

Mira También Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos   Tomar buenas decisiones – Qué implicaciones tuvo para los personajes bíblicos  

Como resultado, pueden sentir que su cuerpo les traiciona cuando les falla y les hace sentirse débiles y cansados todo el tiempo. Sin embargo, las personas que han padecido dolor crónico suelen ser más conscientes de la importancia del descanso y de una nutrición adecuada que los demás, porque saben que se sienten mucho más productivos cuando se cuidan adecuadamente.

A su vez, esta conciencia lleva a estas personas no sólo a mejorar sus hábitos de autocuidado en general, sino también a comprender más profundamente cómo nos ve Dios (que estamos hechos a su imagen) y cómo quiere que nos tratemos a nosotros mismos (con amor).

¿Hay alguna área de tu vida que te hayas resistido a entregar a Dios?

Hay un área de tu vida que te has resistido a entregar a Dios. En esta área, quieres tomar tus propias decisiones y controlar el resultado. ¿Cuáles son las consecuencias de resistirse a rendirse a Dios en esta área?

La consecuencia es la muerte (Romanos 6:23).

¿Qué puedes hacer para rendirte en esta área? Rendirse significa reconocer que Dios nos ama tanto que envió a su Hijo Jesucristo como pago por nuestros pecados (2 Corintios 5:21).

Sin embargo, también debemos reconocer nuestra propia pecaminosidad (Romanos 3:23) y pedirle perdón mediante la fe en Jesucristo (Hechos 4:12). Este es el verdadero arrepentimiento.

Mira También La última lágrima –  Qué dicen las Sagradas Escrituras La última lágrima – Qué dicen las Sagradas Escrituras

¿De qué manera el hecho de saber que Dios te ama marca una diferencia en cómo te sientes con respecto a tu enfermedad?

El amor de Dios es incondicional. La Biblia nos dice que Dios nos amó antes de que hiciéramos algo para merecerlo; nos amó cuando todavía éramos pecadores y enemigos de Dios (Romanos 5:8).

Su amor no depende de tus circunstancias, tu rendimiento o tu valor. No importa si eres rico o pobre, hermoso o feo, sano o enfermo. No importa si tienes un doctorado o un suspenso en la escuela, si tu matrimonio es perfecto o está roto: Dios te ama.

El hecho de que Dios nos ame tanto debería ser suficiente para consolar incluso a la persona más desconsolada que sufre una enfermedad, así como a cualquiera que haya perdido a alguien cercano a causa de una tragedia o una muerte inesperada (Romanos 8:38-39).

También debería darles esperanza en los momentos difíciles, cuando se ven tentados por la desesperación pensando que no hay salida (Salmo 119:50-52). Cuando todo parezca inútil, recuerda que:

"Dios no duerme ni se adormece; sus ojos vigilan a las naciones; fortalecerá a los que confían en él" (Salmo 121:4).

¿Te han ministrado bien otras personas mientras has recorrido este camino con la enfermedad?

Cuando tengas la oportunidad, habla de las personas que te han ayudado en tu camino con la enfermedad. Pregúntale si hay otras personas que le hayan ayudado en su camino con la enfermedad.

Mira También La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos  La autoridad de los discípulos – El poder de Dios en sus Hijos 

¿Dónde estaban esas personas? ¿Qué hicieron? ¿Cómo le ayudaron? ¿Hay algo más que se pueda hacer para ayudarles a sentirse apoyados en su lucha?

Si no hay ninguna persona concreta que le venga a la mente, piense en aquellas que podrían ser útiles (por ejemplo, consejeros o profesionales médicos).

¿Hay alguien que haya marcado una diferencia significativa en tu vida al cuidarte mientras estabas enfermo?

¿Cuál es la diferencia entre estas personas? ¿Cómo te hicieron sentir? ¿Has pensado alguna vez en lo mucho que tu actitud afecta a los demás?

Cuando estamos enfermos y no podemos ser autosuficientes, es fácil olvidar que aún podemos hacer cosas buenas por los demás.

Es un buen momento para pensar en todas las formas en que podemos servir, ya sea ayudando en nuestra iglesia o comunidad, haciendo algo bueno por otra persona (y sin esperar nada a cambio), o incluso simplemente sonriendo a los extraños en la calle.

¿Ha habido personas que no le han ayudado en su enfoque de la enfermedad? Háblenos de ellas.

Una persona enferma necesita encontrar una comunidad de apoyo. Puede ser la familia, los amigos o los miembros de la iglesia. La persona se beneficiará de encontrar a alguien que pueda escuchar sin juzgar. La persona enferma no debe sentir que debe explicar todo porque el oyente puede haberlo escuchado antes.

Mira También Lo Superlativo del Amor - Qué Significa Lo Superlativo del Amor - Qué Significa

Puede ser difícil para algunas personas unirse a su sufrimiento con usted, pero cuando alguien se acerca y escucha sin juzgar es cuando es más útil.

¿Qué consejo puede dar al resto de la congregación sobre cómo pueden atender mejor a los enfermos y a los que sufren diversas dolencias?

Tengan paciencia, sean amables y comprensivos. Escuchar sin juzgar. Comunicar con claridad. Sé un buen cuidador y amigo que esté dispuesto a llevar cargas pesadas y a ayudar en las tareas diarias. Sé un buen cristiano; sigue el ejemplo de Jesucristo en el cuidado de los necesitados.

Sirve a tu prójimo como te gustaría que te sirvieran a ti si los papeles estuvieran invertidos; trata a los demás como querrían ser tratados siguiendo las leyes de Dios transmitidas por Moisés a través de generaciones de profetas como Isaías, Jeremías, Amós y Oseas.

Sé un buen miembro de la familia mostrando respeto por todos los miembros de la familia, independientemente de las creencias religiosas o las diferencias de edad; muestra amabilidad hacia todos, incluidos los niños, que quizá no entiendan todavía lo que está pasando, pero que también necesitan amor.

Por último, no olvides que ser un buen ciudadano significa pagar los impuestos que se destinan a ayudar a las personas a recibir tratamiento médico cuando lo necesitan; ser voluntario en los hospitales locales o en las clínicas de salud para que los que no pueden permitirse una cobertura sanitaria tengan acceso a este servicio vital, no sólo una vez, sino durante toda su vida.

Esquema del bosquejo:

Este esquema ofrece algunas sugerencias para hablar con un enfermo. Ahora que ya sabes cómo prepararte, veamos el esquema:

Mira También Volviéndonos a Dios de Corazón - Regresando a la luz admirable de Cristo Volviéndonos a Dios de Corazón - Regresando a la luz admirable de Cristo
  • Introducción
  • Dile a la persona enferma tu nombre y a qué te dedicas. ¿Por qué has venido a visitarle? ("Fui enviado por Dios") ¿Cómo se sienten en este momento?
  • Puntos principales
  • Hay buenas noticias para ellos. Es posible que tengan una recuperación completa si siguen el plan de Dios para sanar su cuerpo y su alma. Pero también hay cosas que se podrían hacer mejor para lograr una salud completa-por ejemplo, mantener las citas con el médico y tomar los medicamentos exactamente como se prescriben.

Conclusión

Estas son sólo algunas ideas para predicar a los enfermos. Lo más importante es recordar que Dios te ama, al igual que todos los que vienen a la iglesia. Están allí porque se preocupan por ti, no porque quieran algo de ti. Dios quiere que te recuperes, pero también quiere que haya paz en tu corazón y que aceptes su voluntad para tu vida.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bosquejo Para Predicar A Un Enfermo puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir