Bosquejo Bíblico De Hebreos 12:14

El apóstol Pablo escribía a un grupo de judíos que tenían dificultades para entender el evangelio. Como cristianos, todos podemos relacionarnos con eso. En este pasaje, habla de cómo la santidad de Dios (y nuestra necesidad de ella) siempre va a ser más importante que cualquier posesión o búsqueda terrenal.

Encontramos este tema a lo largo de Hebreos 12:14: "Buscad la paz con todos los hombres y la santidad". Este versículo proporciona varios puntos de énfasis que nos ayudarán a entender mejor la importancia de la santidad en nuestras vidas hoy en día

Índice de Contenido
  1. El objetivo es la paz.
  2. El reino es el cielo.
    1. Los elementos esenciales de nuestra vida son la santidad y el temor.
    2. La necesidad de la santidad y el temor se deriva de su importancia para dios.
    3. La santidad y el temor son temas inseparables.
  3. Conclusión

El objetivo es la paz.

Hebreos 12:14 es una instrucción para nosotros. El objetivo de la vida cristiana es la paz. En otras palabras, nuestro objetivo debe ser vivir en paz con Dios y con los demás. La paz es un deseo universal, pero requiere estar en paz con nosotros mismos en primer lugar. Esto tiene muchos beneficios:

Podrás perdonarte más fácilmente (1 Juan 1:9). Tendrás confianza en quién eres (Filipenses 3:10-14). Ya no te sentirás culpable porque sabes que no hay nada malo en ti (Romanos 8:1). Podrás disfrutar más porque las preocupaciones ya no entrarán en juego tanto o nada (Filipenses 4:6-7; 1 Pedro 5:8).

El reino es el cielo.

El reino es un lugar de paz. El cielo es un lugar de santidad. Es un lugar donde está Dios, y es donde Él quiere que estemos nosotros también. La presencia de Dios produce asombro, alegría y vida, y todas estas cosas las podemos experimentar también aquí en la tierra.

Recomendado:  Características Del Infierno

Los elementos esenciales de nuestra vida son la santidad y el temor.

El primer elemento esencial de nuestra vida es la santidad. La santidad es un estado de ser apartado para Dios. Es algo que no podemos ganar; es un regalo de Dios. No es una especie de legalismo o actuación ritual, sino una actitud que proviene de conocer y amar a Dios.

Cuando lo piensas, esto tiene sentido: si alguien te ama, querrá estar contigo más que con cualquier otra persona en el mundo, ¡y tampoco querrá que te pase nada malo! Del mismo modo, cuando tenemos a Jesús viviendo en nosotros (Colosenses 1:27), querremos seguirle incluso más de lo que cualquier otra persona podría ordenarnos porque ¡nos ama tanto!

El segundo elemento esencial de nuestra vida es el temor; sin embargo, éste no es cualquier tipo de temor: ¡es un saludable respeto por Dios! Vemos esto a lo largo de la Escritura, como cuando David dijo:

"Antes de ser afligido me extraviaba, pero ahora he guardado tu palabra" (Salmo 119:67).

La necesidad de la santidad y el temor se deriva de su importancia para dios.

No se trata de lo que queremos que Dios haga, sino que se trata de Él. Dios quiere que seamos santos porque Él es santo, y quiere que le temamos porque Él es poderoso y justo. La razón por la que esto importa tanto es porque también afecta a la cantidad de alegría que tendremos en nuestras vidas aquí en la tierra, así como en el Cielo.

La santidad y el temor son temas inseparables.

LA SANTIDAD Y EL TEMOR SON TEMAS INSEPARABLES. Como cristiano, debes ser santo y temer a Dios. Estos dos temas son inseparables: si no eres santo, es imposible que temas a Dios; y si no temes a Dios, es imposible que seas santo.

Recomendado:  Qué Es El Yelmo De La Salvación Y Para Qué Se Usa

Esto se debe a que la santidad y la piedad (que es sinónimo de "temer a Dios") se necesitan mutuamente. Si no somos santos en nuestras vidas, si no nos abstenemos de las acciones malas

¿Cómo podemos saber realmente que existe el pecado? Y puesto que saber que existe el pecado (y comprender sus consecuencias) hace que nos sintamos mal con nosotros mismos, ¿cómo puede alguien seguir siendo feliz mientras vive en esta condición?

Por el contrario, cuando alguien experimenta las bendiciones de la verdadera santidad en lugar de la mera apariencia externa (como se describió anteriormente), se sentirá justificado en lugar de condenado por su conciencia; lo que solía traer culpa ahora trae paz y alegría porque ¡Cristo lo ha redimido de la muerte a través de Su propio sacrificio en la cruz!

Conclusión

La meta es la paz, el reino es el cielo, y los elementos esenciales de nuestra vida son la santidad y el temor. La paz es el resultado de una relación correcta con Dios, y esto comienza por entender que Él es nuestro Padre que nos ama incondicionalmente.

La única manera de experimentar la verdadera paz en nuestras vidas es sabiendo que somos perdonados y amados por Dios. Este tipo de amor no tiene condiciones; no hay ataduras a lo mucho o poco que hagamos por Él porque este amor viene de Su naturaleza como bondad perfecta en lugar de lo que podamos darle o hacer por Él (Romanos 5:5). Al aceptar a Cristo en tu vida como Señor y Salvador, encuentras la verdadera paz (Juan 14:27).

Recomendado:  Estudio Bíblico De Deuteronomio 2

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bosquejo Bíblico De Hebreos 12:14 puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir