Bienaventurados - Estudio bíblico

Las Bienaventuranzas son una serie de bendiciones que Jesús dijo a sus seguidores en el Sermón de la Montaña (Mateo 5-7). Estas bendiciones son declaraciones de "bendición" que describen lo que algunas personas considerarían circunstancias desafortunadas. Por ejemplo, cualquiera que haya estado alguna vez triste -la segunda bienaventuranza- entiende que no es una bendición estar triste y deprimido.

Pero Jesús enseñó a sus discípulos a ver las cosas de forma diferente a como las ve el mundo. Nos enseña que los que lloran serán consolados; los mansos heredarán la tierra; los que tienen hambre y sed de justicia serán saciados. Las Bienaventuranzas nos enseñan cómo vivir para el reino de Dios y cómo encontrar la vida eterna a través de Cristo:

Índice de Contenido
  1. Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
  2. Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados.
  3. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
  4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
  5. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.
  6. Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios.
  7. Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios.
  8. Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
  9. Alegraos y regocijaos.
  10. Conclusión:

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Para ser bendecido, primero debes ser pobre de espíritu. Esto significa aceptar la verdad de lo que Dios dice sobre ti y tus circunstancias. No eres perfecto y nunca lo has sido. Por lo tanto, si estamos dispuestos a aceptar esta verdad sobre nosotros mismos, seremos capaces de aceptar Su ayuda cuando se presente.

No nos sentiremos tan mal cuando las cosas no salgan como queremos, porque entenderemos que Dios sigue trabajando en nosotros como lo hizo con Jesús (Romanos 8:28).

Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados.

"Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados".

La palabra "llorar" significa afligirse. El duelo es una parte normal de la vida. Vivimos en un mundo caído en el que todo el mundo muere y todos experimentamos pérdidas en algún momento. Al leer nuestro estudio sobre esta Bienaventuranza, ten en cuenta estas preguntas: ¿Cómo me afecta el dolor? ¿Cómo puedo reconocer cuando otra persona está afligida? ¿Cuál debería ser mi respuesta cuando veo a alguien que está afligido?

Recomendado:  Bosquejo Bíblico Del Salmo 31

Si somos sinceros con nosotros mismos, la mayoría de nosotros no tiene ni idea de cómo afrontar la pena porque es muy dolorosa. Entonces, ¿qué hacemos? Un buen punto de partida es reconocer que necesitas ayuda para procesar tu dolor y aprender a sobrellevarlo, y aquí es donde Dios entra en juego.

Él quiere que nos apoyemos en él cuando pasemos por momentos difíciles para que nos dé la fuerza de Cristo (2 Cor 12:9-10). De este modo, aunque nuestras emociones no tengan sentido al principio (porque nunca han estado aquí antes), con el tiempo se normalizarán, siempre que sigamos buscando a Dios a diario (Salmo 145:18).

Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

La mansedumbre no es debilidad. Una persona mansa es fuerte bajo control, pero no deja ver su fuerza todo el tiempo. No tiene que demostrar lo fuerte que es presumiendo o siendo malo con los demás. Cuando una persona muestra mansedumbre, controla su ira y se calla cuando debería hablar. Las personas mansas tienen un temperamento suave, son pacientes y perdonan a los demás incluso cuando nos hacen cosas malas (Mateo 5:5).

De temperamento suave - fácilmente conmovido o molesto por las acciones o actitudes de otras personas; no se irrita fácilmente; de manera tranquila; de corazón amable

Paciente - dispuesto a aceptar la demora o los problemas sin enojarse; sufrimiento prolongado; tolerante de las malas acciones sin represalias

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Jesús ordenó a sus discípulos que fueran perfectos, como Dios es perfecto. No debían mentir, engañar o robar. Debían amar al prójimo como a sí mismos y hacer buenas obras para entrar en el cielo.

Las enseñanzas de Jesús proporcionan un camino hacia la vida eterna a través de seguir sus mandamientos y superar el pecado convirtiéndose en justos; esto incluye el ayuno, la oración y dar limosna (caridad). En esta bienaventuranza vemos que los que tienen hambre de justicia estarán satisfechos espiritualmente porque han encontrado la verdadera satisfacción en las palabras de Cristo: "Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia".

Recomendado:  Estudio Bíblico De Números 16

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia.

El mandato de ser misericordioso no es una sugerencia ni algo opcional. Como dejan claro las Bienaventuranzas, la misericordia es una virtud y un don. También es un signo de amor: nuestro amor por los demás y el amor de Dios por nosotros. En otras palabras, la misericordia es una de las formas más grandes en que podemos mostrar nuestra gratitud y devoción a Dios, porque Él mostró primero una gran misericordia hacia nosotros a través de Cristo Jesús, nuestro Señor.

La misericordia es un tema tan importante que cada parte de las Escrituras habla de ella en algún momento. La Biblia dice que Dios mismo es misericordioso:

El Señor [Dios] se le apareció desde lejos, diciendo: "Te he amado con amor eterno; por eso te he atraído con misericordia". (Jeremías 31:3-4)

Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios.

El corazón es el centro del alma humana, la sede de las emociones y la voluntad, el centro donde residen el intelecto y la conciencia. Es lo que separa a los humanos de los animales, ya que nos permite sentir y pensar más allá del ámbito físico. Cuando miramos este pasaje a la luz de estas verdades sobre lo que nos hace humanos, empezamos a ver lo importante que es para nuestra relación con Dios que nuestros corazones sean puros.

Imagina que tratas de comunicarte con alguien que no habla tu idioma o que ni siquiera tiene oídos: ¡no va a suceder! Para que podamos entender verdaderamente la verdad de Dios a través de Jesucristo, necesitamos corazones puros para que Él pueda hablar a través de nosotros en lugar de sólo escuchar nuestras voces (o leer este artículo). Si tu corazón no es puro, no podrás escuchar a Dios porque habrá demasiadas distracciones provenientes de tu interior.

Bienaventurados los pacíficos, porque serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios.

Recomendado:  Dios Da Dios Quita - Versículos Bíblicos

Jesús está diciendo que la paz es una bendición. Quiere la paz para sus seguidores porque significa que podemos sentirnos cerca de él y de nuestros vecinos (Lucas 6:27-29).

También vemos esto en Mateo 5:9-12, donde Jesús dice: "Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios". "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados".

El libro del Apocalipsis nos dice que Jesús volverá un día para establecer la paz eterna en la tierra (Apocalipsis 21:3).

Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Cuando usted es perseguido por su fe en Jesucristo, es una señal segura de que Dios está con usted. Es una prueba de que Él ha dejado claro a los que te persiguen que no saben lo que están haciendo. Es una de las formas en que Dios ilumina las tinieblas, mostrándolas como lo que realmente son: miedo y malas intenciones.

Puedes estar seguro de que cuando esto ocurra, cuando tu enemigo intente perseguirte u oprimirte, o incluso matarte a causa de tu fe en Jesucristo, tu nombre estará escrito en el libro de la vida (Apocalipsis 20:15). ¡Esto significa que cuando muramos nuestras vidas aquí en la tierra continuarán con Dios para siempre!

Alegraos y regocijaos.

Las Bienaventuranzas son un conjunto de enseñanzas que proporcionan un camino hacia la vida eterna. Alegraos cuando la gente os insulte, os persiga y diga falsamente toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa es grande en el cielo.

Conclusión:

Las enseñanzas de Jesús proporcionan un camino hacia la vida eterna. Si has seguido nuestro estudio bíblico sobre las Bienaventuranzas hasta ahora, ya tienes mucha información sobre las enseñanzas de Jesús. También sabes que estas enseñanzas no son sólo para los cristianos; son para todas las personas en todas partes y en todas las épocas.

Si quieres vivir para siempre con Dios en el Cielo, ¡siguiendo estas enseñanzas es como puedes hacerlo! Sólo estamos arañando la superficie de lo que ofrecen las bienaventuranzas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Bienaventurados - Estudio bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir