Abre Nuestros Ojos Señor

Querido Señor, hoy venimos a ti con los brazos y el corazón abiertos. Te pedimos que guíes nuestros pies por el camino que nos lleva a ti. Por favor, ayúdanos a encontrar la paz en nuestro interior y el consuelo de saber que nunca nos has dejado ni nos has abandonado.

Abre Nuestros Ojos Señor

Índice de Contenido
  1. Cuando nos ciega la tristeza,
  2. Cuando no podemos ver la bondad que nos rodea,
  3. Sólo podemos ver lo que nos hace daño,
  4. Ayúdanos a abrir los ojos de nuevo.
  5. Abre nuestros ojos Señor para ver a los que nos necesitan en nuestra vida,
  6. Abre nuestros ojos Señor para ver las bendiciones que nos has dado,
  7. Abre nuestros ojos Señor y ayúdanos a ser una bendición para los demás.
  8. Abre nuestros ojos Señor para que podamos ver con la verdad de tu palabra,
  9. Ayúdanos a dejar de lado los miedos y las penas de esta vida y a centrarnos en ti, el que nos amó primero.
  10. Amén
  11. Conclusión

Cuando nos ciega la tristeza,

Cuando la tristeza nos ciega, no podemos ver las cosas buenas que nos rodean. Nuestros ojos se centran en lo que nos duele y sólo podemos ver eso. Ayúdanos a abrir nuestros ojos de nuevo, Señor. Ábrelos de par en par para que podamos ver a los que nos necesitan en nuestra vida y lo mucho que les has bendecido con tu amor y tu misericordia.

Cuando no podemos ver la bondad que nos rodea,

Cuando no podemos ver la bondad que nos rodea, debemos detenernos y abrir los ojos. Debemos buscar lo bueno en los demás, en nosotros mismos, en nuestra vida, en nuestro trabajo y en nuestros amigos y familia. Siempre hay algo bueno a mano si estamos dispuestos a buscarlo.

Recomendado:  Cuida Tu Agenda Para Que Puedas Servir A Dios

¿Cuándo fue la última vez que agradeciste algo? ¿Cuándo fue la última vez que te diste cuenta de la belleza de alguien o le oíste reír con alegría? ¿Cuándo fue la última vez que se tomó un momento para disfrutar de una taza de café o té caliente? Si nos centramos en lo que nos hace felices, no sólo en nosotros mismos sino también a nuestro alrededor, podemos encontrar la felicidad en cualquier lugar.

Sólo podemos ver lo que nos hace daño,

A veces, cuando miramos el mundo que nos rodea, sólo vemos lo que nos hace daño. Tendemos a olvidar las cosas buenas de nuestra vida. Perdemos de vista las cosas que son importantes, y en su lugar nos centramos en las que traen dolor y sufrimiento. Intentemos no hacerlo. Recordemos todas las cosas buenas que tenemos: nuestros amigos, nuestras familias, nuestras posesiones. ¡incluso el simple hecho de tener comida cada día!

Ayúdanos a abrir los ojos de nuevo.

En el espíritu del Día de Acción de Gracias, quiero dar gracias por estas cosas

  • Tu palabra que nos dice que abramos los ojos
  • Tu gracia que nos abre los ojos
  • La verdad de tu palabra que abre nuestros ojos

Abre nuestros ojos Señor para ver a los que nos necesitan en nuestra vida,

  • Abre nuestros ojos Señor para ver a los que nos necesitan en nuestra vida,
  • Abre nuestros oídos Señor para que podamos escuchar el clamor de los demás y conocer sus necesidades,
  • Abre nuestros corazones, Señor, para que podamos amar a los que no son amados y ser amados nosotros mismos,

Abre nuestros ojos Señor para ver las bendiciones que nos has dado,

Cuando abrimos los ojos para ver las bendiciones que Dios nos ha dado, nos damos cuenta de que están a nuestro alrededor. Dios quiere bendecirnos, pero a veces no las reconocemos como bendiciones porque no siempre son lo que creemos que deberían ser.

Recomendado:  Predicaciones De La Palabra De Dios

Las bendiciones vienen de Dios, y son recordatorios de su amor por nosotros. Lo único que quiere es que cada uno de nosotros experimente sus bendiciones cada día.

Las bendiciones aparecen de muchas maneras diferentes (aunque parezca que hay menos cosas buenas en tu vida). Tal vez alguien se ofrece a llevarte cuando lo necesitas; tal vez alguien te da comida cuando se te acaba; tal vez alguien te ayuda con algo grande o pequeño - ¡todas estas cosas pueden ser consideradas "bendiciones" porque nos recuerdan que nuestro Padre siempre está trabajando entre bastidores!

Abre nuestros ojos Señor y ayúdanos a ser una bendición para los demás.

Ayúdanos a ver la verdad de tu palabra, Señor. Abre nuestros ojos Señor para ver a aquellos que nos necesitan en sus vidas; aquellos que necesitan nuestras oraciones, aquellos que necesitan un oído atento o ayuda con algo en casa, en el trabajo o en la escuela. Ayúdanos a ver las bendiciones que nos has dado para que podamos compartir estas bendiciones con otros a nuestro alrededor que también las necesitan.

Abre nuestros ojos Señor para que podamos ver con la verdad de tu palabra,

Cuando caminamos en la verdad, cuando vemos con los ojos de la fe y no con los ojos de la vista y la razón, entonces podemos experimentar verdaderamente quién eres y lo que significa tu amor para nosotros. Abre nuestros ojos Señor para que podamos ver con la verdad de tu palabra. Deja a un lado los miedos y las penas de esta vida y céntrate en ti, el que nos amó primero.

Ayúdanos a dejar de lado los miedos y las penas de esta vida y a centrarnos en ti, el que nos amó primero.

  • Centrémonos en el Señor: Dejemos a un lado los temores y las penas de esta vida, y centrémonos en ti, el que nos ha amado primero.
  • Centrémonos en su amor por nosotros: Veamos su gran amor por nosotros en toda su belleza.
  • Concéntrate en su palabra: Que nos recuerde las palabras de su libro que nos dicen cómo vivir unos con otros en paz, justicia y armonía.
  • Concéntrate en sus promesas: Recordemos lo fiel que eres a la hora de cumplir todas tus promesas, pase lo que pase aquí abajo; incluso cuando las olvidemos o no podamos verlas con claridad, tú (u otros) siempre se lo recordarán a los que creen en ellas.
Recomendado:  Aprendiendo De Las Águilas

Amén

Amén, es una oración importante que significa "así sea" o "así lo creo". La palabra amén se encuentra en las lenguas hebrea y griega, así como en el antiguo latín. Se utiliza para afirmar algo que ha dicho otra persona. Por ejemplo, si alguien dice una oración, puedes decir amén al final de la misma para mostrar tu acuerdo con lo que se acaba de decir.

También puedes utilizar el amén en tus propias oraciones. Si estás rezando a Dios o a Jesucristo, terminar tu súplica con amén es alabar su grandeza y pedirle que bendiga lo que se ha pedido.

Conclusión

Querido amigo, espero que este artículo te haya servido para ver cómo podemos utilizar la música como medio de adoración y oración. ¡Hazme saber si te ha ayudado de alguna manera dejando tus comentarios abajo!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Abre Nuestros Ojos Señor puedes visitar la categoría Predicas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir