2 Corintios 1:4 - Explicación Bíblico

El apóstol Pablo, al ver que su afligida condición provocaba que los corintios se preocuparan y entristecieran, les escribe esta carta de consuelo y consolación. Los consuela diciéndoles que Dios es el autor de todos sus consuelos (ver 1 Cor. 10:13), y que pueden esperar ser consolados por él.

Porque tiene un tesoro de consuelos en sí mismo, que dispensa generosamente siempre que hay ocasión para ello; como cuando somos probados, humillados y afligidos. Y además de esto, nos ha provisto de una herencia eterna de indecible gozo y deleite (1 Pe. 1:4).

Índice de Contenido
  1. ¿Qué significa 2 Corintios 1:4?
    1. ¿Qué simboliza 2 Corintios 1:4?
  2. La respuesta: de Dios
    1. Porque tiene un tesoro de consuelos en sí mismo,
  3. Nos ha provisto de una herencia eterna de inefable gozo y placer (1 Pe. 1:4).
  4. Para llevar:

¿Qué significa 2 Corintios 1:4?

El apóstol Pablo escribía a la iglesia de Corinto y explicaba que, aunque había sido encarcelado y maltratado por sus enemigos, Dios seguía bendiciéndolo. Escribió: "No perdemos el ánimo. Aunque por fuera nos estemos consumiendo, por dentro nos renovamos de día en día" (2 Corintios 4:16).

Este es uno de los varios versículos en los que Pablo habla sobre las aflicciones y lo que significan para los creyentes en Cristo. En esta sección, examinaremos cómo 2 Corintios 1:4 aborda la cuestión del sufrimiento y cómo Dios trae consuelo a través de él.

¿Qué simboliza 2 Corintios 1:4?

Las palabras de Pablo indican que no hay razón para que los cristianos se desanimen porque estén experimentando aflicción o angustia -como ser perseguidos por sus enemigos o enfrentar circunstancias difíciles- porque estas cosas en realidad nos acercan a Dios

Recomendado:  Bosquejo De Predicas Para Jóvenes

Después de todo, "todo lo que me sucede ha sido ordenado por Dios para que aprenda de ello". Esto significa que tu angustia no durará para siempre. ¡Así que alégrate! Y no lo olvides cuando vuelvas a sentirte mal mañana.

La respuesta: de Dios

Pablo escribe a los corintios, que están sufriendo. Pablo los consuela diciéndoles que Dios es el autor de todos sus consuelos.

La palabra "consuelo" aquí significa literalmente "vendar y curar". Pablo quiere que sus lectores sepan que no tienen que preocuparse por nada porque Dios se encargará de todo, ¡no importa lo que pase en la vida!

El apóstol Pablo, al ver que su afligida condición causaba que los corintios estuvieran preocupados y entristecidos, les escribe esta carta de consuelo y consolación.

  • El apóstol Pablo, viendo que su afligida condición causaba que los corintios se preocuparan y entristecieran, les escribe esta carta de consuelo y consolación.
  • Pablo escribe a los corintios. Se encuentran en una situación difícil.
  • Están preocupados y entristecidos.

Porque tiene un tesoro de consuelos en sí mismo,

Dios tiene un tesoro de consuelos en sí mismo, que dispensa generosamente siempre que hay ocasión para ello; como cuando somos probados, humillados y afligidos.

El apóstol hace uso aquí de la palabra ειλημμενος (eilemenos), la misma que utilizó San Pedro para expresar su ingreso en la cárcel (Hch 12,5).

Significa "lo que se arroja o se deposita", por lo que significa que Dios ha depositado en sí mismo una gran cantidad de consuelo, que también nos otorgará gratuitamente cuando más lo necesitemos.

Nuestro Señor dice que es "el Consolador" (Juan 14:16), porque viene a animarnos cuando estamos tristes o deprimidos; sí, incluso más que eso: llevará nuestras penas si es necesario (Gálatas 4:19); sí, aún más: si alguien está bajo prueba (1 Corintios 10:13) y necesita consuelo para sus penas y aflicciones, que venga a mí, dijo nuestro Señor Jesucristo a Tomás, y encontrarás descanso para tu alma.

Recomendado:  Muéstrame Tu Fe – Estudio Bíblico

Nos ha provisto de una herencia eterna de inefable gozo y placer (1 Pe. 1:4).

Y además de esto, nos ha proporcionado una herencia eterna de indecible alegría y deleite. Esto es un gran consuelo para los que sufren. Saber que Dios consuela a los que sufren es reconfortante en sí mismo.

Dios consuela a los afligidos sacándolos de su aflicción (2 Cor. 1:4). Así como da fuerza a los débiles, también da gracia a su pueblo cuando está débil y afligido (2 Cor. 12:8-10). También nos anima a ser pacientes en la tribulación, porque "el justo vivirá por la fe" (Romanos 1:17; Gálatas 3:11).

Para llevar:

Es reconfortante saber que Dios consuela a los que sufren. Dios nos consuela en todos nuestros problemas. Podemos consolar a otros con el consuelo que recibimos de Dios.

Los consuelos de Dios son inagotables, y Él los dispensa generosamente cuando se presenta la ocasión. Nos anima saber que incluso nuestro sufrimiento no es en vano, sino que nos ayuda a vivir nuestra fe en Cristo.

Podemos reconfortarnos sabiendo que Dios siempre estará con nosotros cuando pasemos por pruebas y tribulaciones. De hecho, nos ha proporcionado una herencia eterna de gozo indecible para los que le aman.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 2 Corintios 1:4 - Explicación Bíblico puedes visitar la categoría Estudios Bíblicos.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir