¿Sanó Jesús a dos ciegos (Mateo 20:29-34) o a un solo ciego (Marcos 10:46-52; Lucas 18:35-43)?

Respuesta

A pesar de las aparentes discrepancias, estos tres pasajes se refieren al mismo incidente. El relato de Mateo cita a dos hombres curados cuando Jesús salió de Jericó. Marcos y Lucas se refieren sólo a un ciego curado, pero Lucas dice que ocurrió cuando Jesús entraba en Jericó, mientras que Marcos registra que ocurrió cuando salió de Jericó. Hay explicaciones legítimas para las aparentes discrepancias. Veámoslas en lugar de decidir que se trata de una contradicción y que la Biblia está en un error

Que se trata del mismo incidente se ve en la similitud de los relatos, empezando por los dos mendigos sentados al borde del camino. Llaman a Jesús, refiriéndose a Él como "Hijo de David" (Mateo 20:30; Marcos 10:48; Lucas 18:38), y en los tres relatos son reprendidos por los que están cerca y se les dice que se callen, pero siguen llamando a Jesús (Mateo 20:31; Marcos 10:48; Lucas 18:39). Los tres relatos describen conversaciones casi idénticas entre Jesús y los mendigos y las conclusiones de los relatos son también idénticas. Los mendigos reciben la visión inmediatamente y siguen a Jesús

Sólo Marcos opta por identificar a uno de los mendigos como Bartimeo, tal vez porque Bartimeo era conocido por los lectores de Marcos, o porque conocían al padre de Bartimeo, Timeo, mientras que el otro ciego era un desconocido para ellos. En cualquier caso, el hecho de que Marcos y Lucas sólo mencionen a un mendigo no contradice el relato de Mateo. Marcos y Lucas nunca dicen que hubiera sólo un mendigo. Simplemente se centran en uno, Bartimeo, que probablemente era el más ruidoso de los dos. Mateo se refiere a los dos ciegos que llaman a Jesús, indicando claramente que eran dos.

Recomendado:  ¿Qué dice la Biblia sobre la responsabilidad personal?

La otra cuestión que se plantea es si Jesús entraba en Jericó o salía de ella. Los comentaristas bíblicos citan el hecho de que en aquella época había dos Jericó, una la colina de la antigua ciudad (que todavía existe hoy) y la otra la ciudad habitada de Jericó. Por lo tanto, Jesús pudo haber curado a ambos hombres cuando salía de la antigua ciudad de Jericó y entraba en la nueva ciudad de Jericó

En cualquier caso, centrarse en estos pequeños detalles excluyendo todo lo demás es perder el sentido de la historia: Jesús curó a los ciegos, demostrando que era realmente el Hijo de Dios con poderes más allá de lo que un hombre mortal podría tener. A diferencia de los fariseos, que se negaban a ver lo que tenían ante sus ojos, nuestra respuesta a Jesús debería ser la misma que la de los ciegos: pedirle que nos dé ojos para ver la verdad espiritual, reconocerle por lo que es y seguirle.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Sanó Jesús a dos ciegos (Mateo 20:29-34) o a un solo ciego (Marcos 10:46-52; Lucas 18:35-43)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir