¿Quién era Tomás en la Biblia?

Respuesta

Tomás fue uno de los doce apóstoles de Jesucristo. En la Biblia, Tomás también se llamaba Dídimo (Juan 11:16; 20:24), que es el equivalente griego del nombre hebreo Tomás, ambos significan "gemelo" La Escritura no nos da el nombre del gemelo de Tomás.

En los Evangelios Sinópticos -Mateo, Marcos y Lucas- Tomás sólo se menciona en las listas de los apóstoles (Mateo 10:3; Marcos 3:18; Lucas 6:15). En el Evangelio de Juan, Tomás desempeña un papel principal en dos relatos significativos.

Casi al final del ministerio terrenal de Jesús, algunas personas de Judea estaban tramando la muerte del Señor. Fue durante este tiempo cuando Jesús y los discípulos recibieron la noticia de que su amigo Lázaro estaba al borde de la muerte (Juan 11:1-3). Temiendo por sus vidas, los discípulos intentaron disuadir a Jesús de que volviera a Betania, el pueblo de Lázaro, que estaba cerca de Jerusalén, donde seguramente les esperaban amenazas de muerte. Sin embargo, Jesús estaba decidido a marcharse, y Tomás dijo a sus compañeros: "Vayamos también nosotros, para morir con él" (Juan 11:16). La voluntad de Tomás de permanecer con Jesús a pesar de las consecuencias es digna de mención. Aunque su perspectiva puede haber sido pesimista y sus palabras bastante sombrías, Tomás demostró una extrema lealtad a Jesús.

De la vida de Tomás aprendemos que estaba profundamente comprometido con su maestro y, sin embargo, luchaba con dudas y preguntas. El día de su resurrección, Jesús se apareció a un grupo de sus discípulos en una habitación cerrada. Por alguna razón, Tomás no estaba con ellos para este acontecimiento tan significativo (Juan 20:19-24). Cuando más tarde los discípulos le dijeron a Tomás que habían visto al Señor resucitado, éste contestó: "Si no veo las marcas de los clavos en sus manos, y no meto mi dedo donde estaban los clavos, y no meto mi mano en su costado, no creeré" (Juan 20:25).

Recomendado:  ¿Cuáles son los requisitos de los ancianos y los diáconos?

Con esas famosas palabras, Tomás se ganó un apodo por el que sería recordado a lo largo de la historia: Tomás el Dudoso. Para Thomas, y para muchos de nosotros, ver es creer. Pero el escepticismo de Tomás no era lo mismo que la oposición mundana a la verdad. Su duda representa una búsqueda genuina y amante de la verdad. Antes, Jesús había advertido a los discípulos de su inminente partida y de que iba a la casa de su Padre para prepararles un lugar. Los discípulos estaban confundidos por el lenguaje misterioso de Jesús. El honesto escepticismo y la naturaleza inquisitiva de Tomás le llevaron a ser el primero en preguntar: "Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?" (Juan 14:5). Jesús respondió a Tomás con estas notables palabras: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es a través de mí" (Juan 14:6). Jesús no hablaba de conocer un camino o un lugar, sino de conocer a una persona.

Cuando Tomás dijo a los demás discípulos que necesitaba pruebas para creer que Jesús había resucitado, hablaba con sinceridad. La fe sincera no prohíbe la investigación sincera. Ocho días después de la resurrección de Jesús, los discípulos volvieron a reunirse. Esta vez Thomas estaba presente. Jesús se les apareció una vez más e invitó a Tomás a tocar las heridas y a verlas con sus propios ojos: "Pon tu dedo aquí; mira mis manos. Extiende tu mano y ponla en mi costado. Deja de dudar y cree" (Juan 20:27). Jesús sabía lo que Tomás necesitaba para creer, y le proporcionó las pruebas.

Jesús salió al encuentro de Tomás con amor en el punto exacto de su necesidad y luego lo guió de vuelta a la fe. Podemos ser sinceros con Dios sobre nuestras dudas y preguntas; Él comprende nuestras luchas y es muy capaz de fortalecer nuestra fe. Como Tomás, seremos capaces de confesar: "Señor mío y Dios mío", con plena confianza en quién es Jesús (Juan 20:28).

Recomendado:  ¿Por qué una gran parte del mundo sigue sin ser evangelizada?

Después de que Jesús confirmara la fe de Tomás, se dirigió a todos los futuros lectores del Evangelio de Juan con estas palabras: "Tomás, porque me has visto, has creído. Bienaventurados los que no han visto y han creído" (Juan 20: 29). Estas palabras llegan a través de los tiempos para ayudarnos y animarnos a todos los que no hemos visto a Cristo resucitado y, sin embargo, hemos creído en Él.

Unos días después, Tomás estaba pescando con Pedro y los demás discípulos cuando Jesús se les apareció en el mar de Galilea (Juan 21:2). La última mención de Tomás se encuentra en Hechos 1:13, donde aparece entre los discípulos. Los escritos extrabíblicos y la tradición cristiana sostienen que Tomás llevó el evangelio a Partia o a la India y que fue martirizado por su fe.

Al final, el apodo de "Tomás el Dudoso" es un apodo bastante desafortunado. Es cierto que Tomás exigió pruebas del milagro de la resurrección de Cristo antes de aceptar la verdad. Dudar era su respuesta a sus amigos, pero no era la cualidad que definía su vida. Tomás debería ser más conocido por su lealtad, su obediencia al Evangelio y su fe.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Quién era Tomás en la Biblia? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir