¿Qué tan angosta es la puerta estrecha?

Respuesta

La puerta estrecha, también llamada puerta angosta, es mencionada por el Señor Jesús en Mateo 7:13-14 y Lucas 13:23-24. Jesús compara la puerta estrecha con el "camino ancho" que lleva a la destrucción (el infierno) y dice que "muchos" estarán en ese camino. En cambio, Jesús dice que "pequeña es la puerta y estrecho el camino que lleva a la vida, y sólo unos pocos lo encuentran" ¿Qué significa esto exactamente? ¿Cuántos son los "muchos" y cuántos son los "pocos"?

En primer lugar, debemos comprender que Jesús es la Puerta por la que todos deben entrar en la vida eterna. No hay otro camino porque sólo Él es "el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6). El camino hacia la vida eterna se limita a una sola vía: Cristo. En este sentido, el camino es estrecho porque es el único camino, y relativamente pocas personas pasarán por la puerta estrecha. Muchos más tratarán de encontrar un camino alternativo a Dios. Intentarán conseguirlo mediante normas y reglamentos creados por el hombre, mediante la falsa religión o mediante el esfuerzo propio. Estos que son "muchos" seguirán el camino ancho que lleva a la destrucción eterna, mientras que las ovejas oyen la voz del Buen Pastor y le siguen por el camino estrecho que lleva a la vida eterna (Juan 10:7-11).

Aunque serán relativamente pocos los que pasen por la puerta estrecha, en comparación con los muchos del camino ancho, seguirá habiendo multitudes que seguirán al Buen Pastor. El apóstol Juan vio esta multitud en su visión en el libro del Apocalipsis: "Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones y de todas las tribus y pueblos y lenguas, de pie ante el trono y ante el Cordero, vestidos con túnicas blancas, con palmas en las manos, y gritando a gran voz: "¡La salvación pertenece a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero!" (Apocalipsis 7:9-10)

Recomendado:  ¿Quién era Joiada en la Biblia?

Entrar por la puerta estrecha no es fácil. Jesús lo dejó claro cuando instruyó a Sus seguidores a "esforzarse" por hacerlo. La palabra griega traducida como "esforzarse" es agonizomaide la que obtenemos la palabra inglesa agonize. La implicación aquí es que los que buscan entrar por la puerta estrecha deben hacerlo con lucha y esfuerzo, como un atleta que corre esforzándose hacia la línea de meta, con todos los músculos estirados y dándolo todo en el esfuerzo. Pero debemos ser claros aquí. Ningún esfuerzo nos salva; la salvación es por la gracia de Dios mediante el don de la fe (Efesios 2:8-9). Nadie se ganará el cielo esforzándose por conseguirlo. Pero entrar por la puerta estrecha sigue siendo difícil a causa de la oposición del orgullo humano, de nuestro amor natural al pecado y de la oposición de Satanás y del mundo bajo su control, que luchan contra nosotros en la búsqueda de la eternidad

La exhortación a esforzarse por entrar es un mandato para arrepentirse y entrar por la puerta, no para mirarla, pensar en ella, quejarse de que es demasiado pequeña o demasiado difícil o injustamente estrecha. No debemos preguntar por qué no entran los demás; no debemos poner excusas ni retrasos. No debemos preocuparnos por el número de los que entrarán o no. ¡Tenemos que esforzarnos por avanzar y entrar! Entonces debemos exhortar a los demás a que hagan el esfuerzo de entrar antes de que sea demasiado tarde.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué tan angosta es la puerta estrecha? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir