¿Qué son las bendiciones espirituales?

Respuesta

Efesios 1:3 dice que hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual en Cristo. ¿Qué son estas bendiciones espirituales y qué hacen por nosotros? En contra de algunas creencias, no son un poder misterioso o una conexión cósmica reservada a unos pocos elegidos. Son los principales beneficios de una relación con Dios a través de Jesucristo.

La palabra bendición en Efesios 1:3 es una traducción de la palabra griega alabanzay significa "hablar bien de" Como Dios es el que actúa en este versículo, podemos decir que Dios ha hablado bien de nosotros, o ha pronunciado cosas buenas en nuestro favor. Las cosas buenas que Dios ha decretado para nosotros están probablemente más allá de nuestra capacidad de enumerarlas, pero podemos esbozar algunas observando los versículos que siguen a la declaración (Efesios 1:4-13).

La primera bendición enumerada es la elección como santos. Efesios 1:4 dice que Él "nos eligió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos e irreprochables ante Él en el amor" Dios eligió hacernos santos e irreprochables, y todo por Su amor, Su buena voluntad y Su gracia (versículos 5-6). Qué bendición, que "aun cuando estábamos muertos en pecados" (Efesios 2:5), Dios decidió extendernos su gracia y ofrecernos la salvación. Esto es aún más sorprendente cuando nos damos cuenta de que Él tomó esta decisión incluso antes de que el pecado entrara en el mundo.

La segunda bendición enumerada se encuentra en el versículo 5: la adopción como Sus hijos. Dios no sólo nos ha elegido para hacernos santos, sino que también nos concede la plena condición de hijos suyos, con todos los beneficios que ello conlleva. Juan 1:12 dice: "A todos los que le recibieron, les dio el poder de convertirse en hijos de Dios, a los que creen en su nombre" Cuando creemos en el Evangelio, recibimos el acceso pleno al Padre, pudiendo llamarle como hijos suyos.

Recomendado:  ¿Qué es el Anticristo?

La tercera bendición espiritual se encuentra en el versículo 6, donde somos hechos "aceptados en el amado" La palabra está relacionada con la gracia y da la idea de llegar a ser agraciado o favorable a través de Cristo, el amado de Dios. Cuando nos vestimos de Cristo, el Padre ve su belleza cuando nos mira. La sangre de Cristo ha quitado la culpa de nuestros pecados, y estamos ante el Padre como perfectamente aceptados.

Esto nos lleva directamente a la cuarta bendición (Efesios 1:7), la redención mediante Su sangre. La redención habla de comprar la libertad pagando un rescate. El precio de nuestros pecados, el pago para comprarnos la condenación eterna, ha sido totalmente pagado por la sangre de Cristo. En Cristo, ya no somos esclavos del pecado, sino que nos convertimos en esclavos de Dios. Puesto que hemos sido comprados y pagados por Su sangre, tenemos la obligación de glorificar a Dios en nuestro cuerpo y espíritu (1 Corintios 6:20).

El versículo 7 también describe la quinta bendición, el perdón de los pecados. Está estrechamente relacionado con la redención, pero contempla la otra cara de la moneda. Al pagar el rescate por nuestros pecados, la deuda del pecado ha sido cancelada y hemos sido perdonados. Ya no tenemos la carga de la culpa por violar las santas leyes de Dios.

La sexta bendición espiritual enumerada es conocer el misterio de Su voluntad (Efesios 1:8-10). Dios nos ha dado sabiduría y discernimiento a través de Su Palabra y nos ha mostrado Su deseo de reunir todas las cosas para glorificar a Cristo. Puesto que toda la creación fue hecha por Él y es para su beneplácito (Apocalipsis 4:11), la consumación de su plan es cuando todo y todos se alinean para glorificarlo. Al alinearnos con Él por la fe, nos convertimos en parte de su plan y propósito perfectos.

Recomendado:  ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: "He vencido al mundo" en Juan 16:33?

El versículo 11 dice que otra bendición es la herencia que se nos ha dado por medio de Cristo. ¿Qué se incluye en esa herencia? "Pero como está escrito: El ojo no ha visto, ni el oído ha oído, ni ha entrado en el corazón del hombre, lo que Dios ha preparado para los que le aman" (1 Corintios 2:9). Las riquezas de la gloria, la presencia de Dios, el hogar eterno, no son ni siquiera la superficie de todas las bendiciones que pertenecen a nuestra herencia.

Otra bendición se encuentra en Efesios 1:13, que es el sellado del Espíritu Santo. Cuando nos convertimos en hijos de Dios, Él pone su marca de propiedad sobre nosotros, garantizando nuestra seguridad eterna. Se habla de esto como el pago de nuestra redención total, para mantenernos hasta el día en que Cristo nos lleve a Él.

La lista podría ser interminable sobre los privilegios que tenemos en Cristo. Somos trabajadores junto a Dios (1 Corintios 3:9); somos embajadores que llevan el mensaje de reconciliación a una tierra extranjera (2 Corintios 5:20); y somos la esposa de Cristo (2 Corintios 11:2). Disponemos de la paz que supera el entendimiento (Filipenses 4:7) y de la seguridad de que nada puede separarnos del amor de Dios que hay en Cristo Jesús (Romanos 8:39).

¿Cómo accedemos a todas estas bendiciones? Son fácilmente accesibles para todos los que están en Cristo Jesús. La forma de estar en Cristo es arrepentirse, o apartarse de nuestros pecados (Hechos 17:30), confesando a Dios que somos pecadores (Proverbios 28:13; Romanos 10:9). Cuando creemos que Cristo murió para asumir nuestro castigo y que ahora vive para darnos una nueva vida (1 Corintios 15:3-4), nos concede el perdón de los pecados y todas las bendiciones que acompañan a esa salvación.

Recomendado:  ¿Qué es el espíritu de sabiduría y revelación en Efesios 1:17?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué son las bendiciones espirituales? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir