¿Qué significan las treinta piezas de plata?

Respuesta

En la cultura hebrea, treinta piezas de plata no era mucho dinero. De hecho, era el precio exacto que se pagaba al dueño de un esclavo cuando éste era corneado por un buey (Éxodo 21:32). La muerte del esclavo fue compensada con las treinta piezas de plata. Hay otros dos lugares en la Biblia que mencionan específicamente la cantidad de treinta piezas de plata, y están directamente relacionados. El primer pasaje está en Zacarías, que contiene una profecía que se cumple más tarde en el libro de Mateo.

Antes de la profecía de las treinta piezas de plata se describe un extraño episodio de la vida de Zacarías. Dios hizo que el profeta Zacarías desempeñara el papel de pastor y cuidara de un rebaño "condenado al sacrificio" (Zacarías 11:4-14). Dios utilizó esto para ilustrar un juicio profético contra Israel por crucificar a Cristo, prediciendo la caída de Israel en el año 70 y la posterior dispersión de la nación. Hay varios elementos en este pasaje que lo señalan como una profecía sobre Jesús. En primer lugar, Zacarías dice que "se deshizo de los tres pastores" del rebaño condenado (versículo 8). Los "tres pastores" son probablemente una referencia a los tres cargos religiosos de la época de Jesús que trabajaban para condenar a éste: los ancianos, los escribas y los sumos sacerdotes (Mateo 16:21). En segundo lugar, Zacarías rompe sus dos bastones de pastor. Uno se llama Favor y se rompe para simbolizar la ruptura de la Alianza Mosaica por parte del pueblo desobediente y Dios deja de lado su favor o cuidado providencial para permitir que el juicio caiga sobre ellos (Zacarías 11:10). El segundo pentagrama, llamado la Unión, se rompe para representar la ruptura de la nación por los romanos.

Recomendado:  ¿Cómo deben tratar los cristianos las disputas (Mateo 18:15-17)?

Otra referencia profética se encuentra en las treinta piezas de plata entregadas a Zacarías después de su trabajo como pastor. Se dirigió a aquellos para los que trabajaba y les pidió que le pagaran lo que creían que valía. Le dieron treinta piezas de plata, que él llama sarcásticamente un "buen precio" por ser una cantidad tan pequeña (Zacarías 11:13): el precio pagado por la muerte accidental de un esclavo. Los patrones querían insultar a Zacarías con esta cantidad de dinero. Devolviéndole el insulto, Dios le dice a Zacarías que "se lo eche al alfarero", y Zacarías arrojó el dinero a la casa del Señor para que se lo diera al alfarero.

Estas acciones son una profecía sorprendentemente precisa y detallada, pues cuando Judas Iscariote negoció con los dirigentes de Israel para traicionar al Señor Jesús, preguntó: "¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego? La cábala asesina contó entonces a Judas "treinta piezas de plata" (Mateo 26:15). Eso es todo lo que consideraban que valía Jesús.

Más tarde, Judas se sintió abrumado por la culpa de haber traicionado a Jesús y, cumpliendo la vívida profecía de Zacarías, arrojó las treinta piezas de plata en el templo (Mateo 27:3-5). Los dirigentes judíos utilizaron las treinta piezas de plata para comprar un campo a un alfarero, tal como había predicho Zacarías (Mateo 27:6-10). Fue en este campo donde Judas se ahorcó.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significan las treinta piezas de plata? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir