¿Qué significa ser un embajador de Cristo?

Respuesta

En una carta a los Corintios, el apóstol Pablo habla del ministerio de la reconciliación, y utiliza el término "embajadores" de Cristo: "Todo esto proviene de Dios, que nos ha reconciliado consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación: que Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo en Cristo, sin tener en cuenta los pecados de los hombres. Y nos encomendó el mensaje de la reconciliación Por lo tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios hiciera su llamamiento a través de nosotros" (2 Corintios 5:18-20, énfasis añadido).

En términos generales, un embajador es un funcionario respetado que actúa como representante de una nación. Enviado a un país extranjero, el papel del embajador es reflejar la posición oficial del organismo soberano que le ha dado autoridad. Escribiendo a los Corintios, Pablo compara su propia vocación con la de un embajador, e insta a todos los cristianos a considerarse embajadores de Cristo. El evangelio de la reconciliación estuvo siempre en el centro de la predicación de Pablo: "Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a predicar el evangelio" (1 Corintios 1:17).

Nuestra reconciliación con Dios sólo es posible porque Cristo fue a la cruz y recibió el castigo debido por nuestro pecado. Cuando nuestro Salvador gritó: "Consumado es", se eliminó la barrera entre el hombre pecador y el Dios Santo, haciendo que todos los que confían en Él sean "santos a sus ojos, sin mancha y libres de acusación" (Colosenses 1:22). Nuestra reconciliación se basa en la salvación que proporciona Jesús, y se acepta por la fe (Juan 3:16; Efesios 2:8-9).

Recomendado:  ¿Cómo puedo encontrar consuelo y paz cuando he perdido a un ser querido?

Los cristianos son embajadores de Dios, ya que han sido "aprobados por Dios para que se les confíe el evangelio" (1 Tesalonicenses 2:4). Al pasar por este mundo, representamos otro Reino (Juan 18:36), y es nuestra responsabilidad reflejar la "posición oficial" del cielo. Estamos en este mundo, pero no somos de él (Juan 17:16). Los embajadores de Dios deben ser "astutos como serpientes e inocentes como palomas" (Mateo 10:16). Fortalecidos por el Espíritu Santo, debemos llevar el mensaje de nuestro Rey hasta los "confines de la tierra" (Hechos 1:8), suplicando a los hombres y mujeres de todo el mundo que se reconcilien con Dios.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa ser un embajador de Cristo? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir