¿Qué significa ofrecer un sacrificio de alabanza (Hebreos 13:15)?

Respuesta

Hebreos 13:15 dice: "Por tanto, ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesús, un sacrificio de alabanza: el fruto de labios que profesan abiertamente su nombre" Los términos sacrificio e alabanza pueden parecer opuestos. Pensamos en el sacrificio como si ofreciéramos algo a un gran coste para nosotros mismos. La alabanza, en cambio, suena alegre al brotar de un corazón agradecido. Sin embargo, en el ámbito espiritual, el sacrificio y la alabanza están entrelazados.

La alabanza no siempre nos cuesta nada. Elogiamos a nuestros perros por traer la pelota y a las personas por un trabajo bien hecho. La alabanza es a menudo nuestra respuesta a alguna acción que nos beneficia directamente, y nos sentimos generosos porque la extendemos. A menudo nos resulta fácil alabar a Dios con la misma motivación. Cuando nos ha bendecido, ayudado y protegido, nos sentimos generosos con Él. Podemos cantar, adorar y hablar de lo bueno que es Él porque podemos verlo. Ese tipo de elogios, aunque valen la pena, no nos cuestan nada. No es un sacrificio.

Luego están las veces en las que Dios no ha actuado como creíamos que lo haría. La prueba médica es positiva. El cónyuge quiere el divorcio. Un niño es caprichoso. La compañía hipotecaria pide el préstamo. Dios parece estar lejos, y la alabanza es lo último que brota de nuestro corazón. No podemos ver Su bondad, y las circunstancias gritan que se ha olvidado de nosotros.

Alabar a Dios en estos tiempos requiere un sacrificio personal. Hace falta un acto de voluntad para poner todo en el altar ante un Dios que no comprendemos. Cuando aportamos un "sacrificio de alabanza", elegimos creer que, aunque la vida no vaya como creemos que debería ir, Dios sigue siendo bueno y se puede confiar en él (Salmo 135:2; Nahum 1:7). Cuando elegimos alabar a Dios a pesar de las tormentas, Él es honrado y nuestra fe se hace más profunda (Malaquías 3:13-17; Job 13:15).

Recomendado:  ¿Cuáles eran las interpretaciones shammaíta e hilelita de la ley judía?

El mandato de Hebreos 13:15 dice que este sacrificio debe ofrecerse "continuamente" Nuestra alabanza a Dios no debe basarse en nuestra opinión sobre el rendimiento de su trabajo. La alabanza no puede tratarse como una "recompensa" que damos a Dios por sus evidentes bendiciones. Isaías 29:13 dice: "Este pueblo se acerca a mí con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí" La verdadera alabanza continúa independientemente de las circunstancias. Fluye continuamente de un corazón adorador en los buenos y en los malos tiempos (Hechos 16:23-25).

El "sacrificio de alabanza" procede de un corazón humilde que ha sido purificado por el fuego. Surge de un espíritu que ha elegido honrar a Dios a pesar del dolor que le causa la vida. El Salmo 51:16-17 expresa esta idea cuando dice: "No te agradan los sacrificios, o yo los traería; no te agradan los holocaustos. Mi sacrificio, oh Dios, es un espíritu quebrantado; un corazón roto y contrito que tú, Dios, no despreciarás"

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa ofrecer un sacrificio de alabanza (Hebreos 13:15)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir