¿Qué significa "las aguas de Noé" en Isaías 54:9?

Respuesta

Las profecías de Isaías no sólo abordan el juicio de Dios, sino también su gracia. En ellos, Dios se refiere a menudo a sus promesas anteriores, como hace en Isaías 54:9, diciendo: "Porque esto es para mí como las aguas de Noé" Aunque Israel había roto el pacto de Dios (mosaico) y pronto sufriría el juicio (véanse los capítulos 1-3, por ejemplo), habría un remanente y quienes verían la restauración de Dios después (Isaías 14:27, por ejemplo). Isaías 54:1-3 habla de la nación con muchos descendientes, ampliando su tienda, extendiéndose, poseyendo naciones y repoblando ciudades que habían sido desoladas. El pueblo olvidaría la vergüenza de su anterior desobediencia (Isaías 54:4), porque Dios lo había redimido y llamado (Isaías 54:5). El pueblo no sería restaurado a causa de su justicia, sino que, a pesar de su infidelidad, Dios lo liberaría (Isaías 54:6).

Dios había juzgado al pueblo brevemente, pero con gran compasión lo restauraría (Isaías 54:7). La nación había sido juzgada por un momento, pero vería la eterna bondad y compasión de Dios (Isaías 54:8). Debido a la temporalidad del juicio de Dios y a la eternidad de su bendición, en este caso Dios dice que "esto es como las aguas de Noé para mí" (Isaías 54:9). En la época de Noé, la maldad humana había llegado a un punto tan álgido que Dios no la toleraría más y traería el juicio (Génesis 6:5-7) mediante un diluvio mundial. Pero incluso en medio de ese juicio, Dios mostraría su misericordia al elegir proteger al linaje de Noé debido a la rectitud de éste (Génesis 6:8; 7:1). Dios hizo pasar a Noé, a su familia y a los representantes de las distintas familias de animales por el juicio (Génesis 7:17-24).

Recomendado:  ¿Qué significa invocar el nombre del Señor?

Tras el juicio por el diluvio, Dios hizo un pacto con Noé y todos los seres vivos de que nunca más destruiría la tierra con un diluvio (Génesis 9:11). Debido a esta promesa anterior, Dios dijo en Isaías 54:9 que el juicio actual sería "como las aguas de Noé para mí" Dios había jurado que las aguas (o el juicio) de Noé no volverían a inundar la tierra (Génesis 9:11; Isaías 54:9), y al igual que ahora Dios le decía al pueblo que después del juicio que se encontraría, ya no se enfadaría ni reprendería al pueblo (Isaías 54:9). Aunque los montes pudieran ser removidos y las colinas sacudidas, Dios no retiraría su misericordia ni permitiría que se rompiera su pacto de paz (Isaías 54:10).

Dios es un Dios santo, santo, santo (Isaías 6:3) que no ignora el pecado de su pueblo. Había prometido que si Israel obedecía el pacto que le había dado a través de Moisés, habitaría en paz en la tierra (Éxodo 19:5-6; Deuteronomio 28:1-15). Pero si desobedecían a Dios, serían juzgados y expulsados de la tierra (Deuteronomio 28:16-66). Sin embargo, incluso después de ese juicio, Dios restauraría al pueblo (Deuteronomio 30). El juicio no duraría para siempre. Para Dios, el juicio de Israel sería "como las aguas de Noé" (Isaías 54:9), en el sentido de que sería temporal y el pueblo sería finalmente liberado.

Del mismo modo, vemos que la gracia de Dios se derrama sobre los que creen en Jesucristo: aunque seamos merecedores de una pena eterna (la muerte), Dios nos ama y envió a su Hijo Jesús para que muriera como sustitución en nuestro lugar. Tomó la pena por el pecado de Israel y el nuestro (Isaías 53:4-12); de hecho, murió por todo el mundo (1 Juan 2:2) para que todos los que crean en Él tengan vida eterna (Juan 6:47; 20:31). Para los que creen en este Salvador, el juicio de Dios es "como las aguas de Noé": éramos por naturaleza hijos de la ira (Efesios 2:3), pero Dios nos salvó por su misericordia (Efesios 2:4).

Recomendado:  ¿Cuántas esposas tuvo Abraham?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa "las aguas de Noé" en Isaías 54:9? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir