¿Qué significa la sangre de Cristo?

Respuesta

La frase "sangre de Cristo" se utiliza varias veces en el Nuevo Testamento y es una expresión de la muerte sacrificial de Jesús y de su completa obra expiatoria en nuestro favor. Las referencias a la sangre del Salvador incluyen la realidad de que Él literalmente sangró en la cruz, pero más significativamente que Él sangró y murió por los pecadores. La sangre de Cristo tiene el poder de expiar un número infinito de pecados cometidos por un número infinito de personas a lo largo de los tiempos, y todos aquellos cuya fe se apoye en esa sangre se salvarán.

La realidad de la sangre de Cristo como medio de expiación del pecado tiene su origen en la Ley mosaica. Una vez al año, el sacerdote debía hacer una ofrenda de sangre de animales en el altar del templo por los pecados del pueblo. "En efecto, la ley exige que casi todo se limpie con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón" (Hebreos 9:22). Pero se trataba de una ofrenda de sangre de eficacia limitada, por lo que había que ofrecerla repetidamente. Esto fue una prefiguración del sacrificio "único" que Jesús ofreció en la cruz (Hebreos 7:27). Una vez realizado ese sacrificio, ya no era necesaria la sangre de toros y machos cabríos

La sangre de Cristo es la base de la Nueva Alianza. La noche antes de la cruz, Jesús ofreció la copa de vino a sus discípulos y dijo: "Esta copa es la nueva alianza en mi sangre, que se derrama por vosotros" (Lucas 22:20). El vertido del vino en la copa simbolizaba la sangre de Cristo que sería derramada por todos los que creyeran en Él. Cuando derramó Su sangre en la cruz, eliminó la exigencia del Antiguo Pacto de continuos sacrificios de animales. Su sangre no era suficiente para cubrir los pecados del pueblo, salvo de forma temporal, porque el pecado contra un Dios santo e infinito requiere un sacrificio santo e infinito. "Pero estos sacrificios son un recuerdo anual de los pecados, pues es imposible que la sangre de los toros y de los machos cabríos quite los pecados" (Hebreos 10:3). Mientras que la sangre de los toros y los machos cabríos era un "recordatorio" del pecado, "la preciosa sangre de Cristo, un cordero sin mancha ni defecto" (1 Pedro 1:19) ha pagado por completo la deuda de pecado que tenemos con Dios, y ya no necesitamos más sacrificios por el pecado. Jesús dijo: "Está consumado" cuando estaba muriendo, y quería decir precisamente eso: toda la obra de la redención se ha completado para siempre, "habiendo obtenido la redención eterna" para nosotros (Hebreos 9:12).

Recomendado:  ¿Cómo es que un día en los tribunales de Dios es mejor que mil en otros lugares (Salmo 84:10)?

La sangre de Cristo no sólo redime a los creyentes del pecado y del castigo eterno, sino que "Su sangre purificará nuestras conciencias de las obras inútiles para que podamos servir al Dios vivo" (Hebreos 9:14). Esto significa que no sólo nos hemos liberado de tener que ofrecer sacrificios "inútiles" para obtener la salvación, sino que también nos hemos liberado de tener que confiar en las obras inútiles e improductivas de la carne para agradar a Dios. Porque la sangre de Cristo nos ha redimido, ahora somos nuevas creaciones en Cristo (2 Corintios 5:17), y por Su sangre somos liberados del pecado para servir al Dios vivo, glorificarlo y disfrutar de Él para siempre.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa la sangre de Cristo? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir