¿Qué significa la quema de Biblias?

Respuesta

Una forma de mostrar desprecio por algo es quemar públicamente el símbolo asociado a esa cosa. Por ejemplo, quemar la bandera de una nación (el símbolo del país) es una declaración de falta de respeto y desprecio hacia esa nación. Quemar una persona en efigie es un acto de desprecio hacia la persona representada. Y quemar Biblias es una declaración de desprecio a Dios, a la Iglesia o a la autoridad religiosa.

Durante los disturbios de 2020 en Portland, Oregón, grupos de manifestantes quemaron montones de Biblias (además de banderas estadounidenses). Aunque no hubo ningún portavoz oficial que interpretara el significado de este gesto, obviamente se entendió como una protesta contra los valores tradicionales estadounidenses. Quemar biblias no es un acto sutil. Proclama en voz alta el rechazo a Dios, a la verdad espiritual y a la Iglesia en general.

El primer relato registrado de alguien que quema la Palabra de Dios se encuentra en Jeremías 36:23-25, cuando el rey tirano Joaquín cortó el rollo de Jeremías y arrojó las tiras al fuego: "Cuando Jehudí hubo leído tres o cuatro columnas del rollo, el rey las cortó con un cuchillo de escriba y las arrojó al brasero, hasta que todo el rollo se quemó en el fuego. El rey y todos sus ayudantes, que oyeron todas estas palabras, no mostraron ningún temor, ni se rasgaron las vestiduras. Aunque Elnatán, Delaías y Gemarías instaron al rey a no quemar el rollo, no les hizo caso"

¿Qué podemos aprender de este ejemplo bíblico sobre cómo debemos responder a la quema de Biblias?

En primer lugar, al igual que Elnathan, Delaiah y Gemariah, debemos instar a los manifestantes a que no lo hagan. Quemar una Biblia no sólo es una expresión de desprecio al cristianismo, sino que también va en contra del Espíritu Santo, el autor último de la Palabra de Dios. Podemos llamar la atención de los manifestantes sobre el hecho de que están profanando algo sagrado.

Recomendado:  ¿Qué significa que Jesús es el Hijo del Hombre?

En segundo lugar, después de que te enfrentes respetuosamente a la destrucción física de la Palabra de Dios o te manifiestes en contra de ella, confía en el Señor para que los quemadores de la Biblia rindan cuentas. El Señor no tuvo pelos en la lengua con el rey Joacim sobre la disciplina terrenal que se le venía encima. A causa de su desprecio por lo sagrado, Joaquín y su nación se enfrentarían a un severo juicio (Jeremías 36:30-31).

Por último, podemos utilizar demostraciones como éstas para construir puentes para el evangelio. Podemos pedir a los que simpatizan con los manifestantes que hablen de sus preocupaciones. Si la cuestión que subyace a la quema de la Biblia es el abuso de poder religioso, podemos estar de acuerdo con ellos en que no debe tolerarse el uso de la Biblia para justificar un comportamiento inmoral.

Dada la abundancia de ejemplares físicos y digitales de la Biblia en el mundo actual, ninguna hoguera de manifestantes va a poner en peligro la existencia de la Palabra de Dios. Sin embargo, después de enfrentarnos a la profanidad de tal acción, podemos aprovechar la oportunidad para tratar las posibles heridas emocionales, y quizás crear un espacio en la mente de la persona que quema la Biblia en el que el Espíritu Santo pueda sanar y hacer un trabajo poderoso.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa la quema de Biblias? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir