¿Qué significa "enfadarse y no pecar" (Salmo 4:4)?

Respuesta

El Salmo 4 es un salmo de confianza escrito por David. El salmo es breve, sólo ocho versos (nueve, incluyendo la inscripción hebrea "para el director del coro, con instrumentos de cuerda, un salmo de David"). El salmo está escrito en tres secciones con un "selah" (marcador de una pausa o interludio musical) al final de los versos 2 y 4. En la segunda sección corta, David canta: "Tiembla y no peques" (Salmo 4:4, NASB) o, como dice la ESV, "Enfádate y no peques" La palabra hebrea traducida en la ESV como "enfádate" es ragazy puede significar "estar perturbado o agitado" David reconoce que hay causas legítimas para estar agitado, pero advierte que no hay que llegar a pecar. En el Nuevo Testamento, Pablo cita el Salmo 4:4 mientras da instrucciones sobre la vida cristiana en Efesios 4:26.

David pide a Dios que le escuche como lo ha hecho antes (Salmo 4:1). David parece estar preocupado por los hombres que le maltratan en falso (Salmo 4:2). David afirma su confianza en que Dios ha apartado a la persona piadosa y la escucha cuando la llama (Salmo 4:3). Por ello puede molestarse -o incluso enfadarse- y, sin embargo, como la persona piadosa sabe que Dios escucha y libera, ese enfado no debe extenderse al pecado (Salmo 4:4). Del mismo modo, David llama al oyente a meditar (en la fidelidad de Dios) en silencio durante la noche y a estar tranquilo (Salmo 4:5).

En la sección final y más larga del salmo, después de recordar al oyente que "se enoje y no peque", David nos insta a "ofrecer sacrificios correctos, y a poner [our] confía en el Señor" (Salmo 4:5). Debido a esta confianza en el Señor, la persona piadosa nunca necesita preocuparse por los malhechores. Incluso cuando los demás no nos muestran el bien, Dios nos ilumina (Salmo 4:6). Él es quien pone la alegría en nuestro corazón, incluso más que tener abundancia (Salmo 4:7). Descansamos tranquilos por la noche gracias a Él (Salmo 4:8).

Recomendado:  ¿Fue Matías o Pablo la elección de Dios para sustituir a Judas como duodécimo apóstol?

Este salmo es, entre otras cosas, un útil recordatorio de que podemos "estar enfadados y no pecar" Podemos estar enfadados, pero no tenemos que dejarnos vencer por la ira porque confiamos en Él. Pablo cita más tarde el Salmo 4:4 (traduciendo el hebreo ragaz con el griego orgizoindicando que el término enfadado es una interpretación correcta), recordando a los creyentes que la ira es aceptable si no se extiende al pecado. Pablo también pone un importante límite de tiempo a la ira, pues dice: "No dejes que se ponga el sol sobre tu ira" (Efesios 4:26). Al parecer, la canción de David se cantaba por la noche, ya que se centraba en el buen descanso de la provisión de Dios gracias a nuestra confianza en el Señor, y Pablo desafía a sus lectores a no llevarse la ira a la cama. Mientras que las palabras de David apelan al corazón, las de Pablo son más bien una apelación al intelecto, pero están dando la misma receta: no termines el día dominado por la ira, sino ten confianza en el Señor.

La ira y la fe son ideas mutuamente excluyentes, pues la ira del hombre no alcanza la justicia de Dios (Santiago 1:20). Dios es digno de confianza, y cualquier cosa que pueda molestarnos hasta el punto de enfadarnos puede ser entregada a Él. Podemos confiar en que Él se encargará de ello.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa "enfadarse y no pecar" (Salmo 4:4)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir