¿Qué significa acercarse con valentía al trono de la gracia (Hebreos 4:16)?

Respuesta

El autor de Hebreos escribe para informar a los lectores de la superioridad de Jesús y para instarles a que le sigan de cerca. En Hebreos 4:16, el autor explica que podemos acudir con valentía al trono de la gracia: "Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia de Dios, para recibir misericordia y hallar gracia que nos ayude en nuestro momento de necesidad" Por tanto, seguir a Jesús es una cuestión de confianza, no de timidez. El autor explica cómo: por Jesús, nuestro Sumo Sacerdote.

Jesús es descrito en Hebreos 2:17 como un sumo sacerdote misericordioso y fiel, y realizó la propiciación por el pecado (o la satisfacción de la ira de Dios a causa del pecado). En la Ley mosaica, el sumo sacerdote intercedía en nombre del pueblo y era, al menos, un jefe simbólico de la administración sacerdotal real (Números 25:28). El sacerdote traería sacrificios a Dios en nombre del pueblo de Israel y lo haría repetidamente, como prescribía la ley. Mientras que normalmente el sumo sacerdote traía el sacrificio, el propio Jesús fue el sacrificio. Su sacrificio personal fue un increíble acto de misericordia, y Él podía ser el sacrificio porque se había hecho semejante a aquellos por los que se entregaba (Hebreos 2:17). Gracias a Jesús, el Sumo Sacerdote, podemos acudir con confianza al trono de la gracia (Hebreos 4:16). En otra parte de la epístola, Jesús es el "Sumo Sacerdote de nuestra confesión" (Hebreos 3:1). Jesús es un Sumo Sacerdote digno de confianza, pues Dios Padre lo tuvo por fiel (Hebreos 3:2). Si el Padre le considera fiel, nosotros también podemos hacerlo.

Recomendado:  ¿Qué significa que Jesús no tenía dónde apoyar la cabeza?

En la Ley mosaica, lo que se sacrificaba moría, por lo que se necesitaban nuevos sacrificios para cubrir (temporalmente) el pecado. Pero Jesús, como sumo sacerdote, trajo un tipo de sacrificio diferente. Jesús se sacrificó, y fue resucitado y ascendió al cielo (Hebreos 4:14), otra prueba de que es fiel y tenía la capacidad de lograr la salvación para todos los que creyeran en Él. Gracias a Él podemos acercarnos con confianza al trono de la gracia (Hebreos 4:16). Es un sumo sacerdote que se compadece de nuestra debilidad (conoce nuestras debilidades porque se hizo como nosotros cuando se hizo hombre): incluso fue tentado en todo como nosotros, pero permaneció sin pecado (Hebreos 4:15).

Como Jesús era un hombre, podía ser nuestra sustitución, podía ponerse en nuestro lugar para pagar el precio del pecado: la muerte. Ninguno de nosotros puede terminar de pagar el precio porque nuestra deuda es muy grande y no nos queda nada con qué pagarla. Podría pagar el precio en nuestro lugar como hombre. Como Jesús era Dios, no tenía pecado propio y pudo resucitar de la tumba demostrando que venció el pecado y la muerte. Su único sacrificio fue suficiente (Hebreos 9:26). Gracias a Él, ahora podemos acercarnos con valentía al trono de la gracia (Hebreos 4:16), no por nuestros propios méritos, trayendo nuestro propio sacrificio, sino por Su mérito y Su sacrificio. Ahora que Él ha hecho posible nuestro acercamiento a Dios, nos acercamos a Él por la fe, pues "sin fe es imposible agradar a Dios" (Hebreos 11:6). Gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros, podemos acercarnos con valentía y confianza al trono de la gracia: ya no es un trono de juicio para nosotros, sino que es donde hemos recibido el perdón en la misericordia y la justicia en la gracia.

Recomendado:  ¿Qué es el espíritu del anticristo?

Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, intercede por nosotros incluso hoy (Romanos 8:34). No sólo podemos acudir con valentía al trono de la gracia para obtener el perdón y la salvación (Hebreos 4:16), sino que también podemos acudir a ese mismo trono en oración sabiendo que ya no somos enemigos de Dios, sino hijos amados que pueden llamarle "Abba, Padre" (Gálatas 4:6; Romanos 8:15).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué significa acercarse con valentía al trono de la gracia (Hebreos 4:16)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir