¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: "El que no está conmigo está contra mí" (Mateo 12:30)?

Respuesta

Mateo 12 es un capítulo central en la narración del ministerio terrenal de Jesús e incluye la notable afirmación de Jesús de que "el que no está conmigo está contra mí, y el que no se reúne conmigo se dispersa" (Mateo 12:30, RVR).

Hasta el momento en que Jesús dice: "El que no está conmigo está contra mí", había estado proclamando la buena noticia del reino que ofrecía, pero en Mateo 12 Él y su reino son rechazados, especialmente por los dirigentes de la nación. La situación llega a su punto álgido cuando Jesús cura a un hombre ciego y mudo (Mateo 12:22). Las multitudes se asustaron y se preguntaron si podía ser el Hijo de David, el Mesías (Mateo 12:23). Los fariseos, por su parte, rechazaron rápidamente la obra de curación de Jesús como mesiánica y afirmaron, en cambio, que Jesús había curado al hombre por un poder demoníaco (Mateo 12:24). Jesús desafió lo absurdo de esta crítica y la lógica fallida de un reino dividido y de Satanás luchando contra Satanás (Mateo 12:26-29). Entonces les planteó un dilema, preguntándoles con qué poder sus hijos expulsaban a los demonios (Mateo 12:27). Lo que Jesús quería decir es que si Jesús expulsaba a los demonios con el poder de Dios, como decía hacer, entonces de hecho el reino que presentaba había llegado porque el Rey había venido (Mateo 12:28).

Jesús dio un paso más al decir que "el que no está conmigo está contra mí" El pueblo tenía que hacer una elección. Su Mesías había llegado, ofreciéndoles el profetizado y aliado reino de los cielos (que en definitiva era el reino de Dios en los cielos venido a la tierra en cumplimiento del pacto de Dios con David, con el Mesías gobernando el trono de David en Jerusalén). Jesús era el Mesías y presentaba su reino al pueblo. Tenían que elegir: si iban por Él, tendrían que cambiar de opinión (arrepentirse) sobre cómo podían entrar en el reino (Mateo 4:17). Tendrían que reconocer que sólo podrían entrar en el reino por la justicia espiritual interna que Jesús describió, no por su obediencia externa a la Ley de Moisés (Mateo 5-7). Los fariseos y otros dirigentes se oponían profundamente a cambiar de opinión sobre estas cosas; no podían aceptar que Él era el Mesías, para no tener que someterse a lo que les decía. Su rebeldía ilustró la afirmación de Jesús de que "quien no está conmigo, está contra mí" (Mateo 12:30).

Recomendado:  ¿Es "virgen" o "mujer joven" la traducción correcta de Isaías 7:14?

Al igual que los fariseos de aquella época, nosotros también tenemos que elegir sobre Jesús. Jesús hizo a sus discípulos la famosa pregunta: "¿Pero quién decís que soy yo?" (Mateo 16:15). Cada uno de nosotros debe responder a esa pregunta por sí mismo. O reconocemos que Él es quien dijo ser -el Mesías- o lo rechazamos y atribuimos Sus palabras y obras a algo distinto del verdadero ministerio de nuestro Creador, Mesías, Salvador y Rey. Con esta elección no hay una tercera opción. Jesús no dio a Sus oyentes la opción de evitar la elección. "El que no está conmigo está contra mí", dijo Él. Y si pretendemos estar para Él, entonces debemos acudir a Él como Él lo prescribe y no como nosotros lo preferimos. Los fariseos estaban abiertos a la participación de Dios en sus vidas y en las de la nación de Israel, pero sólo en sus propios términos. Como criaturas del Creador, no podemos hacer las reglas; simplemente tenemos que decidir si estamos a favor o en contra de Él.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: "El que no está conmigo está contra mí" (Mateo 12:30)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir