¿Qué quiere decir David cuando afirma: "Me guía por los caminos de la justicia" (Salmo 23:3)?

Respuesta

Para el alma que necesita restauración, el Salmo 23 es quizá el lugar más reconfortante al que acudir en toda la Biblia. El rey David, que de niño cuidaba los rebaños de su padre, conoció a Dios como el pastor de su vida. En el Salmo 23:3, David declara del Señor: "Él restaura mi alma. Me guía por caminos de justicia, por amor a su nombre".

David escribió este salmo durante una época de renovación o renacimiento espiritual. "Él refresca mi alma", dice la Nueva Traducción de la Vida; "Él renueva mi vida", afirma la Biblia Estándar Cristiana. Como una oveja que carece del típico sentido de la orientación animal, David había perdido el rumbo. Se había desviado del camino correcto.

Pero aquí, David afirma: "Me guía por las sendas de la justicia" Las principales tareas del pastor al pastorear su rebaño eran guiar a las ovejas por el camino correcto, hacia el alimento y el agua, y alejar a los depredadores. El pastor era responsable del bienestar y la seguridad de las ovejas.

La palabra caminos en el Salmo 23:3 se refiere al "curso de la conducta" La palabra "rectitud" en la lengua original significa "adherirse a las normas morales como la honestidad, la justicia y la rectitud" Como un pastor guía a sus ovejas por el camino correcto, Dios conduce eficazmente a Su pueblo por el camino correcto mediante Su Palabra y a través de la guía del Espíritu Santo (Salmo 19:7; 119:105; Isaías 59:21; 63:11-14; Romanos 8:14 ). Dios hace todo esto "por amor a su nombre" o, en otras palabras, para dar honor y gloria a su nombre.

Recomendado:  ¿Qué aspecto tendremos en el cielo?

En el antiguo Israel, el nombre de una persona estaba inseparablemente ligado a su reputación y posición. Dios nos conduce por caminos de justicia porque es un pastor justo: "Porque tú eres mi roca y mi fortaleza -reconoció David-, y por tu nombre me conduces y me guías" (Salmo 31:3).

En el Salmo 5:8, David oró: "Guíame, Señor, en tu justicia, a causa de mis enemigos; endereza tu camino ante mí" Como nuestro guía en la vida, el Señor nos asegura un camino impecable en vías rectas. Él es el compañero de viaje por excelencia. Como guía de viaje profesional, Él se juega su nombre y su reputación para garantizar nuestra protección y nuestra llegada segura al destino prometido (Salmo 23:6).

Las "sendas de la justicia" describen el camino que conduce a la vida eterna (Salmo 16:11). Proverbios 12:28 asegura: "Hay vida en el camino de la justicia, y en su senda no hay muerte" (CSB). El Señor vigila a los que andan por estos caminos (Salmo 1:6). Como dice el proverbio: "El camino del justo es como el sol de la mañana, que brilla cada vez más hasta la plena luz del día" (Proverbios 4:18).

Los creyentes son hechos justos por la fe en Jesucristo (Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Efesios 2:8-9). Por la fe, entramos en una relación con el único Dios verdadero a través de Jesucristo, Su Hijo. Por medio del Espíritu Santo, nuestro Buen Pastor nos guía por caminos de justicia (2 Corintios 5:7; Juan 17:3; 1 Juan 2:25).

Se sabe que las ovejas se desvían del camino, y también los cristianos. Sin embargo, aunque un creyente caiga en el pecado, como le ocurrió a David con Betsabé (2 Samuel 11:1-12:15), el Señor se compromete a reconducirlo al camino correcto. El Buen Pastor va tras la oveja perdida (Lucas 15:1-7). El Padre espera el regreso del hijo pródigo (Lucas 15:11-32). El Señor nos muestra nuestros caminos errantes para que podamos arrepentirnos y tener nuestras almas refrescadas y restauradas. "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo y nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad" (1 Juan 1:9).

Recomendado:  ¿Qué es el dolor piadoso?

El discípulo Pedro es un excelente ejemplo de un seguidor perdido que fue perseguido por el Buen Pastor, Jesucristo nuestro Señor (Lucas 22:58-62). Tras su caída, Pedro, como David, fue perdonado y restaurado por el Señor (Juan 21:15-19).

Según las Escrituras, los caminos de la justicia son los más seguros de recorrer (Proverbios 4:11-12; 10:2, 9). Estos caminos son, en última instancia, caminos de seguridad, sabiduría, rectitud, vida recta, integridad y bendiciones eternas (Isaías 42:16; Salmo 119:35; Proverbios 8:20; 11:3). Son "caminos de placer" y "caminos de paz" (Proverbios 3:17).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué quiere decir David cuando afirma: "Me guía por los caminos de la justicia" (Salmo 23:3)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir