¿Qué puedo hacer cuando no siento amor por Dios?

Respuesta

Primero, una pregunta importante: ¿has nacido de nuevo? ¿Has confiado en el Señor Jesucristo para tu salvación? Si es así, la enemistad entre tú y tu Creador ha desaparecido, y has entrado en una relación segura y amorosa con Dios. Si no tienes fe en Cristo, no tienes relación con Dios (Juan 14:6).

Los sentimientos van y vienen, y puede que no siempre "sientas" amor por Dios. Los corazones tienden a enfriarse, e incluso los cristianos más encendidos pueden tener problemas para mantener su amor y servicio a Dios. La iglesia de Éfeso tuvo que ser reprendida por Cristo: "Habéis abandonado el amor que teníais al principio" (Apocalipsis 2:4). Sin embargo, la falta de sentimientos de amor no significa que la relación haya terminado. Dios no cambia; su amor es constante.

Aunque suene a tópico, ¡no te rindas! Sabe que Dios te ama y quiere que tengas una vida abundante y tranquila dentro de los parámetros de Su voluntad. Dios es un Padre amoroso y compasivo que te mira con gran amor. Segunda de Corintios 1:3 describe a Dios como "el Padre de la compasión y el Dios de todo consuelo" Él te ama y desea ayudarte en este momento difícil en el que te sientes desconectado de Él.

Nuestra relación con Dios se basa en el amor. Él amado nos y envió a Su Hijo (Juan 3:16), y nuestra respuesta a Su amor es amarle a su vez (1 Juan 4:19) y servirle. No un servicio por obligación, sino por verdadero amor a Él y a lo que Él es. La voluntad de Dios no es que demos de nosotros mismos "de mala gana o por obligación, porque Dios ama al que da con alegría" (2 Corintios 9:7). Entonces, ¿cómo te conviertes en ese "dador alegre" que da su corazón libremente a Dios?

Recomendado:  ¿Qué es la Tenebrae?

Reflexiona sobre tu camino hasta ahora

¿Deben los cristianos sentirse siempre cálidos y confiados con Dios? No. Todos tenemos valles y desiertos en nuestro caminar y sentimos todo tipo de emociones en varios momentos de nuestra vida, igual que en otras relaciones. Al reavivar tu afecto por Dios, empieza por el principio. Reflexiona sobre dónde y cómo empezó tu camino con Él. ¿Cuándo te salvaste? ¿Por qué te salvaste? ¿Qué sentiste cuando empezaste a descubrir quién era Dios? ¿Cómo se ha dado a conocer Jesús en tu vida diaria desde entonces? ¿Qué cosas de la vida te ha hecho pasar Dios? Considera las victorias pasadas (1 Samuel 7:12) y aquellos momentos en los que sentiste un profundo deseo y anhelo de Dios en tu vida.

Reza

Pasa un tiempo de calidad con Dios. Llega a conocerlo mejor. Conocerlo es amarlo. Pide a Dios que aumente tu deseo por Él. Pide a Dios que te llene de Su Espíritu y reavive tu aprecio por Su carácter. Sigue sometiéndote al Espíritu Santo y confiesa a Dios que no puedes superar estas luchas sola, ninguno de nosotros puede hacerlo. Cuando pedimos Su ayuda, ¡Él siempre nos escucha! El Salmo 18:6 dice: "En mi angustia clamé a Yahveh; pedí ayuda a mi Dios. Desde su templo oyó mi voz; mi grito llegó ante él, a sus oídos"

Lee las Escrituras

En los momentos en que no sientes nada hacia Dios, te ayuda leer Su Palabra para recordar cómo Él se siente sobre . Busca en las Escrituras todo lo que puedas mientras te enfrentas a estos sentimientos de desinterés. La Palabra de Dios es realmente "una lámpara para mis pies y una luz para mi camino" (Salmo 119:105). Intenta leer un salmo al día. El libro de los Salmos es muy alentador y tiene muchas oraciones con las que puedes relacionarte realmente dada tu situación actual. Es en la Palabra donde Dios se revela a sí mismo y a su voluntad para ti.

Recomendado:  ¿Qué podemos aprender del hombre de Dios y del profeta mentiroso?

Busca asesoramiento cristiano

Esto es especialmente importante si estás enfadado o molesto con Dios por alguna razón. Es difícil sentir amor por alguien mientras estás enfadado con él. Si hay un problema de ira, ¿desde cuándo te sientes así? ¿Puedes atribuir tus sentimientos a una situación concreta? ¿Hay algo que te ayude a aliviar tus sentimientos o a cambiar temporalmente tu percepción? El asesoramiento bíblico puede ayudarte a resolver problemas concretos. A través del proceso de curación, guiado por un pastor u otro consejero, deberías ser capaz de liberarte de la ira y el sufrimiento, y tu percepción de Dios debería cambiar a mejor.

Encuentra un mentor piadoso

Seguro que hay alguien que conoces que ama al Señor y cuya alegría cristiana es evidente. Pide a esa persona que se reúna contigo regularmente. Pasad tiempo juntos, estudiad la Biblia juntos, rezad juntos. Haz preguntas sobre el camino espiritual de tu mentor y sobre cómo puedes amar más al Señor. Este amigo puede animarte en tu camino.

Conecta con tu iglesia local

La intención de Dios es que la vida cristiana sea vivida corporativamente. Por eso llama a la Iglesia "cuerpo" de Cristo (Romanos 12:5). Hay muchas oportunidades de servir al Señor a través de tu iglesia y muchas personas que pueden exhortarte, apoyarte y animarte.

¡Dios seguirá amándote mucho! "Os ruego que, arraigados y afianzados en el amor, tengáis el poder, junto con todo el pueblo santo del Señor, de comprender cuán amplio, largo, alto y profundo es el amor de Cristo, y de conocer este amor que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios" (Efesios 3:17-19).

Recomendado:  ¿Es la traducción correcta de Oseas 13:14 "Yo libraré" o "Yo entregaré"?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué puedo hacer cuando no siento amor por Dios? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir