¿Qué es un ministro cristiano?

Respuesta

Un ministro es literalmente un "servidor", pero la palabra ha adquirido un significado más amplio en los círculos religiosos. Hoy en día, se considera que un ministro cristiano es alguien autorizado a dirigir servicios religiosos. Se considera ministro cristiano a la persona que dirige los servicios, gestiona una iglesia o dirige bodas y funerales. Sinónimos de ministro son clero e pastor.

En la Biblia, la función de un ministro no está vinculada a la concesión de licencias o a ser un "funcionario" con algún tipo de autoridad. En Romanos 15:16 Pablo dice que fue llamado a ser "ministro de Jesucristo para los gentiles" [God] me encomendó el deber sacerdotal de proclamar el Evangelio de Dios, para que los gentiles lleguen a ser una ofrenda agradable a Dios, santificados por el Espíritu Santo" Siguiendo los pasos de Pablo, cualquiera que desee servir a Dios "proclamando el Evangelio para que... otros lleguen a ser santificados por el Espíritu Santo" es un ministro cristiano. En términos generales, ser un siervo de Cristo lo convierte en un ministro cristiano.

Las iglesias individuales pueden definir funciones más específicas para los ministros o pastores de esa iglesia. Aunque las Escrituras indican que la autoridad espiritual de un cuerpo local debe ser un hombre (1 Timoteo 2:12), existen otras funciones ministeriales para hombres y mujeres. En la mayoría de las iglesias no católicas, un ministro principal es responsable de la mayor parte de la predicación y de supervisar el gobierno de la iglesia. En el Nuevo Testamento, a estos hombres se les llama "supervisores", "ancianos" o "pastores" (Hechos 20:28; Tito 1:7; 1 Timoteo 3:1-2). Estos términos se refieren a los "ministros" con carácter oficial: aquellos que han sido llamados por Dios para dirigir una iglesia.

Recomendado:  ¿Quiénes eran los edomitas?

Existen directrices estrictas para los que aspiran al cargo de supervisor. Un anciano o ministro debe ser "irreprochable, fiel a su mujer, un hombre cuyos hijos crean y no sean susceptibles de ser acusados de ser salvajes y desobedientes ... no prepotente, no temperamental, no dado a la embriaguez, no violento, no persiguiendo ganancias deshonestas. Más bien, debe ser hospitalario, que ame lo bueno, que sea autocontrolado, recto, santo y disciplinado. Debe mantenerse firme en el mensaje fidedigno tal como ha sido enseñado, para que pueda animar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se oponen a ella" (Tito 1:6-9)

Primera Timoteo 3:1-7 añade que el papel de supervisor es "una tarea noble" Además, un ministro no debe ser un recién convertido y debe "tener buena reputación con los de fuera, para no caer en la desgracia y en la trampa del diablo"

Incluso en la iglesia del primer siglo, hubo algunos que se infiltraron en la iglesia, haciéndose pasar por ministros pero motivados únicamente por la codicia y la lujuria (2 Pedro 2:1-2, 19; Mateo 7:15; Hechos 20:29). No todos los que se llaman ministros cristianos son dignos de ese título. Dios se toma en serio a esos impostores (Judas 1:12-13). Un verdadero ministro cristiano es alguien dotado por Dios para el liderazgo de la iglesia (1 Corintios 12:28-29). Ha sido ordenado por un órgano de gobierno afín (Hechos 6:6; 13:3; 2 Timoteo 1:6). Y vive de acuerdo con las Escrituras que definen su papel.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es un ministro cristiano? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir