¿Qué es la oración de Jabes?

Respuesta

La oración de Jabes se encuentra en una nota histórica dentro de una genealogía: "Jabes fue más honrado que sus hermanos. Su madre le había puesto el nombre de Jabes, diciendo: "Lo parí con dolor" Jabes clamó al Dios de Israel: "¡Oh, que me bendigas y aumentes mi territorio! Que tu mano me acompañe y me proteja del mal para que me libre del dolor' Y Dios le concedió su petición" (1 Crónicas 4:9-10). La oración se dio a conocer gracias a la publicación del libro más vendido, La Oración de Jabes: Abriéndose paso en la Vida Bendita (2000), del Dr. Bruce Wilkinson con David Kopp.

Poco se sabe de Jabes, aparte de que era descendiente de Judá, era un hombre honorable, y su madre le llamó "Jabes" (que significa "doloroso" o "creador de dolor") porque el suyo había sido un nacimiento doloroso. En su oración, Jabes clama a Dios por protección y bendición. Utilizando un juego de palabras, Jabes, el "hombre de la tristeza", pide a Dios que le guarde de esa tristeza que su nombre recordaba e indicaba.

La oración de Jabes en 1 Crónicas 4:10 contiene una petición urgente de cuatro cosas: 1) La bendición de Dios. Jabes reconoce que el Dios de Israel es la fuente de todas las bendiciones, y pide a Dios su gracia. Sin duda, esta petición se basaba, al menos en parte, en la promesa de Dios de bendecir a Abraham y a su descendencia (Génesis 22:17).

2) Una expansión del territorio. Jabes reza para obtener la victoria y la prosperidad en todos sus esfuerzos y para que su vida esté marcada por el aumento.

Recomendado:  ¿Qué significa que todo lo que hagas lo hagas con amor (1 Corintios 16:14)?

3) La presencia de la mano de Dios. Esta era la forma en que Jabes pedía que la guía de Dios y Su fuerza se hicieran evidentes en su existencia diaria.

4) Protección contra el daño. Jesús enseñó a sus discípulos a rezar de esta manera: "Padre que estás en el cielo... líbranos del maligno" (Mateo 6:9, 13). Jabes mira a Dios con confianza como su defensor.

El objetivo de Jabes en su oración era vivir libre de penas, y lo último que leemos sobre él es que Dios escuchó y respondió a su oración. Al igual que la humilde oración de Salomón en busca de sabiduría (1 Reyes 3:5-14), la devota oración de Jabes en busca de bendición fue respondida. El éxito que tuvo Jabes superó la pena de su comienzo. La oración de Jabes superó el nombre de Jabes.

La oración de Jabes es un buen ejemplo de cómo debemos hacer de la oración una prioridad en nuestra vida. Siempre debemos recurrir a Dios en caso de necesidad, y podemos llevar nuestras peticiones directamente al trono de la gracia (Hebreos 4:16). Junto con las oraciones de Ana, Jonás, Ezequías, Pablo -y, por supuesto, la oración modelo de nuestro Señor (Mateo 6:9-13)-, la oración de Jabes proporciona un maravilloso ejemplo de un hijo de Dios que se acerca a la Majestad en lo alto con humildad, fe y confianza en la bondad de Dios.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es la oración de Jabes? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir