¿Qué es el Juicio del Gran Trono Blanco?

Respuesta

El juicio del gran trono blanco se describe en Apocalipsis 20:11-15 y es el juicio final antes de ser arrojado al lago de fuego. Sabemos por Apocalipsis 20:7-15 que este juicio tendrá lugar después del milenio y después de que Satanás sea arrojado al lago de fuego donde están la bestia y el falso profeta (Apocalipsis 19:19-20; 20:7-10). Los libros que se abren (Apocalipsis 20:12) contienen registros de las acciones de todos, ya sean buenas o malas, porque Dios conoce todo lo que se ha dicho, hecho o incluso pensado, y recompensará o castigará a cada uno en consecuencia (Salmo 28:4; 62:12; Romanos 2:6; Apocalipsis 2:23; 18:6; 22:12).

También en este momento se abre otro libro, llamado "libro de la vida" (Apocalipsis 20:12). Es este libro el que determina si una persona heredará la vida eterna con Dios o recibirá el castigo eterno en el lago de fuego. Aunque los cristianos tienen que rendir cuentas de sus actos, son perdonados en Cristo y sus nombres han sido escritos en el "libro de la vida desde la creación del mundo" (Apocalipsis 17:8). También sabemos por las Escrituras que en este juicio los muertos serán "juzgados según lo que hayan hecho" (Apocalipsis 20:12) y que "el nombre de cualquier persona" que no se "encuentre escrito en el libro de la vida" será "arrojado al lago de fuego" (Apocalipsis 20:15).

El hecho de que va a haber un juicio final para todos los hombres, tanto creyentes como incrédulos, está claramente confirmado en muchos pasajes de la Escritura. Toda persona estará un día ante Cristo y será juzgada por sus actos. Aunque está muy claro que el juicio del gran trono blanco es el juicio final, los cristianos no se ponen de acuerdo sobre cómo se relaciona con los otros juicios mencionados en la Biblia, concretamente, sobre quién será juzgado en el juicio del gran trono blanco.

Recomendado:  ¿Por qué Juan Calvino mandó quemar a Miguel Servet en la hoguera por herejía?

Algunos cristianos creen que las Escrituras revelan tres juicios diferentes por venir. El primero es el juicio de las ovejas y las cabras o el juicio de las naciones (Mateo 25:31-36). Tiene lugar después del periodo de la tribulación pero antes del milenio; su finalidad es determinar quién entrará en el reino milenario. El segundo es un juicio de las obras de los creyentes, al que se suele llamar "tribunal" [bema] de Cristo" (2 Corintios 5:10). En este juicio, los cristianos recibirán grados de recompensa por sus obras o servicio a Dios. El tercero es el gran juicio del trono blanco al final del milenio (Apocalipsis 20:11-15). Este es el juicio de los incrédulos en el que son juzgados según sus obras y condenados al castigo eterno en el lago de fuego.

Otros cristianos creen que los tres juicios hablan del mismo juicio final, no de tres juicios separados. En otras palabras, el gran juicio del trono blanco de Apocalipsis 20:11-15 será el momento en el que serán juzgados tanto los creyentes como los incrédulos. Aquellos cuyos nombres se encuentran en el libro de la vida serán juzgados por sus acciones para determinar las recompensas que recibirán o perderán. Aquellos cuyos nombres no están en el libro de la vida serán juzgados según sus acciones para determinar el grado de castigo que recibirán en el lago de fuego. Los que sostienen esta opinión creen que Mateo 25:31-46 es otra descripción de lo que ocurre en el juicio del gran trono blanco. Señalan que el resultado de este juicio es el mismo que el que se ve después del juicio del gran trono blanco en Apocalipsis 20:11-15. Las ovejas (los creyentes) entran en la vida eterna, mientras que las cabras (los incrédulos) son arrojadas al "castigo eterno" (Mateo 25:46).

Recomendado:  ¿Qué dice la Biblia sobre la sensualidad?

Sea cual sea el punto de vista que se adopte sobre el juicio del gran trono blanco, es importante no perder nunca de vista los hechos relativos al juicio o juicios venideros. En primer lugar, Jesucristo será el juez, todos los incrédulos serán juzgados por Cristo, y serán castigados según las obras que hayan hecho. La Biblia es muy clara al afirmar que los incrédulos acumulan ira contra sí mismos (Romanos 2:5) y que Dios "dará a cada uno según lo que haya hecho" (Romanos 2:6). Los creyentes también serán juzgados por Cristo, pero como la justicia de Cristo nos ha sido imputada y nuestros nombres están escritos en el libro de la vida, seremos recompensados, pero no castigados, según nuestras obras. Romanos 14:10-12 dice que todos compareceremos ante el tribunal de Cristo y que cada uno de nosotros dará cuenta a Dios.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es el Juicio del Gran Trono Blanco? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir