¿Qué es el espíritu humano?

Respuesta

El espíritu humano es la parte incorpórea del hombre. La Biblia dice que el espíritu humano es el propio aliento de Dios Todopoderoso y que fue insuflado en el hombre al principio de la creación de Dios: "Entonces el Señor Dios formó un hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre llegó a ser un ser vivo" (Génesis 2:7). Es el espíritu humano el que nos da una conciencia de sí mismo y otras cualidades notables, aunque limitadas, "parecidas a las de Dios". El espíritu humano incluye nuestro intelecto, emociones, miedos, pasiones y creatividad. Es este espíritu el que nos da la capacidad única de entender y comprender (Job 32:8, 18).

Las palabras espíritu e aliento son traducciones de la palabra hebrea neshamah y la palabra griega neumático. Las palabras significan "viento fuerte, ráfaga o inspiración" Neshamah es la fuente de vida que vitaliza a la humanidad (Job 33:4). Es el espíritu humano intangible e invisible que rige la existencia mental y emocional del hombre. El apóstol Pablo dijo: "¿Quién de los hombres conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que lleva dentro?" (1 Corintios 2:11). Al morir, el "espíritu vuelve a Dios que lo dio" (Eclesiastés 12:7; véase también Job 34:14-15; Salmo 104:29-30).

Todo ser humano tiene un espíritu, y es distinto del "espíritu" o vida de los animales. Dios hizo al hombre diferente de los animales, pues nos creó "a imagen de Dios" (Génesis 1:26-27). Por tanto, el hombre es capaz de pensar, sentir, amar, diseñar, crear y disfrutar de la música, el humor y el arte. Y es gracias al espíritu humano que tenemos un "libre albedrío" que no tiene ninguna otra criatura en la tierra.

Recomendado:  ¿Qué significa que el amor siempre confía (1 Corintios 13:7)?

El espíritu humano fue dañado en la Caída. Cuando Adán pecó, se rompió su capacidad de comunión con Dios; ese día no murió físicamente, sino espiritualmente. Desde entonces, el espíritu humano ha soportado los efectos de la caída. Antes de la salvación, una persona se caracteriza por estar espiritualmente "muerta" (Efesios 2:1-5; Colosenses 2:13). Una relación con Cristo revitaliza nuestro espíritu y nos renueva día a día (2 Corintios 4:16).

Curiosamente, al igual que el espíritu humano fue inspirado divinamente en el primer hombre, el Espíritu Santo fue inspirado en los primeros discípulos en Juan 20:22: "Y con esto [Jesus] sopló sobre ellos y dijo: "Recibid el Espíritu Santo"" (Hechos 2:38). Adán fue vivificado por el aliento de Dios, y nosotros, como "nuevas creaciones" en Cristo, somos vivificados espiritualmente por el "Aliento de Dios", el Espíritu Santo (2 Corintios 5:17; Juan 3:3; Romanos 6:4). Cuando aceptamos a Jesucristo, el Espíritu Santo de Dios se une a nuestro propio espíritu de formas que no podemos comprender. El apóstol Juan dijo: "En esto conocemos que vivimos en Él y Él en nosotros: Él nos ha dado de su Espíritu" (1 Juan 4:13).

Cuando dejamos que el Espíritu de Dios dirija nuestra vida, el "Espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios" (Romanos 8:16). Como hijos de Dios, ya no somos guiados por nuestro propio espíritu, sino por el Espíritu de Dios, que nos conduce a la vida eterna.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es el espíritu humano? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir