¿Qué es el Canto de Moisés (Deuteronomio 32:1-43)?

Respuesta

Hay al menos tres canciones que escribió Moisés. Una se cantó después de cruzar el Mar Rojo (Éxodo 15), otra se recoge en el Salmo 90 y la otra se escribió en los últimos días de la vida de Moisés, en el Deuteronomio 32.

Cuando su tiempo en la tierra llegó a su fin, Moisés ató varios cabos sueltos en su ministerio, siguiendo las instrucciones de Dios para poner todo en orden. Dios le dijo a Moisés que escribiera una canción, comúnmente llamada "La Canción de Moisés", y la enseñara al pueblo (Deuteronomio 31:19, 30). El Señor encargó entonces a Josué, el sustituto de Moisés (versículo 23). Finalmente, Moisés escribió toda la Ley tal como la había recibido de Dios (versículo 24) y la entregó a los levitas para que la guardaran junto al arca de la alianza (versículo 25).

Dios exigió a los israelitas que aprendieran el Cantar de Moisés en previsión de su futura apostasía en la Tierra Prometida. Dios sabía que, a pesar de sus bendiciones, Israel le daría la espalda y seguiría a otros dioses, lo que provocaría el juicio divino. Cuando eso ocurriera, la canción que habían aprendido generaciones atrás sería "un testigo... contra ellos". . . Cuando les sobrevengan muchos desastres y calamidades, este canto testificará contra ellos" (Deuteronomio 31:19, 21). El Cantar de Moisés tenía una finalidad tanto profética (preveía la caída de la nación) como didáctica (enseñaba la fidelidad de Dios y las consecuencias del pecado).

El canto que Moisés recitó al pueblo ocupa la mejor parte del capítulo 32. En Deuteronomio 32:44 se dice que Josué ayudó a Moisés a recitar este canto inspirado. El mismo día en que Israel conoció el Canto de Moisés, Dios le ordenó que subiera al monte Nebo, donde Moisés sería depositado para descansar (versículos 48-50).

Recomendado:  ¿La Biblia promueve o prohíbe la oración a los ángeles?

El canto comienza con una llamada universal a la escucha, seguida de una alabanza al Dios justo, fiel y recto (Deuteronomio 32:1-4). En contraste con la fidelidad de Dios está la infidelidad de Israel (versículos 5-6). El canto continúa recitando la historia de Israel desde su época de esclavitud en Egipto, pasando por su peregrinación por el desierto, hasta su asentamiento en la Tierra Prometida (versículos 7-14). El Canto de Moisés se vuelve entonces profético: se predice la futura ingratitud e idolatría de Israel, así como los juicios de Dios por sus pecados (versículos 15-31). Luego, Dios promete vengar a Israel contra sus enemigos (y los suyos), mostrando compasión por su pueblo (versículos 32-42). El canto termina con una nota de alegría, pues el castigo de Dios ha pasado, la justicia ha sido restaurada y la tierra de Israel ha quedado limpia (versículo 43).

Uno de los temas principales del Cantar de los Cantares es la fidelidad de Dios. Se le llama "la Roca" cuatro veces en el canto (Deuteronomio 32:15, 18, 30-31). Aunque el pueblo de Dios persiga caprichos y confíe en dioses débiles, Dios sigue siendo su Fuente de Salvación inquebrantable e inmutable.

Las últimas palabras del Canto de Moisés son una promesa de que Dios "hará expiación por su tierra y su pueblo" (Deuteronomio 32:43). Se trata de una promesa significativa, porque la expiación para el pueblo de Dios no es otra que el sacrificio del propio Hijo de Dios, Jesucristo (Colosenses 1:20).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué es el Canto de Moisés (Deuteronomio 32:1-43)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir