¿Qué dice la Biblia sobre la opresión demoníaca?

Respuesta

Existe una fuerte evidencia bíblica de que un cristiano no puede ser poseído por un demonio. Se plantea entonces la cuestión de qué influencia/poder puede tener un demonio sobre un cristiano. Muchos maestros de la Biblia describen la influencia demoníaca sobre un cristiano como "opresión demoníaca" para distinguirla de la posesión.

La Biblia dice que el diablo busca devorar a los creyentes (1 Pedro 5:8), y que Satanás y sus demonios "traman" contra los cristianos (Efesios 6:11). Como Satanás tentó a Jesús (Lucas 4:2), las fuerzas demoníacas nos tientan a pecar y se oponen a nuestros esfuerzos por obedecer a Dios. Si un cristiano permite que los demonios tengan éxito en estos ataques, se produce la opresión. La opresión demoníaca se produce cuando un demonio sale victorioso temporalmente sobre un cristiano, tentándolo con éxito a pecar y obstaculizando su capacidad de servir a Dios con un testimonio fuerte. Si un cristiano sigue permitiendo la opresión demoníaca en su vida, la opresión puede aumentar hasta el punto de que el demonio tenga una influencia muy fuerte sobre el pensamiento, el comportamiento y la espiritualidad del cristiano. Los cristianos que permiten el pecado continuado se abren a una opresión cada vez mayor. La confesión y el arrepentimiento del pecado son necesarios para restaurar la comunión con Dios, lo que puede romper el poder de la influencia demoníaca. El apóstol Juan nos da un gran estímulo en este ámbito: "Sabemos que el que ha nacido de Dios no sigue pecando; el que ha nacido de Dios lo mantiene a salvo, y el maligno no puede hacerle daño" (1 Juan 5:18).

Recomendado:  ¿Qué significa que la esperanza no defrauda (Romanos 5:5)?

Para el cristiano, el poder de la victoria y la liberación de la opresión demoníaca están siempre disponibles. Juan declara: "El que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo" (1 Juan 4:4). El poder del Espíritu Santo residente (Romanos 8:9) está siempre disponible para vencer la opresión demoníaca. Ningún demonio, ni siquiera el propio Satanás, puede impedir que un cristiano se rinda al Espíritu Santo y supere así toda opresión demoníaca. Pedro anima a los creyentes a resistir al diablo "manteniéndoos firmes en vuestra fe" (1 Pedro 5:9). Mantenerse firme o firme en la fe significa confiar en el poder del Espíritu Santo para resistir con éxito la influencia demoníaca. La fe se construye a través de las disciplinas espirituales de alimentarse de la Palabra de Dios, la oración persistente y el compañerismo piadoso. Fortalecer nuestra fe por estos medios nos permite poner el escudo de la fe con el que podemos "apagar las flechas incendiarias del maligno" (Efesios 6:16).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Qué dice la Biblia sobre la opresión demoníaca? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir