¿Por qué nos pone Dios a prueba?

Respuesta

Cuando preguntamos por qué Dios nos pone a prueba o permite que nos pongan a prueba, estamos admitiendo que las pruebas provienen realmente de Él. Cuando Dios pone a prueba a sus hijos, hace algo valioso. David buscó la prueba de Dios, pidiéndole que examinara su corazón y su mente para ver si eran fieles a Él (Salmo 26:2; 139:23). Cuando Abram fue puesto a prueba por Dios en el asunto de sacrificar a Isaac, Abram obedeció (Hebreos 11:17-19) y demostró a todo el mundo que es el padre de la fe (Romanos 4:16).

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, las palabras traducidas como "probar" significan "demostrar mediante la prueba" Así pues, cuando Dios pone a prueba a Sus hijos, Su propósito es demostrar que nuestra fe es real. No es que Dios necesite probarse a sí mismo, pues lo sabe todo, sino que nos está probando que nuestra fe es real, que somos realmente sus hijos y que ninguna prueba podrá vencer nuestra fe.

En su parábola del sembrador, Jesús identifica a los caídos como aquellos que reciben la semilla de la Palabra de Dios con alegría, pero en cuanto llega el momento de la prueba, caen. Santiago dice que la prueba de nuestra fe desarrolla la perseverancia, que conduce a la madurez en nuestro camino con Dios (Santiago 1:3-4). Santiago continúa diciendo que la prueba es una bendición, porque cuando la prueba termine y hayamos "superado la prueba", "recibiremos la corona de la vida, que Dios ha prometido a los que le aman" (Santiago 1:12). La prueba procede de nuestro Padre celestial, que hace que todas las cosas sean buenas para los que le aman y son llamados a ser hijos de Dios (Romanos 8:28).

Recomendado:  ¿Cuál es el significado de Jehová-Nissi?

Las pruebas o ensayos a los que nos sometemos se presentan de muchas formas. Convertirse en cristiano requiere a menudo que salgamos de nuestra zona de confort y nos adentremos en lo desconocido. La perseverancia a través de las pruebas da como resultado la madurez y la plenitud espiritual. Por eso Santiago escribió: "Considerad pura alegría, hermanos míos, cuando os enfrentéis a pruebas de muchas clases" (Santiago 1:2). Las pruebas de la fe pueden venir en forma de pequeñas irritaciones cotidianas; también pueden ser aflicciones graves (Isaías 48:10) y ataques de Satanás (Job 2:7). Sea cual sea el origen de la prueba, nos beneficia someternos a las pruebas que Dios permite.

El relato de Job es un ejemplo perfecto de cómo Dios permite que uno de sus santos sea probado por el diablo. Job soportó pacientemente todas sus pruebas y "no pecó acusando a Dios de transgresión" (Job 1:22). Sin embargo, el relato de la prueba de Job es una prueba de que la capacidad de Satanás para juzgarnos está limitada por el control soberano de Dios. Ningún demonio puede probarnos o afligirnos más allá de lo que Dios ha ordenado. Todas nuestras pruebas funcionan para el propósito perfecto de Dios y para nuestro beneficio.

Hay muchos ejemplos de resultados positivos al hacerse la prueba. El salmista compara nuestras pruebas con el hecho de ser refinados como la plata (Salmo 66:10). Pedro habla de nuestra fe como "de mayor valor que el oro", por lo que "sufrimos dolores en toda clase de pruebas" (1 Pedro 1:6-7). Al poner a prueba nuestra fe, Dios nos hace crecer hasta convertirnos en discípulos fuertes que realmente viven por la fe y no por lo que ven (2 Corintios 5:7).

Recomendado:  ¿Dios odia las gambas?

Cuando experimentamos las tormentas de la vida, debemos ser como el árbol que cava sus raíces cada vez más profundamente para tener un mayor agarre a la tierra. Debemos "echar raíces" cada vez más profundas en la Palabra de Dios y aferrarnos a Sus promesas para poder capear cualquier tormenta que se nos presente.

Lo más reconfortante de todo es que sabemos que Dios nunca permitirá que se nos ponga a prueba más allá de lo que seamos capaces de manejar con Su poder. Su gracia nos basta, y su poder se perfecciona en nuestra debilidad (2 Corintios 12:9). Por eso -dijo Pablo-, por amor a Cristo, me deleito en las debilidades, en los insultos, en las penurias, en las persecuciones, en las dificultades. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte"

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué nos pone Dios a prueba? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir