¿Por qué exigía Dios sacrificios de animales en el Antiguo Testamento?

Respuesta

Dios exigía sacrificios de animales para proporcionar una cobertura temporal de los pecados y para prefigurar el sacrificio perfecto y completo de Jesucristo (Levítico 4:35, 5:10). El sacrificio de animales es un tema importante que se encuentra en toda la Escritura porque "sin derramamiento de sangre no hay perdón" (Hebreos 9:22). Cuando Adán y Eva pecaron, Dios mató a los animales para proporcionarles ropa (Génesis 3:21). Después de que el diluvio retrocediera, Noé sacrificó animales a Dios (Génesis 8:20-21).

Dios ordenó a la nación de Israel que hiciera numerosos sacrificios según ciertos procedimientos prescritos por Dios. En primer lugar, el animal tenía que ser inmaculado. En segundo lugar, la persona que ofrecía el sacrificio debía identificarse con el animal. En tercer lugar, la persona que ofrecía el animal debía infligirle la muerte. Cuando se hacía con fe, este sacrificio proporcionaba una cobertura temporal de los pecados. Otro sacrificio requerido en el Día de la Expiación, descrito en el Levítico 16, demuestra el perdón y la eliminación del pecado. El sumo sacerdote debía traer dos machos cabríos como ofrenda por el pecado. Uno de los machos cabríos fue sacrificado como ofrenda por el pecado para el pueblo de Israel (Levítico 16:15), mientras que el otro macho cabrío fue soltado en el desierto (Levítico 16:20-22). La ofrenda por el pecado proporcionaba el perdón, mientras que el otro macho cabrío proporcionaba la eliminación del pecado.

Entonces, ¿por qué ya no ofrecemos sacrificios de animales hoy en día? Los sacrificios de animales han terminado porque Jesucristo fue el sacrificio definitivo y perfecto. Juan el Bautista lo reconoció cuando vio a Jesús venir a bautizarse y dijo: "¡Mira, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29). Quizá te preguntes, ¿por qué los animales? ¿Qué han hecho mal? Esa es la cuestión: como los animales no hicieron nada malo, murieron en lugar del que hizo el sacrificio. Jesucristo tampoco hizo nada malo, sino que se entregó voluntariamente para morir por los pecados de la humanidad (1 Timoteo 2:6). Jesucristo tomó nuestro pecado y murió en nuestro lugar. Como dice 2 Corintios 5:21, "Dios lo hizo [Jesus] que no tuvo pecado para ser pecado por nosotros, a fin de que fuéramos hechos justicia de Dios en él" Mediante la fe en lo que Jesucristo realizó en la cruz, podemos recibir el perdón.

Recomendado:  ¿Podría un engaño extraterrestre ser parte del fin de los tiempos?

En resumen, los sacrificios de animales fueron ordenados por Dios para que el individuo pudiera experimentar el perdón del pecado. El animal servía como sustituto, es decir, el animal moría en lugar del pecador, pero sólo temporalmente, por lo que los sacrificios debían ofrecerse una y otra vez. Los sacrificios de animales cesaron con Jesucristo. Jesucristo fue el último sacrificio sustitutivo de una vez por todas (Hebreos 7:27) y ahora es el único mediador entre Dios y la humanidad (1 Timoteo 2:5). Los sacrificios de animales prefiguraban el sacrificio de Cristo en nuestro favor. La única base sobre la que un sacrificio animal podría proporcionar el perdón de los pecados es Cristo, que se sacrificaría por nuestros pecados, proporcionando el perdón que los sacrificios animales sólo podían ilustrar y prefigurar.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué exigía Dios sacrificios de animales en el Antiguo Testamento? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir