¿Por qué es importante pasar tiempo a solas con Dios?

Respuesta

Todas las relaciones requieren tiempo. Una relación con Dios, a diferencia de otras relaciones en muchos aspectos, sigue las reglas de otras relaciones. La Biblia está llena de comparaciones que nos ayudan a conceptualizar nuestra relación con Dios. Por ejemplo, Cristo es representado como el novio, y la Iglesia es representada como la novia. El matrimonio es la unión de dos vidas como una sola (Génesis 2:24). Esta intimidad implica pasar tiempo a solas con el otro. Otra relación es la de padre e hijo. Las relaciones parentales estrechas son aquellas en las que los hijos y los padres tienen un "tiempo a solas" especial juntos. Pasar tiempo a solas con un ser querido ofrece la oportunidad de conocer realmente a esa persona. Pasar tiempo a solas con Dios no es diferente. Cuando estamos a solas con Dios, nos acercamos más a Él y llegamos a conocerlo de una manera diferente que en los entornos de grupo.

Dios desea "tiempo a solas" con nosotros. Quiere una relación personal con nosotros. Nos creó como individuos, "tejiéndonos juntos" en el vientre materno (Salmo 139:13). Dios conoce los detalles íntimos de nuestra vida, como el número de cabellos de nuestra cabeza (Lucas 12:7). Conoce a cada uno de los gorriones, y "valéis más que muchos gorriones" (Mateo 10:29, 31). Nos invita a venir a Él y a conocerle (Isaías 1:18; Apocalipsis 22:17; Cantar de los Cantares 4:8). Cuando deseamos conocer a Dios íntimamente, lo buscamos pronto (Salmo 63:1) y pasamos tiempo con Él. Seremos como María, sentada a los pies de Jesús y escuchando su voz (Lucas 10:39). Tendremos hambre y sed de justicia, y seremos saciados (Mateo 5:6).

Recomendado:  ¿Qué debemos aprender de la caída de los muros de Jericó?

Quizá la mejor razón para pasar tiempo a solas con Dios sea seguir los ejemplos bíblicos. En el Antiguo Testamento, vemos a Dios llamando a los profetas para que acudan a Él solo. Moisés se encontró con Dios a solas en la zarza ardiente y luego en el monte Sinaí. David, cuyos numerosos salmos reflejan una confiada familiaridad con Dios, estuvo en comunión con Él mientras huía de Saúl (Salmo 57). La presencia de Dios pasó mientras Elías estaba en la cueva. En el Nuevo Testamento, Jesús pasó tiempo a solas con Dios (Mateo 14:13; Marcos 1:35; Marcos 6:45-46; Marcos 14:32-34; Lucas 4:42; Lucas 5:16; Lucas 6:12; Lucas 9:18; Juan 6:15). De hecho, Jesús a veces nos instruye para que recemos a Dios a solas: "Cuando reces, entra en tu habitación, cierra la puerta y reza a tu Padre, que no se ve" (Mateo 6:6a).

Para confiar en Jesús como nuestra vid (Juan 15:1-8), tendremos que ser directos, íntimamente conectado a Él. Al igual que un sarmiento está conectado directamente a la vid y, a través de la vid, a otros sarmientos, nosotros estamos conectados directamente a Cristo y, por tanto, compartimos una comunidad. Pasamos tiempo a solas con Dios y en la adoración colectiva para obtener el mejor alimento. Sin tiempo a solas con Dios, encontraremos necesidades insatisfechas; no conoceremos verdaderamente la vida abundante que Él da.

Pasar tiempo a solas con Dios nos libera de las distracciones para que podamos centrarnos en Él y escuchar Su Palabra. Al permanecer en Él, disfrutamos de la intimidad a la que nos llama y llegamos a conocerle de verdad.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué es importante pasar tiempo a solas con Dios? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir