¿Por qué castigó Dios a las mujeres con dolores de parto (Génesis 3:16)?

Respuesta

El dolor de una mujer en el parto forma parte del sufrimiento traído al mundo por el pecado. Como resultado directo del pecado original, Adán, Eva y la serpiente fueron maldecidos de una u otra manera. Génesis 3:16 enumera uno de los juicios por el pecado de Eva como el dolor en el parto: "Haré que tus dolores de parto sean muy fuertes; con un parto doloroso darás a luz a los hijos"

Parece que incluso antes de la caída habría habido cierto dolor en el parto. Dios dice: "Multiplicaré en gran medida tus dolores de parto", utilizando una palabra hebrea que significa "aumentar" El dolor del parto sería más que antes. El dolor se amplificó.

El dolor del parto que Eva y todas sus hijas experimentarían implicaba algo más que el propio alumbramiento del bebé. La frase "parto doloroso" indica que todo el proceso del parto, desde la concepción hasta el alumbramiento, incluye muchas dificultades.

Este juicio de Dios debía ser un juicio que experimentaran todas las mujeres embarazadas. El dolor del parto recayó sobre Eva y todas las futuras madres. Este dolor sirve como recordatorio universal del juicio de Dios por el pecado que Adán y Eva trajeron al mundo.

Por supuesto, Adán no sintió el dolor del parto. Su juicio incluyó una maldición sobre la tierra a causa de ello (Génesis 3:17-19). En el Jardín del Edén, la comida era abundante sin necesidad de una laboriosa agricultura. Pero después de su pecado, Adán pasó el resto de su vida trabajando para proveerse de alimentos a sí mismo y a su familia. Mientras que el juicio de Eva tuvo lugar durante las épocas en las que llevaba y daba a luz, Adán experimentó su juicio todos los días durante el resto de su vida.

Recomendado:  ¿Por qué rezar?

Curiosamente, este pasaje del juicio va seguido inmediatamente por Génesis 3:20: "Adán llamó a su mujer Eva, porque sería la madre de todos los vivientes" A pesar del juicio de Dios sobre la dolorosa y difícil crianza de los hijos, Dios dio su bendición a Adán y Eva en forma de hijos. Incluso en el juicio, hay misericordia. Eva asumió el papel de madre de todos los vivientes; en el dolor del parto, también recibiría una bendición.

Otra bendición, incluso ante el dolor del parto, se encuentra en la condena de la serpiente: "Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu descendencia y la suya; te aplastará la cabeza, y tú le herirás el talón" (Génesis 3:15). Se trata de una profecía mesiánica, pero también contiene un enfoque inmediato: Eva tendrá hijos que entrarán en conflicto con la serpiente (Satanás). Este conflicto entre Satanás y la humanidad ha continuado desde entonces, y comenzó con Adán y Eva y su descendencia (Génesis 4).

Ciertamente, el Génesis 3 no proporciona todos los detalles de por qué Eva fue juzgada con mayor dolor en el parto. Sin embargo, sabemos que este juicio afectó al resto de la vida de Eva y sirve como recordatorio continuo de las consecuencias de largo alcance del pecado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Por qué castigó Dios a las mujeres con dolores de parto (Génesis 3:16)? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir