¿Debe un cristiano recurrir a la hipnosis/hipnotismo?

Respuesta

La hipnosis es problemática para un cristiano por varias razones:

1) El fruto del Espíritu es el autocontrol (Gálatas 5:22-23). Cuando sigamos la guía del Espíritu, Él nos dará el poder de controlarnos. La hipnosis consiste en transferir el control de nosotros mismos a otra persona.

2) Debemos entregarnos - cuerpo, alma y espíritu - a Dios. Romanos 6:12-13 nos da la fórmula para superar el pecado: "Por tanto, no dejéis que el pecado reine en vuestro cuerpo mortal de modo que obedezcáis sus malos deseos. No ofrezcas las partes de tu cuerpo al pecado, como instrumentos de maldad, sino ofrécete a Dios, como los que han sido llevados de la muerte a la vida; y ofrécele las partes de tu cuerpo como instrumentos de justicia" Se trata de control: como cristianos, podemos dejar que el pecado nos controle, o podemos dejar que Dios nos controle (véase también Romanos 6:16-23; 1 Corintios 6:9-12; y Santiago 4:6-7).

3) La hipnosis conduce a un estado alterado de conciencia en el que la mente es muy susceptible a las sugestiones externas. Esta susceptibilidad es lo que el hipnotizador necesita para modificar el comportamiento de su sujeto. Sin embargo, la palabra susceptible debería preocuparnos. Las Escrituras nos dicen que debemos estar vigilantes y "autocontrolados y alerta". Vuestro enemigo, el diablo, merodea como un león rugiente buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8). El hipnotizador no es el único que quiere modificar nuestro comportamiento; Satanás también quiere hacer algunas modificaciones, y debemos tener cuidado de no darle ninguna oportunidad de hacer sus sugerencias.

4) El hipnotismo se promueve a menudo como una forma sencilla de "reenfocar" y encontrar la respuesta dentro de nosotros mismos. Como creyentes en Cristo, nuestra atención debe centrarse en nuestro Salvador, no en nosotros mismos ni en ninguna otra cosa (Hebreos 12:2). Sabemos que las respuestas no están dentro de nosotros (Romanos 7:18); la solución que necesitamos se encuentra en Cristo (Romanos 8:2).

Recomendado:  ¿Quién era Barrabás en la Biblia?

5) Muchas de las técnicas utilizadas en la hipnosis son compartidas por sistemas místicos, filosóficos y religiosos, incluido el ocultismo. El "padre del hipnotismo", Franz Anton Mesmer, de cuyo nombre se deriva la palabra hipnotiza-era él mismo un practicante de lo oculto. Su método para inducir un trance era muy similar a la forma en que un médium realiza una sesión de espiritismo. El hipnotismo, junto con el yoga y la Meditación Trascendental, siempre ha estado vinculado a la oscuridad espiritual. La nueva respetabilidad de estas prácticas no ha cambiado su naturaleza subyacente.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Debe un cristiano recurrir a la hipnosis/hipnotismo? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir