¿Cuáles son los temas cristianos en El león, la bruja y el armario?

Respuesta

En resumen, El león, la bruja y el armario de C.S. Lewis presenta una visión cristiana del mundo a través de un relato mítico. Tiene lugar en Narnia, un mundo de magia. En Narnia, prácticamente todos los cuentos de hadas o criaturas míticas imaginables cobran vida. Pero a diferencia de mucha fantasía, como el reino de Harry Potter, Narnia es otro mundo, una creación separada del nuestro. En Narnia, lo que llamaríamos "magia" es simplemente parte del orden creado (el armario también es de Narnia, aunque esto se sabe por una historia anterior). Así, los elementos míticos se utilizan como vehículo para contar una historia más amplia, no para promover la falsedad en el mundo real.

El león, la bruja y el armario es una alegoría, y en una alegoría es importante entender a qué se refieren los símbolos. Por ejemplo, la muerte de Aslan y su vuelta a la vida es una representación de la expiación sustitutiva de Cristo. No importa que no estuviera en una cruz o que algunos elementos estén separados o fuera de orden en el tiempo del relato evangélico bíblico. Lo que importa es que la imagen sea correcta, y lo es. Aslan (Cristo) se humilló voluntariamente y murió por los hijos de Adán (concretamente Edmund), que pecan y mueren (la Bruja Blanca) a causa de la "magia profunda" (la Ley) de Narnia. Pero Aslan resucita (resurrección), acompañado de un terremoto y descubierto por dos niñas (las dos Marías). Su resurrección destruye el poder de la magia profunda sobre la humanidad (clavando nuestros pecados en la cruz). A continuación, Aslan procede a dar vida a sus guerreros (el Espíritu Santo viene sobre todos los discípulos) para que puedan hacer la guerra con él contra la Bruja Blanca y sus ejércitos (guerra espiritual). Al final, Aslan vence y consigue un mundo recreado (cielos y tierra nuevos).

Recomendado:  ¿Quién era Cleofás en la Biblia?

El león, la bruja y el armario también presenta una representación bíblica de Cristo en el personaje de Aslan. Algunos se han quejado de que, como figura de Cristo, Aslan no debería haber participado en la matanza de la Bruja Blanca. Pero el libro del Apocalipsis dice que Cristo sí destruirá el mal en su regreso, y no será bonito. La comunidad políticamente correcta/humanista/liberal simplemente no está acostumbrada a pensar que el mal es algo contra lo que hay que luchar, y que esa lucha no sólo es correcta, sino valiosa El león, la bruja y el armario nos recuerda esta verdad.

Hay muchas otras joyas en esta historia. Una conmovedora descripción de Dios de una sola línea llega al punto en que los niños están en la presa de Beaver. Lucy pregunta a Castor si Aslan está a salvo, y Castor responde: "¿A salvo? ¡¡¡Claro que no está a salvo!!! Pero es bueno" Otra línea clásica viene cuando los hermanos de Lucy se dirigen a su tío sobre la extraña creencia de Lucy en Narnia. Tras admitir que nunca ha mentido y que no parece estar loca, su tío les responde que, lógicamente, ¡hay que creerla! Este es el famoso "trilema" de Lewis, en el que se demuestra que las afirmaciones de la divinidad de Cristo son creíbles debido a lo absurdo de las otras explicaciones.

En definitiva, El león, la bruja y el armario presenta el evangelio de una manera poderosa con la que los niños pueden relacionarse y de la que los adultos pueden aprender.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuáles son los temas cristianos en El león, la bruja y el armario? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir